“Cirugía al Iberoamericano de Teatro no afectará calidad”

Foto cortesía
La reprogramación ha generado debates. Sin embargo Lía Henaan, miembro del Comité Asesor del Festival asegura que no habrá alteración y vendrá lo mejor de lo mejor 

___________

Con un cambio radical de fecha y una amplia oferta de talento nacional e internacional, las artes escénicas del mundo recorrerán las 20 localidades de Bogotá con la edición XVII del Festival Iberoamericano de Teatro, uno de los tres eventos más importantes de la industria que seguirá en pie luego de enfrentar graves crisis económicas y logísticas.

Para aclarar algunas dudas sobre la realización de la próxima edición del Festival, que se realizará del 19 de junio al 5 de julio y tendrá una pretemporada del 3 al 12 de abril, EL NUEVO SIGLO habló con Lía Heenan, miembro del Comité Asesor del evento.

EL NUEVO SIGLO: ¿Por qué se tomó la decisión de mover la fecha del Festival, este año?

LÍA HEENAN: Desde el momento de su fundación el Festival siempre se ha hecho en abril, en la semana previa, durante y posterior a la Semana Santa. En esta oportunidad por los procesos que estamos manejando con el Gobierno nacional, el Ministerio de Cultura y el Banco de Bogotá para efectos de los desembolsos del crédito que nos aprobaron para el pago de los acreedores, un tema muy relevante en la realización de este festival y en la construcción de la plataforma en sostenibilidad hacia los próximos 30 años, requería un poco más de tiempo para hacer toda esas estructuraciones financieras y logísticas.

Hicimos una consulta a los amantes del Festival, a los clientes abonados y a los que habitualmente asisten a las obras y encontramos que para ellos habían tres fechas en el año que podían ser interesantes y que les gustaría, que son la fecha que tradicionalmente se ha efectuado, la primera semana de vacaciones de mitad de año y una en octubre aprovechando la semana de receso. En el segundo semestre era más complicado por la coincidencia con los otros dos festivales más importantes del mundo, que son el de ‘Avignon’ y el de ‘Edimburgo’ y encontramos entonces que la fecha adecuada por esta vez es del 19 de junio al 5 de julio.

ENS: ¿De qué manera se verá afectado el Festival por este cambio de fecha?

LH: De ninguna manera porque toda la parrilla ya estaba hecha, ya estaban seleccionadas las obras y las compañías de teatro y salvo una agrupación que no pudo venir, confirmaron todos, su asistencia. Entonces el Festival va a tener la misma oferta en calidad y variedad de representación tanto del mundo como de las distintas expresiones de las artes escénicas que anteriormente iban a estar en la Semana Santa.

 

Pretemporada

 

ENS: Por primera vez en la historia del Festival se va a realizar una pretemporada, ¿Cuál es el objetivo de esta antesala al evento?

LH: Básicamente es para atender a los amantes del festival que les gusta asistir durante Semana Santa, por eso decidimos hacer una pretemporada, donde vamos a traer cinco obras muy importantes de teatro internacional y nacional. No quisimos desatender a este público y les daremos una oferta que va a ser muy atractiva también.

Pero este será un festival de transición como lo definimos con el Ministerio de Cultura y con el Gobierno nacional. Este tiene dos propósitos: el primero es resolver todos los problemas que el evento tiene para garantizar su sostenibilidad hacia el futuro; y el segundo hacer un “repensamiento” estratégico del Festival, mirar hacia donde van las nuevas vocaciones de los amantes del teatro, qué tipo de oferta teatral quieren, y entre otras cosas más.

ENS: ¿Cuál es el presupuesto que se va a manejar para esta edición?

LH: Hemos estructurado el modelo de ‘El acordeón’, que es esencial y lo mínimo que se debe hacer para que esto se considere un festival con el alcance, la oferta de calidad y de obras que son relevantes mantener pero que están apalancadas financieramente. El presupuesto va creciendo en la medida que se van vinculando patrocinadores y privados que apoyan financieramente el Festival, no hay un presupuesto único y estricto, sino un acordeón que se va expandiendo de manera sostenible de acuerdo a al ingreso y el aseguramiento de los recursos para su financiación.

ENS: ¿Quién se encargará de la venta de boletería este año?

LH: Estamos por el momento definiendo esa parte con varias ofertas que tenemos.

ENS: ¿Cuál fue el nivel de participación de la edición pasada? Y ¿Cuál es la expectativa para este año?

LH: El año pasado tuvimos una oferta de más de 51 obras de teatro de sala y 60 obras de teatro de calle, que han sido siempre las habituales. La oferta de teatro del año pasado se redujo un poco su tamaño porque ha habido festivales mucho más grandes. El teatro de calle llegó a más de 3 millones de personas. Este año el Festival estará en 20 localidades de Bogotá y habrá un impacto muy fuerte, ya que el teatro llegará a personas que no tienen las capacidades económicas de comprar una boleta y aprender a enamorarse de las artes escénicas. En el teatro de sala, en el acordeón oficial, tenemos una estructura que va más o menos en 44 obras nacionales e internacionales, con una participación del 50% de teatro colombiano y el 50% del teatro internacional.