Va 1 millón de celulares robados en 14 meses

Foto cortesía
22.297 personas han sido capturadas y 113 estructuras desarticuladas, según el director de la Dijin, general Ricardo Londoño

 

El hurto de teléfonos móviles, aunque registró una reducción el año pasado frente 2017, no deja de ser un dolor de cabeza para los usuarios y ante todo para las autoridades porque las cifras continúan siendo muy altas: cerca de 1 millón 100 mil aparados robados en 14 meses.

De acuerdo con el director de la Dijin, general Gonzalo Londoño Portela, en el último año y dos meses fueron capturadas 22.297 personas sindicadas de hurto de celulares.

Manifestó el Director de la Dijin que “se estima que el 35% de los celulares de alta gama hurtados en Colombia, son llevados al mercado negro internacional, es decir, a Panamá, Ecuador, Perú, Uruguay, Bolivia y Argentina; mientras que el otro 35%  de gama media es manipulado, adulterado y puesto en venta en el mercado nacional y el 30% restante es desintegrado para la utilización de sus partes como repuesto. Obviamente, la mayoría de los celulares hurtados terminan especialmente en las ciudades capitales del país”.

“En el 2018 se presentaron 960.288 reportes de hurto, información extraída del Corte Inglés, que es una fuente alternativa que recoge los IMEI de celulares que los usuarios reportan como hurtados a los operadores móviles, y en lo corrido del presente año se han presentado 137.880 casos siendo un total de 1.098.168”, dijo el oficial.

Recordó el general Londoño Portela que en 2017 fueron hurtados 1.136.259 teléfonos móviles, presentando una reducción de 175.971 casos equivalente al -15%, con relación al año pasado. “En enero y febrero del 2018 se presentaron 153.626 casos en comparación al año en curso con 137.880, reflejando una reducción de 15.746 casos equivalente al -10% de acuerdo con las cifras extraídas del Corte Ingles”, dijo.

Las ciudades más golpeadas por las estructuras dedicadas al hurto de celulares, “donde siempre tratan de perfilar a su potencial víctima, estableciendo la calidad de su equipo móvil” son Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla y Soacha.

Señaló el Oficial que “en 2018 se recuperaron 20.457 celulares y en lo corrido de 2019, van 3.948, para un gran total de 24.405 equipos”.

Resaltó la incidencia que han tenido los procesos de extinción de dominio de los almacenes donde encuentran celulares hurtados. “En 2018 se presentaron para extinción de dominio 43 bienes materializados bajo la Ley 1708 avaluados en $10.950.000.000, en Bogotá, Medellín, Barranquilla, Cúcuta y Pereira”, dijo.

De la misma manera, solo en 2017 se desarticularon 52 organizaciones delincuenciales, y para 2018, fueron 61 estructuras.

“Gracias al trabajo de la Policía, en 2018 se efectuaron 18.910 capturas y en lo corrido de 2019, se adelantaron 3.387 aprehensiones de personas sindicadas de hurto de celulares en todo el territorio nacional”, explicó el general Londoño Portela.

Campañas

También llamó la atención de los ciudadanos para que denuncien cuando son víctimas del robo y explicó que tanto la Policía como la Fiscalía, “vienen facilitando el proceso de realizar la denuncia. Es así como se implementó el aplicativo ¡A DENUNCIAR!”. Sin embargo, se estima que solo el 15% de los celulares hurtados son denunciados, lo que dificulta las capturas de los delincuentes.

Al ser preguntado el general Londoño Portela sobre cómo avanzan las campañas del Gobierno y de la misma Policía para evitar que los ciudadanos compren estos aparatos manchados de sangre, en muchos casos, dijo que “uno de los pilares fundamentales de la estrategia es la desestimulación de compra de celulares hurtados. Hemos encontrado casos de ciudadanos de bien que al ser requeridos por las unidades de Policía que al verificar su celular figuran adulterados y hurtados y se sorprenden aún más cuando conocen que las personas víctimas del hurto del equipo son menores de edad y en algunos casos resultaron lesionados. Por esta razón hago un llamado a la ciudadanía para no fomentar el mercado ilegal de celulares mediante la compra de estos en lugares no establecidos ya que si se disminuye la compra, disminuye la oferta y por ende baja el hurto”.

Frente al fortalecimiento de los acuerdos bilaterales para enfrentar este flagelo, aseguró el director de la Dijin que “este es un tema de mucho interés para el Estado colombiano y los países vecinos. A través de Combifron se firman convenios de intercambio de información, de cooperación internacional y a nivel policial se cuentan con agremiaciones como Interpol, Ameripol, Europol y la Sicam, con las cuales se desarrollan investigaciones trasnacionales”.

Reconoció que gracias a la tecnología de punta con la que cuenta la Policía se están logrando resultados para enfrentar el hurto de celulares. “Ello le facilita al policía para que pueda consultar en tiempo real a través de las diferentes bases de datos y por medio de dispositivos móviles denominados Personal Digital Assistant, PDA, los IMEI de los celulares, resaltando la alianza con la GSMA, donde le aparece al policía el IMEI a qué tipo de celular le pertenece además si ha sido adulterado, hurtado, incrementando con esto el número de incautaciones, recuperaciones y capturas”.

Frente al control de la importación y la exportación de equipos y partes de telefonía móvil, aseveró que existen algunas falencias en el procedimiento de importación, “pero el contrabando definitivamente juega un papel fundamental en el hurto de celulares ya que los de baja gama, legalmente importados o de contrabando son utilizados para extraer el IMEI y colocárselo a los celulares hurtados para tratar de formalizar el uso en nuestro país o ser sacados irregularmente a otro país. Colombia no tiene exportación de celulares ni nuevos ni usados, pero se extrae de manera irregular un promedio del 35% con unos 45.000 celulares hurtados al año”.

Además valoró los planes de control a establecimientos o sitios de residencias de personas con conocimiento técnicos para la adulteración de celulares hurtados, que se vienen adelantando, “seguidamente con un componente investigativo para desarticular organizaciones pertenecientes a los eslabones de la cadena criminal dedicados al hurto, receptación, manipulación y comercialización, además de la aplicación de medidas administrativas como la aplicación del Código Nacional de Policía para el cierre de establecimientos, imposiciones de multa, las incautaciones, recuperaciones de celulares hurtados y la aplicación a la ley del derecho de extinción de dominio a locales e inmuebles que son utilizados en las diferentes facetas por estas estructuras criminales”.

ENS

Otro factor que ha sido importante es el apoyo de los operadores de servicios móviles para llevar a cabo la detección y bloqueo de los equipos de los cuales no es posible verificar su procedencia del mercado legal. “También seguimos trabajando con el Ministerio de Telecomunicaciones y la Asociación de Claro, TigoUne y Movistar, Asomovil, para continuar con el fortalecimiento de los controles en la activación de los celulares hurtados y con los IMEI ilógicos no puedan ser activados y detectados con mayor celeridad los que ya se encuentran en la red”.

Aporte ciudadano

El general Londoño Portela, de otro lado, recordó que en la lucha para seguir disminuyendo el robo de celulares es fundamental el aporte de los ciudadanos. “En primera medida, cada persona es responsable de tener precaución de autoprotección para evitar ser víctima de hurto y en segundo lugar, existe una responsabilidad moral de no adquirir celulares y repuestos en sitios no autorizados y de dudosa reputación, pues estos hechos fomentan el hurto.

Además, denunciar el hurto de sus aparatos móviles contribuye a que las investigaciones concluyan, en muchos casos, con la captura de los responsables y a que se desarticulen estas bandas.

En cuanto al propósito de ponerle fin a este flagelo, el Gobierno nacional incluyó en la Política el desarrollo de una estrategia integral contra el hurto de celulares, ¿cómo avanza este proceso?

“Contamos con un despliegue estratégico de seis ámbitos, que nos permiten investigar a fondo todos los procesos relacionados con el hurto de los equipos móviles. Inicialmente con campañas de prevención como ‘Evite el hurto de su celular’ y ‘No compre celulares hurtados’”, dijo.

Añadió que “el segundo punto está relacionado con el control para atacar por todos los medios legales la oferta y desincentivar la demanda; un tercer punto es la investigación trasnacional, mientras que a nivel nacional se trabaja con un análisis criminal y uno criminológico, priorizando los casos de homicidios y lesiones personales por el hurto de los celulares. Contamos entre las seis estrategias con un proceso de control a los operadores, al tiempo que se audita el Corte Inglés o sea la fuente alternativa que recoge los IMEI de celulares que los usuarios reportan como hurtados a los operadores móviles”.

Pero además se ejecuta un estricto control a la activación ilegal de equipos, duplicados y extraviados. “El quinto ámbito cuenta con las herramientas tecnológicas necesarias para enfrentar este delito, entre ellas plataformas de verificación de antecedentes y un sofisticado laboratorio de electrónica forense. Finalmente trabajamos con la devolución de los celulares recuperados a través de jornadas masivas, contando para este proceso con los medios de comunicación”.

Al ser preguntado el general Londoño Portela sobre ¿Cómo se fortalece el desarrollo de la estrategia de lucha contra el robo de celulares, establecida formalmente en octubre de 2011?, dijo que “el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones en coordinación con la Dijin e Interpol, en el pacto contra el hurto de celulares, pusieron en marcha la iniciativa implementada para combatir regionalmente y desde el punto de vista tecnológico la venta de celulares ilícitos.

Frente al fortalecimiento de los controles tecnológicos sobre el IMEI y la propiedad de los dispositivos, que se puede adulterar, cambiar o duplicar, de tal modo que un teléfono robado puede funcionar perfectamente en Colombia o en cualquier otro país, el general Londoño Portela dijo que “el IMEI, es único para cada celular, pero existen estructuras delincuenciales con la capacidad de adulterar este número de un celular hurtado para que funcione en el país y fuera de él”.

Por ello, indicó que “se están adelantando mesas de trabajo con la Fiscalía  y los operadores con el fin de que las empresas prestadoras de servicio celular, restrinjan la activación de los celulares con IMEI ilógicos y adulterados. Finalmente, en el desarrollo de la Estrategia Contra el Hurto de Celulares, se adelantan controles a través de nuestro Modelo Nacional de Vigilancia Comunitaria por Cuadrantes para ser verificaciones del IMEI físico de los celulares y confrontarlo con el IMEI lógico, para orientar a la ciudadana y desestimular el comercio de los celulares hurtados”.

Y, con el fin de que la lucha contra este flagelo rinda los frutos esperados y las cifras se reduzcan a su mínima expresión, el Director de la Dijin dijo que “la seguridad es una obligación del Estado y de la Policía. Sin embargo, las medidas de autoprotección son fundamentales para evitar ser víctima de hurto, existe una corresponsabilidad del ciudadano con su misma seguridad y por ello seguimos trabajando las 24 horas al día y los 365 días del año para contrarrestar los fenómenos que afecten la seguridad ciudadana. Tenemos dos mensajes claros para los ciudadanos; primero el deber de denunciar y colocar en conocimiento de las autoridades, personas, estructuras y sitios utilizados para el hurto de celulares. Segundo, la obligación moral y legal de no adquirir celulares de contrabando, hurtados y o repuestos para su celular”.