Ventas siguen frenadas: comerciantes

Foto archivo AFP

El arranque de año fue difícil para la mayoría de comerciantes pero las cosas mejoraron en la segunda quincena de enero. Así se desprende de los reportes de los empresarios que diligenciaron la encuesta mensual de Fenalco.

Aunque se esperan las cifras oficiales por parte del DANE, el gremio considera que las razones de este comportamiento se encuentran en el hecho de que enero del año pasado estuvo bastante aceptable por lo que la comparación no favorece al enero de este año.

También, porque el generoso reajuste en el salario mínimo se reflejó el 15 de enero para los asalariados formales del sector privado que devengan esa asignación y ello generó una leve aceleración en las compras.

El 18% de los consultados afirmó que sus ventas, expresadas en volumen, aumentaron frente a las de igual mes del 18, en tanto que para el 20% disminuyeron.

Señalan que “las expectativas se mantuvieron estables. Obtuvimos información de almacenes tipo “cash & carry” o hiperbodegas, que corresponde a grandes establecimientos especializados en surtir a tenderos, restaurantes y similares y tanto la temporada de fin de año como enero estuvieron muy movidos. Este formato es una especie de  “Corabastos de la esquina” y ha adquirido gran relevancia como canal que surte a la tienda de barrio”.

Actividades

Según el informe, dos actividades mostraron especial dinamismo: el de ropa y calzado y el de bebidas. El primero, claramente influenciado por las vacaciones y por el regreso a clases. Hubo buena venta de prendas como los vestidos de baño y ropa de verano, así como también las bebidas refrescantes y la cerveza. La aplicación del llamado impuesto “plurifásico” al parecer en enero no hizo mella en las ventas de gaseosas y cervezas. En cambio, los despachos de vino a restaurantes y hoteles han disminuido, por razones que explicamos más adelante.

Señala Fenalco que las encuestas empresariales del tipo cualitativo tienen la gran ventaja de su oportunidad, como quiera que sus resultados se publican pocos días después de la terminación del mes por el que se pregunta.

Sin embargo sostienen que “las encuestas cuantitativas como las del DANE, son más precisas pero por razones comprensibles, sus resultados aparecen mucho después”.

Explica el gremio que “Fenalco realiza desde hace cerca de 20 años una encuesta de opinión a nuestros afiliados y sin alardear podemos decir que nuestro ejercicio recoge muy bien la realidad del comercio”.

Aseguran que las muestras encuestadas reflejan puntos de encuentro sobre el comportamiento inmediato de la economía, que se encamina al alza. En efecto, hay una inflexión de ambas series sobre expectativas al final del 2018, es decir, está mejorando la confianza de los comerciantes.

Recuperación

De otra parte, Fenalco sostiene que “2018 representó un año de recuperación económica para el país donde el cambio de gobierno generó un aumento en la confianza al consumidor, aunque de forma momentánea. Las proyecciones de organismos oficiales, privados y académicos proyectan un crecimiento del PIB de alrededor del 3.3% en 2019 y de 3,5% en 2020. Atrás quedó el ‘ruido’ creado alrededor de la llamada Ley de Financiamiento, pero persiste la incertidumbre frente a las consecuencias de la guerra comercial entre China y Estados Unidos así como sobre la suerte de la vecina Venezuela que se hunde cada día en una pavorosa recesión acompañada de hiperinflación”.

En general, las proyecciones fueron acertadas en el corto plazo, pero empeoraron a medida que se miraba más hacia el futuro, una tendencia que no sorprende en la dirección pero que se muestra humillante en su magnitud. Si una recesión acecha más allá de 2019, es poco probable que los economistas lo prevean con tanta antelación. Tampoco salen bien librados los expertos cuando proyectan el tipo de cambio. Por ejemplo, algunos analistas especializados dijeron a comienzos de junio pasado que si las elecciones las ganaba Iván Duque el dólar caería a $2.700. El 25 de junio, el primer lunes del nuevo gobierno, la TRM fue de $2.918.22 y el 28 de diciembre se cotizó en $3.289.69.