Colombia logró récord en remesas de US 10.981 millones

Shutterstock

El envío de remesas por parte de los colombianos que residen en el exterior se ha convertido en una alternativa crucial para el consumo y la compra de bienes en el país por parte de las familias. Muestra de ello es que en 2022 llegaron al país US$10.981 millones, es decir, casi $34 billones que aportaron al crecimiento de la economía.

Esa cifra se convirtió en todo un récord de divisas que fueron aprovechadas por los hogares para tener ingresos extras debido al incremento en la cotización del dólar, que el año pasado registró un precio promedio de $4.500.

De acuerdo con el último reporte del Banco de la República, este movimiento de remesas que llegaron a Colombia significó un crecimiento del 2,8 % frente al 2021, cuando ingresaron US$10.687 millones.

El informe indicó que en diciembre del 2022 la cifra llegó a US$1.005 millones, con una caída de US$5 millones frente a igual mes del 2021, cuando ingresaron US$1.010 millones al país. No obstante, octubre del 2022 fue el mes con mayor movimiento al registrar US$1.054 millones. A su vez, en febrero ingresaron US$766 millones y representó el mes con la cifra más baja.

Es de recordar que el Emisor precisó que las remesas son el segundo ingreso más importante para el país, después del petróleo. Sin embargo, la entrada de estas al país se vio golpeada en el último año por la volatilidad de las monedas y la alta inflación.

Según el banco Emisor, “el crecimiento del mercado de remesas se debe principalmente al incremento en la migración de colombianos al exterior, ya que es el mecanismo más utilizado para enviar recursos y apoyar económicamente a sus familias en los países de origen”.

No obstante, gracias a la subida del dólar, que llegó a superar de manera histórica la barrera de los $5.000 en octubre pasado, quienes recibieron estos giros los aprovecharon de gran manera, debido a que les rindió más y, por supuesto, solventaron necesidades familiares y financieras.

Regiones

De acuerdo con el Banco de la República, este año el departamento que más recibió este tipo de ingresos fue el Valle del Cauca. A este entraron US$1.991 millones hasta octubre de 2022, que representan el 26 % de remesas nacionales. Antioquia y Cundinamarca siguen en el escalafón, pues cada uno representa el 17 % de participación.

El Emisor también precisó que los lugares de donde proviene la mayor parte de los giros que llegan a Colombia son Estados Unidos, España y Chile, con una participación de 55 %, 14 % y 6 %, respectivamente.

De acuerdo con un informe del Banco Mundial, las remesas a los países de ingreso bajo y mediano enfrentaron factores adversos en el ámbito mundial en 2022, pero experimentaron un crecimiento aproximado del 5 %, hasta alcanzar los US$626 000 millones. Esta cifra es muy inferior al aumento del 10,2 % que se registró en 2021.

Se estima que las remesas a América Latina y el Caribe aumentaron 9,3 % en 2022, hasta los US$142.000 millones.



Desarrollo

El Banco Mundial indica que las remesas son una fuente esencial de ingresos para los hogares de los países de ingreso bajo y mediano. Alivian la pobreza, mejoran los resultados nutricionales y están asociadas a un mayor peso al nacer y tasas de matriculación escolar más elevadas entre los niños de hogares desfavorecidos. Los estudios indican que las remesas ayudan a los hogares receptores a fortalecer su resiliencia, por ejemplo, a través del financiamiento de una vivienda más adecuada, y les permiten afrontar las pérdidas después de un desastre.

Sin embargo, los flujos de remesas a las regiones en desarrollo se vieron afectados por varios factores en 2022. A medida que la pandemia de covid-19 disminuía, la reapertura de las economías receptoras respaldó el empleo de los migrantes y su capacidad para continuar ayudando a sus familias en su país de origen.

El aumento de los precios, por otra parte, incidió de manera adversa en los ingresos reales de los migrantes.

De acuerdo con el Banco de la República, cada año la llegada de remesas al país ha aumentado. En el 2020 se incrementaron en 16,65 % con respecto a las remesas promedio recibidas durante el periodo 2015/2019 (US$6.908,8 millones frente a US$5.922,2 millones).

Por otro lado, en el período 2018/2019 las remesas fueron 2 % del PIB, 2,9 % del consumo de las familias y 9,4 % de los ingresos corrientes de la balanza de pagos; en el período 2020 estos mismos porcentajes fueron 2,5 %, 3,6 % y 12,9 %. Sin duda durante la pandemia las remesas jugaron un papel importante y contracíclico, que atenuó en algo la caída de 7 % del PIB en ese año.