Vislumbran apagones indefinidos en Venezuela

AFP
“Esto va a continuar, la situación es gravísima, vienen más apagones y racionamientos”, dice Cabas, de Aviem 

 

FALTA de infraestructura, de inversión y mantenimiento amenazan con prolongar indefinidamente los apagones masivos en Venezuela, que se recrudecieron a inicios de marzo, sin que pueda verse una luz al final del túnel donde están sumidos los venezolanos.

“Esto va a continuar, la situación es gravísima, vienen más apagones y racionamientos (…) En todo el sistema completo se están generando a duras penas entre 5.500 y 6.000 megavatios de una capacidad instalada de 34.000 megavatios”, dijo a la AFP Winton Cabas, presidente de la Asociación Venezolana de Ingeniería Eléctrica y Mecánica (Aviem).

Cabas afirma que el chavismo se quedó “sin mano de obra calificada”, tras el éxodo de unos 25.000 trabajadores del sector eléctrico, en medio de una diáspora de 2,7 millones de venezolanos que han emigrado desde 2015.

Pero el colapso eléctrico ya dio sus primeros coletazos en 2010, cuando el fallecido presidente Hugo Chávez (1999-2013) anunció racionamientos en los estados del interior de Venezuela al argumentar que una fuerte sequía había llevado a niveles críticos la represa de Guri (estado Bolívar), fuente del 80% de la electricidad del país.

La hidroeléctrica del Guri es la segunda más grande de América Latina después de Itaipú (Brasil-Paraguay). Originalmente el diseño del sistema preveía que el 60% fuese generado por hidroeléctricas y el 40% por termoeléctricas, lo que explica la vulnerabilidad, dijo a la AFP José Aguilar, consultor venezolano radicado en Estados Unidos.

“En los últimos 20 años se ha tenido un abuso de la infraestructura, por falta de mantenimiento y postergación de planes de desarrollo”, sostuvo Aguilar.

Se suma -añade Aguilar- una “desprofesionalización” marcada por la “partidización política” del sector eléctrico, que se agudizó con la nacionalización ordenada por Chávez en 2007.

Caracas y 22 estados quedaron a oscuras durante cinco días. Pocos después, el 25 de marzo, se inició un nuevo apagón masivo que deja sin luz de forma intermitente a toda Venezuela. 

El régimen de Nicolás Maduro aduce que la falla del 7 de marzo fue causada por un “ataque cibernético” contra el cerebro del Guri, y por un “ataque electromagnético” a las líneas de transmisión encabezado por Estados Unidos con el apoyo de la oposición, liderada por el jefe parlamentario Juan Guaidó, reconocido como presidente encargado de Venezuela por más de 50 países.

Pero Guaidó, quien ha llamado a los opositores a salir a protestar cada vez que se vaya la luz, ha desmentido estas versiones una y otra vez.

La agresividad de los apagones tiene efectos tanto para la oposición como para el oficialismo, en opinión del analista Félix Seijas.

Por otro lado, añade Seijas, queda ver hasta qué punto Guaidó “puede inyectar suficiente combustible para mantener la energía popular activa y seguir transmitiendo la percepción de tener el control”. Maduro anunció el 27 de marzo racionamientos, los cual denominó como “administración de carga”, pero no ha precisado si los cortes, que suman una década en el interior de Venezuela, se extenderán a Caracas. Para especialistas la solución está atada a un cambio en el modelo político.

“Los apagones son consecuencia de un modelo político, institucional y económico”, explicó a la AFP el analista Luis Salamanca. Lo que ocurre es la suma del “abandono de la actividad, corruptela e incompetencia”, indicó. “Esta es la ecuación de la destrucción”, añadió.

Aún “yéndose el gobierno, vamos a tardar entre siete u ocho años en reconstruir el sistema eléctrico (…) tardó muchos años en construirse y ellos lo destruyeron”, remató Cabas. Y más difícil será reconstruirlo con la brutal crisis económica, que se agravará aún más cuando entren en vigencia las sanciones económicas por parte de Estados Unidos el próximo 28 de abril. .