La peste

Recuerdo el libro de Albert Camus (1947) que, situado en épocas modernas, se inspira en la epidemia de cólera que azotó a Orán a mediados del siglo XIX. Y también, por supuesto, la más bella novela de García Márquez, El Amor en los Tiempos del Cólera (1985), ambientada entre 1885 y los treinta del siglo XX. Aunque no tengo noticia de pestes en Cartagena en esos años, ese puerto sí padeció de muchas a lo largo de los siglos. El sarampión, el tifo, la gripa y la viruela entraban a la ciudad al tiempo con los barcos y diezmaban la población indígena que no tenía las inmunidades de los europeos que las transportaban.

La historia menciona al menos seis epidemias de viruela (1558, 1566, 1587, 1662, 1700, 1782). En la de 1587, murió más del 50% de los aborígenes. En la epidemia de fiebre amarilla (originaria de América) de 1651 murieron, entre otros, nueve jesuitas y San Pedro Claver contrajo una parálisis que luego lo llevó a la muerte. Una epidemia de tifo se extendió en 1632 a la sabana de Bogotá y mató al 80% de los indios.

La peste se menciona innúmeras veces en la Biblia, donde Yahveh dice a los judíos que como castigo a su idolatría morirán a espada y los que sobrevivan, morirán de peste (Éxodo, Reyes, Jeremías, Isaías, Mateo). Al cuarto jinete del Apocalipsis, montado en un caballo amarillo, la Biblia de Jerusalén le atribuye el nombre de “pestilencia” o “peste”.

Tucídides describe la peste de Atenas (428 a.C.), en la que murió Pericles. También Diógenes Laercio habla de la peste de Agrigento, en la que murió Empédocles (406 a.C.).

En la época de Marco Aurelio (s. III d.C.) una peste mató hasta cinco mil romanos al día incluido el propio emperador. En tiempos de Justiniano se originó en el imperio una peste que se extendió por Europa y mató 600 mil personas. Procopio de Cesarea la menciona en su Historia de las Guerras Persas (c. 542). En 550 en Inglaterra se desató la epidemia “pestis flava”, probablemente hepatitis, que repitió en 664.

A raíz de una peste en Hong Kong en 1894 se identificó la Yersinia Pestis como responsable de diversas epidemias (bubónica, neumónica, septicémica) y se la considera responsable, entre otras, de la peste negra (1347) que en tres años mató a la tercera parte de la población europea y más del cincuenta por ciento en África y Asia. Se origina en las ratas, es decir, tiene el mismo origen del actual coronavirus.

El cólera, producido por aguas contaminadas, es de origen asiático: la primera vez que se detectó en Europa fue en 1830. En 1843 produjo cien mil muertos en España y en 1854 doscientos mil.

En los últimos cincuenta años se ha hablado de la fiebre asiática, la peste aviar, la porcina y el virus AH1N1 de origen animal y que muta con facilidad (hay 16 subtipos de influenza pero solamente tres afectan a los humanos). Mata al 0.45% del total de infectados. Hoy hay vacunas eficaces.

Según la OMS los coronavirus son una familia que produce desde el resfriado común hasta el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV) y el síndrome respiratorio agudo severo (SRAS-CoV). El Covid-19 es una nueva cepa que no se había encontrado antes en el ser humano. La ciencia actual tiene la capacidad para hallar los medios para contrarrestarlo. Solamente hay que confiar en Dios y en los científicos.

***

Coda: En las redes:  - Doctor, tengo coronavirus.

                                 - ¿Cómo se llama usted?

                                 - Brayan.

                                 - Es dengue.