"Sector salud ha perdido un billón de pesos por corrupción": Fiscal

Foto archivo El Nuevo Siglo.

El fiscal general de la Nación, Néstor Humberto Martínez Neira, reveló este viernes detalles sobre las investigaciones que se adelantan por hechos de corrupción en el sector salud. El funcionario aseguró que se ha registrado un desfalco de más de $1 billón para la atención de los usuarios.

Asimismo, destacó los resultados que se han obtenido respecto a las investigaciones en el caso de Saludcoop, específicamente antes, durante y después de su intervención, así como también las empresas que recibieron a los usuarios afiliados a esa EPS: Cafesalud y Medimás.

Detalló que son los mismos actores los que han participado en el desfalco de los recursos parafiscales a través de los administradores de las empresas promotoras de salud.

Desde la Fiscalía se trazó una línea histórica a fin de identificar los modus operandi para distraer los recursos destinados al aseguramiento y prestación de servicios de las EPS.

Durante el funcionamiento de la EPS Saludcoop, esto habría ocurrido a través de su holding empresarial (con la adquisición de bienes muebles e inmuebles al servicio de diversas empresas).

Una vez intervenida por orden de la Superintendencia Nacional de Salud, posiblemente se contrataron IPS con enormes sobrecostos, a través de una modalidad denominada “por presupuesto”.

Ordenada la liquidación de Saludcoop, los usuarios fueron asignados a Cafesalud EPS, en donde se habría replicado la práctica que presuntamente enriqueció a diversos prestadores (clínicas incluso fachada).

En la enajenación de Cafesalud y el surgimiento de Medimás EPS se han suscitado diversas controversias societarias y posible apropiación de recursos a través de las empresas que tienen participación indirecta en esta entidad (socios de Prestnewco sociedad propietaria de Medimás), se han detectado posibles anticipos que no encuentran justificación e incumplimiento en el pago del precio de la venta de ese activo de Saludcoop, lo que dificulta el pago de las acreencias debidas por esa entidad a los prestadores de salud, directos afectados.