Con extradición de ‘elenos’ se sepulta acercamiento de paz: expertos

Foto archivo ENS

La posibilidad de un acercamiento entre el Gobierno nacional y la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (Eln) es poco probable en lo que resta de la administración del presidente Iván Duque.

Y menos ahora -según expertos consultados por EL NUEVO SIGLO- que comienza a perfilarse la posible extradición a los Estados Unidos de varios integrantes de ese grupo armado ilegal donde son reclamados por delitos de narcotráfico.

Esta semana durante su saludo al cuerpo diplomático acreditado en Colombia, Duque dijo ante medio centenar de embajadores: “Esperamos que este año se materialicen las primeras extradiciones del Eln a los Estados Unidos por narcotráfico, corroborando que se trata de una organización narcoterrorista”.

El mandatario se refiere, principalmente, a un grupo de subversivos, algunos condenados en Colombia y otros prófugos de la justicia, cuya extradición estaría supeditada únicamente a la autorización de la Corte Suprema de Justicia.

Pero no son solo estos, también los jefes guerrilleros que permanecen en Cuba desde que se rompieron, en agosto de 2018, los diálogos de paz con el Eln, entre ellos Nicolás Rodríguez Bautista alias ‘Gabino’ e Israel Ramírez Pineda, alias ‘Pablo Beltrán’.

“Hemos sido claros en que en la lucha contra el terrorismo no hay dudas ni hay aspavientos, tenemos que mantener un espíritu firme y no claudicante y, por lo tanto, seguiremos siempre solicitando de otros Estados que se cumplan las órdenes de la justicia para castigar ejemplarmente a quienes han incurrido en la práctica del terrorismo”, agregó el mandatario.

Se refiere Duque a quienes dirigieron el ataque terrorista contra la Escuela de Cadetes General Santander que dejó 22 uniformados asesinados en enero de 2018.

Duque, desde el inicio de su gestión, ha insistido en pedir la extradición de los exjefes negociadores de esa guerrilla, y de los que al parecer permanecen en territorio venezolano, entre ellos alias 'Antonio García’ y alias ‘Pablito’.

Hace apenas tres semanas ‘Pablo Beltrán’ y el alto comisionado de Paz, Miguel Ceballos, se trenzaron en una serie de declaraciones sobre eventuales acercamientos “secretos” entre el Gobierno y el Eln para reanudar los acercamientos.

Pero la administración Duque ha insistido en que para reanudar los acercamientos de paz se deben cumplir varios requisitos: que Cuba extradite a Colombia a los jefes guerrilleros que permanecen en la isla, que el Eln devuelva a todos los secuestrados, que cese toda actividad terrorista contra la población civil, la Fuerza Pública y la infraestructura económica, y que repare a sus miles de víctimas.

Sin embargo, el Eln no ha dado muestra alguna de querer avanzar en ese sentido. Por el contrario, en varias regiones ha incrementado su accionar delictivo.

Cero posibilidades

De acuerdo con Álvaro Jiménez, exintegrante de la Comisión de Facilitación para el Eln durante el Gobierno de Álvaro Uribe “si nos atenemos a la dinámica de negociaciones que hemos visto en los últimos 50 años, es poco probable que este Gobierno y el Eln alcancen algún nivel de negociación, más ahora con este anuncio de extradición. Es improbable que en lo que resta de este Gobierno se puede realizar algún tipo de acercamiento”.

Tampoco, dice el experto, es probable que Cuba extradite a Colombia a los exjefes negociadores que permanecen en la isla. “Cuba no va a modificar su papel de garante porque eso sería irrespetar el criterio que asumen todos los Estados cuando aceptan tal condición. Este tipo de peticiones no ayudan en la construcción de una salida negociada a ese conflicto”, afirma.

A su turno, Jorge Restrepo, director del Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos, agrega que la persistencia del Eln frente al secuestro y acciones terroristas contra la población civil impide ese diálogo.

“No hay espacio político para una negociación, no hay confianza, y menos cuando existen condicionamientos a Cuba, que ha sido país garante y que no va a romper una larga tradición en la diplomacia y las relaciones internacionales que impediría que se avance en otras negociaciones para resolver conflictos internos”.

En ese sentido, el expresidente Juan Manuel Santos le pidió esta semana al gobierno de Joe Biden “revoque” la calificación que le dio el expresidente Donald Trump a la isla como “patrocinador del terrorismo”.

Los expertos consultados por este Medio coinciden en que lo que sí deberían hacer Gobierno y guerrilla es “mantener algún tipo de canal de comunicación” que permita tender puentes de acciones humanitarias.