"Resiembra de narcocultivos con sustitución voluntaria es 0,4%:"

Foto cortesía

Exdirector de la Agencia para la Sustitución de Cultivos Ilícitos dijo que la resiembra es un grave problema

 

 

 

EL NUEVO SIGLO: ¿Cómo ha visto manejo dado por este Gobierno al programa de sustitución de cultivos ilícitos que inició administración Santos?

EDUARDO DÍAZ URIBE: Los datos muestran que el camino es la sustitución voluntaria y hay una cifra que así lo demuestra: la resiembra, certificada por Naciones Unidas, tratándose de sustitución voluntaria es de 0,4%, es decir menos del 1%. Cuando la resiembra tratándose de erradicación forzosa va desde el 40% hasta el 70%, según el alto Consejero Ceballos y según las Fuerzas Armadas.

Cuando hay niveles de resiembra tan grandes es como pedalear en una bicicleta estática. Por mucho que se erradique rápidamente se vuelve a producir la resiembra, con lo cual se pierde el efecto de lo que se hizo.

Esa ha sido la historia que se ha venido repitiendo en el país. La sustitución voluntaria que fue adoptada en el acuerdo de paz mostró que pasado más de un año, verificado por Naciones Unidas, la resiembra no llega al 1%. Sobre eso no tiene que haber la menor duda y no puede equivocarse el Gobierno y el país.

 Es cierto que los cultivos crecieron (en el anterior gobierno), eso es atribuible no solamente a las expectativas sino sobre todo a que las redes criminales que se lucran de este negocio se dedicaron a amedrantar y a incentivar la siembra, incluso asesinando a los líderes que estaban al frente de la sustitución.

En eso el Gobierno no se puede equivocar, el programa obviamente puede ser sometido a ajustes y modificaciones, pero abandonarlo como la principal estrategia es un gravísimo error.

ENS: Una de las razones de la administración Duque para no darle prevalencia a la sustitución son los altos costos que implica subsidiar al campesino mientras puede vivir de los cultivos lícitos…

EDU: Hacer la paz es costoso, hacer la reforma agraria es costoso, pero eso se definió en el marco de implementación del acuerdo de paz que se suscribió y eso fue recogido en el marco fiscal de mediano plazo que dejó el gobierno del presidente Santos, unas inversiones a realizar durante 15 años que superan los $126 billones, de los cuales cerca de $6 billones corresponden al tema de las drogas y la sustitución.

Superar la guerra es costoso, esto no es un programita de Familias en Acción. Este Gobierno como no está de acuerdo con la paz le parece costoso todo lo que tiene que ver con la paz. Obviamente que la paz cuesta, hacer la reforma rural cuesta, hacer la sustitución cuesta, pero cuesta muchísimo menos que no hacer la paz, que no hacer la reforma rural agraria, que no hacer la sustitución.

Cuando en el país se presentaron problemas con el sector financiero todos estuvimos de acuerdo que se sacara el 4 por mil para proteger el sector financiero. Cuando se trata de los campesinos cualquier cifra que se mencione les parece costosa a las élites de este país y a este Gobierno. Es costoso pero la paz cuesta.

ENS: El Gobierno piensa incrementar de 80.000 a 130.000 hectáreas la meta de erradicación de coca para este año, ¿cree que lo logrará?

EDU: Pues no vamos a ver que se reduzcan significativamente las áreas, a lo sumo se logrará una estabilidad. Esperemos a que salga el informe de Naciones Unidas. Eso es como gastar pólvora en gallinazos, es un esfuerzo inmenso en recursos, en vidas, además de un costo político inmenso porque es enfrentar y darles tratamiento de delincuentes a los campesinos.

Eso genera, incluso, el empoderamiento de sectores armados en los territorios y el distanciamiento de los campesinos para con el Estado y la institucionalidad. Son los muchos los costos que hay que pagar para salir con cifras pírricas. No hay que olvidar que en solo fumigación aérea en 10 o 12 años que se fumigó, se fumigaron más de un millón 600.000 hectáreas de cultivos ilícitos sin que se haya reducido el área, y siempre mantuvimos en distintas cifras la condición de ser los mayores productores de clorhidrato cocaína del mundo.

Eso denota que ese camino es equivocado, es necesario revisar esa estrategia. Pareciera que atendiendo los designios de otros intereses van a persistir en repetir lo que ya está demostrado no funciona, y abandonar, como lo están haciendo, un trabajo con los campesinos. El tema de la coca no se supera sino con los campesinos y haciendo una reforma agraria.