Europa aleja temor a recesión por actividad empresarial

AFP

La actividad empresarial de la zona euro creció en enero por primera vez en seis meses, según la encuesta PMI, un resultado que fortalece las expectativas de que Europa evite caer en recesión.

El índice PMI de S&P Global Flash, basado en encuestas a empresas, subió a 50,2, tras ubicarse en 49,3 en diciembre. En este indicador un índice superior a 50 indica un aumento de la actividad económica.

La economía europea resiste el embate de las consecuencias negativas de la guerra en Ucrania y desde noviembre la escalada de la inflación se frenó, con una mejora de la situación de las cadenas de aprovisionamiento y la reciente apertura de la economía china.

"Las posibilidades de ver que la zona euro salga de la recesión parecen estarse perfilando, los últimos datos del PMI flash muestran una estabilización de la economía de la región en enero", dijo Chris Williamson, economista jefe S&P Global.

Por su parte, Andrew Kenningham, economista de la consultora Capital Economics, destacó que es "el tercer aumento sucesivo de mejora y presenta evidencias de que la región ha evitado por ahora la recesión drástica que nosotros y muchos otros habíamos previsto".

Hasta hace escasamente tres meses, los analistas económicos eran prácticamente unánimes en proyectar una contracción de la economía europea, fundamentalmente por el impacto de la guerra en Ucrania.

Un golpe menos

Durante casi todo 2022 la inflación quebró récords, en una tendencia que hizo encender las luces de alarma.

La economía europea ensayaba tímidamente una recuperación después del devastador impacto de la pandemia de coronavirus, pero fue golpeada por la persistente inflación y el sostenido aumento en los precios de la energía al consumidor.

Para el economista Bert Colijn, del banco ING, la leve recuperación fue auxiliada por un mes de diciembre menos frío de lo esperado y eso permitió la reconstitución de las reservas de gas en los países europeos.

Williamson, a su vez, apuntó que el resultado representa "buenas noticias que sugieren que el golpe será mucho menos severo de lo previsto anteriormente y que una recesión parece haber sido evitada".

Sin embargo, advirtió que "de ninguna manera" esto quiere decir que la economía europea disfruta de un cielo despejado.

La advertencia de Williamson está en sintonía con una alerta formulada hace una semana en el Foro de Davos por el comisario europeo de Economía, Paolo Gentiloni, sobre un "crecimiento moderado" en el año 2023.



Proyecciones

De acuerdo con Gentiloni, el escenario está aún marcado por la continuidad de la guerra en Ucrania, un factor que todavía lastra la economía del bloque.

Esa misma semana, la presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, dijo que la región podría experimentar una "pequeña contracción" en vez de una completa recesión.

La Comisión Europea publicará el martes los datos sobre la economía en el cuarto trimestre de 2022.

En septiembre del año pasado, proyectó para 2023 un crecimiento del PIB de 0,3 %, contra 3,2 % registrado en 2022 y 5,3 % en 2021.

De otro lado, la confianza de los consumidores alemanes presentó una ligera mejoría de cara al mes de febrero, según el índice elaborado por GfK, que se ubicó en -33,9 puntos, frente a los -37,6 del mes anterior, lo que supone la cuarta subida consecutiva del indicador ante el respiro para los hogares por la moderación de las subidas de los precios en los últimos meses. "Con el cuarto aumento consecutivo se consolida la tendencia positiva en el sentimiento del consumidor".

"Aunque el nivel sigue siendo muy bajo, el pesimismo ha disminuido recientemente", explica Rolf Bürkl, experto en consumo de GfK. "La caída de los precios de la energía, como la gasolina y el combustible para calefacción, ha asegurado que el sentimiento del consumidor sea menos pesimista. Sin embargo, 2023 seguirá siendo difícil para la economía nacional", advirtió, ya que el consumo privado no podrá contribuir positivamente este año al desarrollo económico.

En su análisis, la consultora destaca que las expectativas de ingresos de los consumidores alemanes siguen en curso de recuperación, después de que el indicador correspondiente haya subido por cuarto mes consecutivo, hasta -32,2 puntos, dejando atrás el mínimo histórico del pasado septiembre, aunque todavía se encuentra 49 puntos por debajo del nivel del 2022.