Alertan estancamiento en lucha contra el tráfico de personas

Europa Press

Expertos de la Oficina de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) han alertado de que la lucha contra el tráfico de personas está sufriendo un estancamiento a medida que se reducen las condenas por estos delitos a nivel mundial.

En su 'Informe Global sobre Tráfico de Personas 2022', la UNODC ha lamentado un descenso del número de víctimas "identificadas", especialmente ante el aumento de las vulnerabilidades y la explotación. Así, ha apuntado a un claro descenso de las condenas entre 2017 y 2020 y ha señalado que en este periodo de tiempo han pasado de 8.300 a unas 2.300 en todo el mundo.

Un total de 47.000 víctimas fueron registradas a lo largo de 2020, de las cuales un 39 por ciento fueron forzadas a trabajar o sexualmente explotadas. Además, un 10 por ciento se vieron obligadas a cometer delitos.



El tráfico de personas afecta en mayor proporción a mujeres y niñas, si bien el número de hombres y niños ha aumentado durante los últimos años. El primer año de pandemia, la cifra de víctimas disminuyó un 11 por ciento, a una media de una persona por cada 100.000 habitantes. Según datos de la UNODC, esto se debió fundamentalmente a las restricciones impuestas por el coronavirus, pero también a la disminución del trabajo policial y judicial.

Sin embargo, la directora ejecutiva de la oficina, Ghada Waly, ha lamentado que esto ha provocado un aumento de las vulnerabilidades y ha reducido la capacidad de "rescatar a las víctimas y llevar a los criminales ante la Justicia". "No podemos permitir que las crisis favorezcan la explotación. Necesitamos apoyo, especialmente de los países desarrollados, para responder a estas amenazas e identificar y proteger a las víctimas", ha añadido.

En este sentido, el informe destaca que muchas víctimas acaban en manos de redes de tráfico de personas debido a las consecuencias del cambio climático. Además, advierto de que "la guerra y el tráfico de personas van de la mano".

Por último, ha indicado que entre 2014 y 2015 la cifra de víctimas ucranianas se situó en torno al 5 por ciento, un riesgo ahora mucho mayor debido la invasión rusa del territorio, que ha obligado a millones de personas a abandonar el país.