Urgen actualización de medidas para proteger los humedales

Foto El Nuevo Siglo.

Actualizar los Planes de Manejo Ambiental de Humedales; cumplir con las metas del Plan de Desarrollo entorno a la protección de los cuerpos de agua; generar conciencia ciudadana y acatar el fallo del Juez Cuarto Administrativo que ordena suspender la construcción de las obras duras en los humedales, fueron las solicitudes de los concejales de la Comisión de Plan en el marco del debate de control político sobre el estado de los Humedales en Bogotá.

Los concejales María Fernanda Rojas, Celio Nieves y Marco Fidel Ramírez manifestaron que la Administración distrital no protege los humedales de la ciudad por priorizar las construcciones urbanas sobre estos sin importar las consecuencias ambientales que pueda ocasionar, razón por la cual hicieron un llamado para que se cumpla el fallo del Juez Cuarto Administrativo a través del seguimiento especial de los organismos de control ambiental.

Frente a los Planes de Manejo Ambiental, el concejal Juan Carlos Flórez advirtió que la Administración trae 20 años después de su primer periodo de Gobierno, el mismo modelo de recuperación de los humedales, sin tener en cuenta que las condiciones ambientales y climáticas son distintas. Los concejales Diego Devia, Yefer Vega, Jorge Torres y Armando Gutiérrez insistieron en la necesidad de actualizarlos y solicitaron conocer las acciones y avances del Distrito en pro de proteger los cuerpos de agua.

 

Metas

Los concejales Lucía Bastidas, Jorge Durán y Ricardo Correa hicieron un llamado a la Administración para cumplir el 100% de las metas establecidas en el Plan de Desarrollo relacionadas con la protección de los humedales.

Por su parte, el concejal Nelson Cubides afirmó que los humedales son el ecosistema más productivo que tiene el mundo, por consiguiente indicó que se debe priorizar su protección y preservación y tomar conciencia ciudadana, ya que de todos depende la preservación del medio ambiente.

En la misma línea, los concejales Hosman Martínez y Emel Rojas manifestaron que de nada sirve ejecutar acciones tendientes a proteger los humedales, si no hay una política que fomente una conciencia en los ciudadanos, funcionarios y entidades para actuar en pro del bienestar real de estos cuerpos de agua.

 

Más trabajo

De otra parte la concejal Lucía Bastidas dijo que “trabajar por el medio ambiente implica realizar acciones de verdad, y eso es lo que ha hecho el gobierno del alcalde Enrique Peñalosa que en tres años de gobierno ha invertido más de 16.000 millones de pesos en acciones para mejorar los humedales de la ciudad”.

Hay muchas acciones que se pueden destacar porque el gobierno de la ciudad tiene acciones de fondo para mostrar.

Por ejemplo, en las labores de control, vigilancia y recuperación, desde el Distrito se cerraron 428 conexiones que verían agua y residuos contaminantes a esos ecosistemas, en humedales como Juan Amarillo, donde se identificaron 409 y la Conejera con 19.

Hoy están en proceso de cierre 273 en los humedales Capellanía, El Burro, Jaboque, La Conejera, La Vaca, Techo y Tibanica. Son acciones concretas para que estos espacios ambientales cumplen su labor con el ecosistema y puedan estar al servicio del disfrute de los ciudadanos.

Eso es proteger los recursos, realizar acciones para erradicar las actividades ilegales que afectan a estos cuerpos de agua, especialmente por las descargas residuales que tanto daño le hacen al ambiente y a la salubridad de la ciudad.

También es importante señalar que el balance en favor de los humedales del actual gobierno incluye el mantenimiento de 1.170 hectáreas y la apertura de 130 hectáreas de espejos de agua, en un trabajo que se ha realizado con la Empresa de Acueducto y Alcantarillado.

De paso hay que recordar que esa entidad ha liberado los humedales de 25.468 toneladas de residuos de construcción y de 1.934 llantas que afectaban  estos cuerpos de agua. Es aterradora la equivalencia que entregó la alcaldía sobre el nivel de trabajo que implicó esa descarga contaminante: 6.300 volquetas lanzadas a esos humedales, es lo que significaron esos escombros que ahora ya no los contaminan.

 

Cuidado

También para destacar que se han retirado 97.445 plantas de retamo espinoso y liso, se han controlado 190.800 metros cuadrados de zonas colonizadas por pasto kikuyo y otras especies invasoras que hay que sacar permanentemente para que las especies nativas puedan florecer.

Gracias a todas estas acciones, hoy 11 de los 15  humedales de la ciudad cuentan con la categoría Ramsar, una distinción que ubica a Bogotá como la única ciudad en América Latina que tiene humedales urbanos en esa categoría.