Debate por ingresos para los más pobres

Foto Montaje El Nuevo Siglo

Por estos días, el país se encuentra en un escenario de paz y fraternidad pues la solidaridad es uno de los factores claves para superar esta pandemia. Sin embargo, no faltan los encontrones o las opiniones divergentes sobre temas específicos. Esta vez, los protagonistas son los senadores Gustavo Bolívar, de la Lista de la Decencia, y Honorio Henríquez, del Centro Democrático. Mientras el primero consideró que las medidas no fueron pensadas para los más pobres, el segundo defendió la estrategia del Gobierno y aseguró que los recursos llegarán a los más necesitados.

El presidente Iván Duque anunció que habrá un ingreso solidario para tres millones de familias de bajos recursos con un giro de $160.000 en promedio. Según Bolívar, “es muy fácil pedir a la gente que se encierre con un cheque mensual en el banco y la nevera llena. Alcaldes, Presidente, gobernadores, esto no es con discursos. Esto es con ayudas reales, físicas, materiales. Si en tres días la gente está rebotada, y con razón, qué será en 20 días. ¿Esmad?”.

Así mismo, sostuvo que no es solo decir “quédate en tu casa”, mientras “nosotros tenemos el pago asegurado. ¿Y los demás? La gente come. La gente paga luz, agua, gas, Internet, salud, medicinas, deudas. Si no pueden trabajar van a desesperar y esto se va a reventar. Soluciones ya”.

Henríquez, primer vicepresidente del Senado, salió a defender a Duque, argumentando que con la medida “son tres millones de familias que viven de la informalidad las que recibirán un ingreso solidario. Este empezará a girarse desde la próxima semana y busca subsidiarlos en medio de la emergencia provocada por el Covid 19”.

Juzgó Henríquez que con esta medida, “el Gobierno nacional protege la vida garantizando ingresos y alimentación a los más vulnerables durante el aislamiento obligatorio”. Recordó que “el 26 de marzo 2,6 millones de familias pobres recibirán $335.000 mensuales en promedio; hasta el 6 de abril 1,5 millones de adultos mayores más pobres reciben $240.000; y a 31 de marzo un millón de familias pobres recibirán $70.000 de devolución de IVA”.