PIB del Reino Unido, el más bajo en 6 años

Foto archivo AFP

El crecimiento económico en Reino Unido disminuyó a 1,4% en 2018, su ritmo más débil en seis años, lastrado por las incertidumbres sobre el Brexit que ensombrecen las perspectivas para 2019.

A menos de dos meses de la fecha oficial de salida de la Unión Europea, el 29 de marzo, las cifras de la oficina nacional de estadísticas fueron recibidas como una ducha fría.

El PIB había crecido 1,8% en 2017. Pero tras haber aumentado a medidos del año pasado, el crecimiento se ralentizó a finales de 2018 y solo alcanzó el 0,2% en el último trimestre.

“El crecimiento del PIB se frenó de manera notable en el último trimestre de 2018, con un repliegue de 0,4% en diciembre. La actividad en la construcción, la producción industrial y los servicios bajó durante ese mes, por primera vez desde septiembre de 2012”, indicó la ONS.

El resultado es el crecimiento anual más débil desde 2012, lo que no augura buenas perspectivas en el año en que en principio debe aplicarse el Brexit.

En enero, el acuerdo de la salida de la UE acordado por la primera ministra británica, Theresa May, con los dirigentes de los otros 27 países del bloque fue rechazado masivamente por los diputados, creando todavía más incertidumbre.

Negociaciones

Desde entonces, las negociaciones están en punto muerto, sobre todo por la cuestión del llamado ‘backstop’, un mecanismo de último recurso destinado a evitar una frontera entre Irlanda y la británica Irlanda del Norte y preservar el Acuerdo de Paz de Viernes Santo de 1998 que puso fin a tres décadas de enfrentamientos.

“La incertidumbre sobre el Brexit debería afectar todavía más al primer trimestre, hay pocas posibilidades de rebote del crecimiento al principio de este año”, dijo Paul Dales, un analista de Capital Economics.

El jueves, el Banco de Inglaterra (BoE) sorprendió al rebajar drásticamente sus previsiones de crecimiento para 2019, hasta 1,2%, lo que sería el resultado más débil desde el final de la crisis financiera internacional de hace 10 años.

El gobernador del banco, Mark Carney, cuyo mandato fue prorrogado hasta 2020 para asegurar la estabilidad en este periodo incierto, evocó la “niebla del Brexit”.

Pero el BoE también justificó sus previsiones a la baja por la coyuntura mundial y el conflicto comercial entre China y Estados Unidos.

En el cuarto trimestre de 2018 las empresas fueron más prudentes y redujeron sus inversiones en -1,4% frente al bloqueo político. Se trata del cuarto trimestre consecutivo  que se reduce esa cifra -un indicador del optimismo del sector privado-, algo que no pasaba des de la crisis financiera internacional.

En este contexto, el fabricante de automóviles japonés Nissan renunció en febrero a fabricar uno de sus nuevos modelos en su planta de una fábrica del noreste de Inglaterra.

“La actividad británica retrocedió claramente a finales de 2018 a medida que las incertidumbres económicas y políticas del Brexit llevaron a las empresas a la prudencia. Unas señales que indican también que los consumidores estuvieron a la espera a pesar del aumento de su poder adquisitivo”, explicó Howard Archer, un economista de EY Item Club.