Más viviendas dignas, eje del Plan de Desarrollo de Cundinamarca

Foto cortesía

En estos momentos, en el departamento de Cundinamarca existen 215.000 hogares que deben ser atendidos en articulación con el Gobierno nacional, pues sus condiciones son precarias. Este tema, alusivo a la proyección de vivienda rural en el Departamento, fue el tema central de la Mesa Sectorial que adelantó durante esta semana la Secretaría de Hábitat y Vivienda de Cundinamarca.

Entre otras cosas, uno de los temas que se abordó en la reunión fue sobre la necesaria construcción del Plan de Desarrollo Departamental, denominado “Cundinamarca, región que Progresa”, jornada que contó con la participación de varios representantes del Ministerio de Vivienda, Ciudad y Territorio, además de la Agencia para la Renovación del Territorio, entre otros actores de orden gubernamental y nacional.

“Hemos implementado programas y proyectos en el sector rural, pero nos falta profundizarlos y extenderlos más. De la misma manera, también es necesario que estos programas sean más visibles y tengan un mayor impacto”, precisó durante la semana la secretaria de Hábitat y Vivienda de Cundinamarca, Élica Milena Almansa, quien fue enfática en afirmar que, por el afán de formular los proyectos para acceder a los recursos, los proyectos no quedan bien estructurados y posteriormente sufren retrasos.

“Al formular proyectos suele utilizarse un modelo tipo de vivienda generalizado, sin tener en cuenta la topografía y sin revisar las características socioculturales de cada una de las familias. En este sentido, invitamos al Ministerio de Vivienda para que hagamos un trabajo arduo y desarrollemos una tipología de vivienda rural un poco más aterrizada a cada necesidad y cada región, acompañada siempre de nuestros líderes sociales”, precisó la funcionaria.

 

Una política de vivienda rural

La Política de Vivienda Rural para el territorio fue presentada por la directora de Vivienda Rural del Ministerio de Vivienda, Ciudad y Territorio, Saira Samur, quien se refirió a los mecanismos que deben ser implementados en aras de superar el déficit habitacional en el campo cundinamarqués.

 

Así mismo, la funcionaria destacó la importancia de la titulación y se refirió a la apremiante necesidad de tener siempre en cuenta los pilares de la vivienda social rural. ¿Cuáles son estos? Eficiencia en el modelo operativo, diálogo social y corporativo, diseño participativo y regionalización de los proyectos, para todo lo que se haga en adelante.

 

“Esta es la Política de Vivienda Rural y esta es la gran apuesta que tenemos en la Dirección. Con la ayuda y el trabajo articulado, con todos ustedes vamos a sacar adelante este gran reto y también vamos a lograr, en un menor tiempo, todas las metas que nos tracemos en materia de mejoramiento y vivienda nueva para nuestra Cundinamarca”, expresó Samur.

Por su parte, el representante de la Agencia para la Renovación del Territorio, Juan Manuel Bojacá, socializó una serie de experiencias exitosas del ámbito nacional en el componente de vivienda rural y acotó, que esta debe ser entendida como una perfecta articulación entre el suelo, la casa y la protección.

Por último, se  hizo un recuento de los proyectos de vivienda rural que se han implementado en Cundinamarca en las últimas administraciones.

 

Avanza el Plan de Desarrollo Departamental

Este tema relacionado con la generación de viviendas para los más necesitados del Departamento, que hace parte de la construcción del Plan de Desarrollo Departamental que la Gobernación de Cundinamarca viene socializando con todos los municipios del Departamento, no es el único que se ha priorizado durante estos días.

Por ejemplo, de acuerdo con la secretaria encargada de Desarrollo e Inclusión Social departamental, Nidia Riaño, clausuró al finalizar la semana la Mesa Sectorial de personas en condición de discapacidad, a la que asistieron más de 130 personas entre alcaldes, secretarios municipales, coordinadores de discapacidad, directores de Centros de Vida Sensorial, terapeutas,  cuidadores, así como representantes de los comités departamentales y municipales.

También asistieron niños, adolescentes, jóvenes y adultos con diversas discapacidades, quienes aportaron desde su propia experiencia a la construcción del Plan de Desarrollo Departamental.