Sistema financiero informal mueve $ 2.800 millones diarios

Foto cortesía
Así lo informó la Universidad Central a través de uno de sus últimos estudios. Los colombianos seguimos presos de los microcréditos y préstamos informales. 
_________________________________

Aunque sea un tema recurrente, las noticias relacionadas con los préstamos “gota a gota “siempre generan controversia y dan el puntapié inicial para cualquier debate en el ámbito financiero. Estamos ya en 2020 y pareciera imposible que siguieran existiendo este tipo de actividades y formas de financiamiento. Pero ¿Porque los colombianos seguimos eligiendo este tipo de crédito? ¿Es legal este sistema?

Para ponernos en contexto, según el diario la BBC, el sistema gota a gota es una modalidad de préstamo rápido informal ofrecida por particulares que, a cambio de altas tasas de interés, brindan a la persona que solicita el préstamo cierta cantidad de dinero de inmediato, sin tramites, requisitos, garantías ni papeleo y solo con un par de firmas lo que convierte esta opción en una forma atractiva para muchos de obtener dinero rápido sin recurrir al sistema bancario.

El préstamo se paga en cuotas diarias (de allí el nombre “gota a gota”, también conocido como “prestadiario”) que incluyen capital e intereses. Si la persona se retrasa un día, se comienza a pagar interés sobre interés, lo cual convierte al préstamo en una bola de nieve cuesta abajo.

Para darnos una idea de los intereses que se cobran proponemos el siguiente ejemplo:

 tabla

 

¿Este sistema puede ser catalogado como usura?

El Código Penal, en el artículo 305, tipifica el delito de usura de la siguiente manera: “quien reciba o cobre, directa o indirectamente, a cambio de préstamo de dinero, utilidad o ventaja que exceda en la mitad del interés bancario corriente que para el período correspondiente estén cobrando los bancos, según certificación de la Superintendencia, cualquiera sea la forma utilizada para hacer constar la operación, ocultarla o disimularla, incurrirá en prisión. La pena para este delito es de dos a cinco años de prisión y una multa de 50 a 200 salarios mínimos legales mensuales vigentes. Así mismo, el que compre cheque, sueldo, salario o prestación social bajo este delito, tendrá una pena de prisión de tres a siete años y una multa de 100 a 400 salarios mínimos legales mensuales vigentes”.

Después de citar al código penal y de mostrar un caso real de dichos préstamos queda más que claro que los intereses que cobran los “agiotistas” excede en varios múltiplos los interés bancarios y están a la vista las diversas formas que utilizan para ocultar o disimular dicha actividad.

Debido a la baja bancarización de las personas, las cuales no puedes acceder a créditos y están obligadas a operar en la economía informal se lanzó El Plan Nacional de Desarrollo aprobado en 2019 el cual establece objetivos de inclusión financiera para los próximos 4 años de gobierno, promoviendo el surgimiento de nuevos entidades financieras electrónicas y fomentando a la flexibilización en la bancarización de las personas y en el otorgamiento de créditos. Además se promueve la rapidez, tratando de generar un proceso expeditivo que se acomode a las necesidades del cliente. Esto era un gran problema ya que muchas personas que sí estaban bancarizadas pero que necesitaban un préstamo en los próximos días, tenía que recurrir al sistema informal dado que las entidades bancarias demoran varios meses en aprobar una solicitud. Es por esto que ahora podemos acceder a préstamos inmediatos para colombianos, sin movernos de nuestra casa y solicitando toda la información por la web. Por ejemplo para solicitar un microcrédito  en la ciudad de Bogotá por un monto de $2.000.000 y un plazo de 1 año obtenemos los siguientes variedades de financiación:

  • Banco GNB: tasa anual 25.7 % cuota de $ 95.584
  • Bancoomeva: tasa anual 26,3 % $ 95.845
  • Banco Caja social:  tasa anual 27,8 $ 96.036