España: primera moción de censura con un independiente

Foto archivo Europa Press

EN el Salón de Plenos del Congreso español se registrará desde este martes, el debate de la moción de censura firmada por los 52 diputados de Vox que presentan como candidato a la presidencia del Gobierno al veterano economista Ramón Tamames.

Se trata de la sexta moción de censura desde la Constitución de 1978, la segunda que presenta Vox esta legislatura y la primera de la historia que va encabezada por un candidato independiente, sin vinculación orgánica con el partido que le propone. Eso sí, Ramón Tamames, de 89 años, es un candidato con una larga trayectoria política, pues fue dirigente del PCE en la Transición, vicealcalde de Madrid con el socialista Enrique Tierno Galván, fundador de Izquierda Unida y después militante del CDS de Adolfo Suárez.

Según convocó la presidenta del Congreso, la socialista Meritxell Batet, el debate arrancará a las nueve de la mañana del martes con la intervención de Abascal para presentar a su candidato y después el propio Ramón Tamames, desde los escaños de Vox para no tener que subir las escaleras de la tribuna, defenderá su programa.

A uno o a otro, o a los dos, les podrá dar réplica el Gobierno, que tiene opción a pedir la palabra en cualquier momento de la sesión. Se da por seguro que intervenga el presidente Pedro Sánchez, que ya lo hizo en la moción de Vox de 2020 y que ha dicho tomarse muy en serio la de Tamames, pero también podrían sumarse otros miembros del Ejecutivo. Podemos propuso que fueran las ministras, dos de ellas las máximas dirigentes del partido morado, pero Moncloa indicó que las cosas se iban a coordinar.

Tras el debate entre los promotores de la moción de censura y el Gobierno se hará una pausa y después será el turno de los grupos parlamentarios, de menor a mayor representación, empezando por el Grupo Mixto y, de entre los partidos de esta formación, la menos votada, que es Teruel Existe. Cada grupo parlamentario dispondrá de un primer turno de 30 minutos y otros diez para la réplica.

 

Decisión de Tamames

Conforme a los usos parlamentarios, el candidato es quien dará respuesta a los distintos partidos y será Tamames quien marque el ritmo y decida cómo responderá a los demás grupos, uno por uno o todos al final.

En la tarde se interrumpirá la sesión y el resto de portavoces pendientes intervendrá al día siguiente. En todo caso, la participación de los cuatro grandes grupos (Unidas Podemos, Vox, el PP y el PSOE) se calcula para el miércoles, 22 de marzo.

Se mantiene el principio de que el Gobierno podrá intervenir en cualquier momento. En la moción de censura de 2020, el entonces vicepresidente Pablo Iglesias intervino cuando Pablo Casado replicó a Abascal, y es posible que el Gobierno de coalición repita ese esquema y permita la intervención de Yolanda Díaz, como cabeza de cartel de Unidas Podemos. Además, es previsible que al final vuelva a tomar la palabra el propio Pedro Sánchez.

Concluido el debate se celebrará la votación, que será pública y por llamamiento, con cada diputado poniéndose en pie desde el escaño para manifestar a viva voz el sentido de su voto.

Para prosperar, la moción de censura exige recabar la mayoría absoluta del Congreso (176 votos), un objetivo que se antoja inalcanzable dadas las posiciones expresadas por los grupos en las últimas semanas. Lo que sí se prevé es que tenga menos votos en contra que la que lideró Santiago Abascal, pues esta vez el conservador Partido Popular (PP) ha decidido abstenerse en lugar de votar No.

Así las cosas, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, podrá ir a sus citas internacionales de la próxima semana presumiendo de haber derrotado otra moción de censura en su contra. En concreto, tiene previsto asistir en Bruselas (Bélgica) para participar en una reunión el Consejo de la Unión Europea y viajar a Santo Domingo (República Dominicana) para la Cumbre Iberoamericana.

De las cinco mociones de censura debatidas hasta la fecha, todas fracasaron menos la encabezada por el ahora presidente del gobierno Pedro Sánchez, y la de Tamames apunta también a la derrota.