"La Guajira no puede seguir pensando en vivir de la minería"

Foto cortesía
Gobernador Nemesio Roys dijo que la región tiene que prepararse para dejar de depender de la economía extractiva

_____________

Gobernador dijo que la región tiene que prepararse para dejar de depender de la economía extractiva


 

 

 

EL NUEVO SIGLO: ¿cómo encontró el departamento luego de su posesión?

NEMESIO ROYS: este es un departamento en crisis. Llevamos ocho años con 14 gobernadores y eso hace que tengamos una crisis de institucionalidad.

Afortunadamente, al entrar esta nueva administración queremos superar esta crisis. Tenemos la gran mayoría de cuentas de la Gobernación embargadas por deudas en el sector educativo. Aquí no hay tiempo para llorar ni para lamentarnos. Nuestro propósito y nuestra energía está enfocada en establecer soluciones y sacar adelante las iniciativas que prometimos en nuestro plan de gobierno.

ENS: ¿cuál es el principal problema que usted encontró en el departamento?

NR: el principal problema que debemos atacar es la pobreza. Tenemos una economía que no tiene las capacidades de atender socialmente las distintas poblaciones que tiene el departamento.

La Guajira no puede seguir pensando en que va a vivir de la minería. La Guajira es dependiente del carbón (48% del PIB) y es ahí, donde le decimos a los guajiros que tenemos que virar la economía a unos sectores que serán fundamentales en el futuro: primero turismo, segundo energías renovables (que será el nuevo boom del departamento), tercero hay que volver la mirada a la pesca, la agricultura y la ganadería que son fundamentales para la costa y el centro del departamento. Y por último, todo el tema del comercio exterior para que La Guajira sea esa ventana no solo de exportación sino de ingresos que se necesitan para Colombia en materia de energía renovable.

ENS: ¿cómo hacer la transición entre los medios de consumo renovable y el carbón?

NR: la concesión que tiene El Cerrejón debe terminar en 14 años y no podemos esperar en el departamento a que se acabe el carbón para ver cómo van a funcionar las energías renovables.

Ya hay varias subastas en este sentido y en ciertos puntos tenemos que ser muy cuidadosos. El ingreso de esas empresas debe priorizar la mano de obra local, pero para eso necesitamos inversión desde el Gobierno en poder capacitar a los guajiros en ese tema, porque de lo contrario las empresas no van a encontrar la mano de obra preparada. Tenemos que definir, además, el tema de seguridad social para las comunidades indígenas, porque no puede pasar que tengamos la mayor producción de energía y que nos queden las comunidades a oscuras.

Son temas que hay que tratar de la mano del Presidente y los ministros que son fundamentales para establecer un marco normativo y que la transición se haga con calma, pero que garantice la estabilidad y el bienestar de las comunidades.

ENS: la Guajira es un departamento de frontera. ¿Cuáles son los problemas de seguridad que encontró su administración?

NR: es crítico lo que pasa con el problema migratorio en el departamento. Estamos hablando de 155.000 personas venezolanas que hoy residen en La Guajira. Para que se haga una idea, esas personas son el equivalente a uno de los cinco municipios más grandes del departamento. Esto crea unas presiones inmensas en el sector educativo, pero también unas presiones inmensas en la atención en salud, donde la deuda de atención a la población migrante aumenta y aumenta. Y como pasa en todos los departamentos, no hay dinero suficiente para atender esa deuda.

Estamos articulando con cooperación nacional y el Gobierno para que la presión sobre el sistema de educación y el sistema de salud bajen. Eso también ha repercutido en el tema de seguridad. Ha aumentado en un 50% el número de venezolanos capturados en acciones delictivas. Nosotros tenemos las puertas abiertas a quienes quieran venir a construir vida, pero para los delincuentes tenemos todo el peso de la ley y el seguimiento como debe de ser.

ENS: ¿cómo encontró a La Guajira en materia política, luego de todo lo que ha pasado en el departamento?

NR: las guerras políticas y el canibalismo político han sido la gran crisis del departamento. Pretender que La Guajira solo es una división entre unos y otros es lo que nos ha llevado a esta crisis. Es por eso que en la campaña dijimos que no hay que pensar en partidos ni en clanes, ni en grupos políticos, sino en sacar adelante al departamento. Por esa razón, hoy hemos logrado llegar a la Gobernación con un triunfo contundente. Además tenemos 15 alcaldes, de los cuales 12 nos apoyaron en campaña y una mayoría en la Asamblea. Esa unidad va a ser la base de la reconstrucción del departamento.

ENS: el departamento ha estado olvidado por el Estado. ¿Qué llamado le hace al Gobierno?

NR: hemos tenido todas las conversaciones con el Presidente para que se concrete el respaldo en temas de inversión, especialmente en temas estratégicos como la provisión de agua, la conectividad vial y seguridad alimentaria. El tema de seguridad también es crítico, pues tenemos que proteger a los turistas, que son uno de nuestros focos.