Con gigantesca escultura, un francés homenajea a Colombia

Foto cortesía

DOS gigantescas puertas se abrirán próximamente en Bogotá como un homenaje y proyección a la importancia de la cultura colombiana. Se trata de “La Puerta Victoria del Sol” que aquí se llamará “La Puerta Colombiana”,  la monumental escultura que entregará a la ciudad el artista francés, Michael Obrenovitch.

La idea de este “genio contemporáneo” con gran trayectoria en el mundo, encontró el apoyo de 35 marcas y entidades para su realización. La apertura de estas gigantescas puertas, que estarán ubicadas en la Escuela de Caballería de las Fuerzas Militares.

La escultura tendrá forma de aro porque esta es la principal característica simboliza la unión de la comunidad, donde las personas tiene un reto importante y es apropiarse del crecimiento de Colombia, además de difundir las riquezas y maravillas que tiene para enseñar a las demás culturas.

La Escuela de Equitación es el escenario elegido para Mickael, puesto que vio desde su país los esfuerzos que esta institución ha logrado, como gestor de nuevas formas de comunicación con personas y culturas a través de la expresión de arte con los caballos

La escultura es de acero, cuenta con siete metros de alto, y 4 metros de ancho, representa la influencia del oro en la herencia cultural por parte de las comunidades ancestrales. Este artista internacional, atraído por la historia colombiana e inspirado en los temas de reconciliación y cultura precolombina, hace homenaje al país con su obra que el mismo ha nombrado como La Puerta Colombiana”.

Gates of the world es un proyecto de arte cultural que Obrenovitch ha elaborado con el objetivo de crear una red de puertas para conectar personas y cultura en todos los continentes, también representa la unión de los pueblos que enriquecen al mundo con sus aportes culturales, religiosos y sociales. Todas las puertas tienen las mismas características, sin embargo son diseñadas y grabadas con patrones basados en cada cultura de cada territorio. Ha logrado capturar de forma magistral, la esencia de cada lugar que ha visitado en donde la influencia de culturas es notable.

“La Puerta Victoria del Sol simboliza una apertura a la discusión entre la gente sin importar su diferencia en cultura, política o religión, estas estarán en conversación entre si y se convierten en un vínculo intercultural”, afirma, Mickael Obrenovitch.

“Ahora más que nunca necesitamos conectar a las personas y la cultura, por ello es importante contar con participación de representantes de todos los sectores de la sociedad, agentes culturales, empresas, medios de comunicación y representantes internacionales, para darle apoyo a este proyecto, realmente hay que crear una red diplomática, que surja de la sociedad civil, con el único objetivo de llamar a la unión”, afirma Obrenovich.

Este creativo francés historia del arte, comunicación, diseño de interiores y diseño de modas, siempre motivado por la creatividad, pero todo cambió para él cuando estudió artes aplicadas en Antibes, una antigua ciudad que durante siglos acogió a los más grandes artistas como Picasso, Claude Monet, Nicolás de Staël, Yves Klein, Marc Chagall y Henri Matisse.

“Aunque siempre trabajé en diferentes campos creativos, fue en 2011 cuando decidí encaminarme hacia la escultura luego de conocer, en Bali - Indonesia, a un talentoso maestro tallador de madera llamado Made Leno, quien me orientó y me ayudó a potenciar mis habilidades. En este lugar, inspirador para crear y desarrollarme, viví durante 5 años antes de volver a mi país”, comenta Obrenovitch.

Con esta estructuración, el artista decidió tomar el camino del movimiento orgánico y humanista, guiado por su admiración, por la naturaleza y su fascinación por las formas incorpóreas surgidas de esta. Sobre este concepto, el artista decidió elegir el anillo como unidad para su proyecto Gates of the world, por su forma armónica y, según él, por su abstracción de apertura como una puerta virtual en el espacio que conectará a cada una de las otras puertas en una red cultural mundial para vincular a las personas con un objetivo común de paz y armonía.