Off the record

Foto archivo El Nuevo Siglo

¿A la Comisión de Ética?

 

La polémica entre la senadora del Centro Democrático, Paloma Valencia, con el congresista del partido Farc, Pablo Catatumbo, al que la primera llamó “narcoterrorista” en una acalorada sesión de la Comisión de Paz el miércoles pasado en el Congreso, será llevada a la Comisión de Ética, en donde la parlamentaria tendrá que sustentar su señalamiento o pedir disculpas. Sin embargo, Valencia no parece dispuesta a lo segundo y, por el contrario, está dispuesta a ir a la Comisión de Ética para justificar el porqué de su señalamiento al Senador desmovilizado. No hay que olvidar que la Senadora uribista es del Cauca, una de las zonas más afectadas por las Farc por décadas, incluso por frentes comandados por Catatumbo. A eso la senadora del Centro Democrático agrega que “a mí me gritaron paraca, y que yo sepa no tengo, ni nadie de mi familia un proceso relacionado con ese tema”. Y puntualiza, en su Twitter, que “lo grave no es que yo le diga narcoterrorista; lo realmente grave es que un narcoterrorista esté sentado en el Congreso”.

 

Sí pero…

 

Al interior de la bancada del Centro Democrático se respaldó a Valencia, sobre todo por considerar que toda la discusión se dio porque en la Comisión de Paz no hubo equilibrio en el tiempo dado a los intervinientes de izquierda y a los voceros del partido gubernamental que debatían sobre las objeciones presidenciales a la JEP. Sin embargo, según conoció un periodista de EL NUEVO SIGLO, para algunos parlamentarios uribistas la acusación de la Senadora contra Catatumbo fue inconveniente, no porque consideren que el Senador de las Farc no fue un “narcoterrorista”, sino porque, en opinión de algunos, en medio de esta coyuntura le da la oportunidad a la izquierda y al partido de los desmovilizados de “victimizarse” ante los medios y la opinión pública. Vea pues.

 

Una cosa es una cosa…

 

El próximo lunes, como se sabe, se radica la ponencia del proyecto de ley sobre el Plan Nacional de Desarrollo, con la aspiración de que el debate en las comisiones económicas conjuntas arranque apenas unos días después. Un periodista de este Diario habló con algunos congresistas de la coalición gubernamental quienes replicaron las quejas de la oposición en torno a que sus proposiciones no están siendo tomadas en cuenta por los ponentes y la bancada duquista. “…Sí se les pone atención y de hecho hay temas que ya se han ajustado por los argumentos de varios parlamentarios de la oposición… Pero eso es una cosa, y otra muy distinta es que la izquierda quiera convertir el Plan en una plataforma de gobierno con políticas y programas que no fueron las que apoyó la mayoría de los colombianos en las presidenciales del año pasado”, precisó un Senador en diálogo off the record.

 

Debate por “minga”

 

Para algunos congresistas del suroccidente del país detrás de la “minga” indígena en el Cauca, que desembocó en un nuevo bloqueo de la carretera Panamericana, podrían existir móviles políticos y electorales de algunos líderes de los resguardos que buscan poner a sonar candidaturas de cara a los comicios regionales y locales de octubre próximo, cuando se escogerá a gobernadores, alcaldes, diputados, concejales y ediles. Paradójicamente lo mismo se ha escuchado respecto a los paros que vienen protagonizando los profesores del sector público afiliados a Fecode. Como es apenas obvio, tanto los voceros de la protesta indígena como los del Magisterio niegan tales señalamientos y los consideran un intento por deslegitimar sus peticiones y el derecho a la protesta que los cobija.