Es una “estafa” contratar influenciadores a favor: Villamizar

Facebook Óscar Leonardo Villamizar

Una nueva polémica se dio porque supuestamente el Gobierno contrata influenciadores para que hablen bien de él en las redes. Por lo menos eso es lo que algunos consideran después de que se conociera que Laura  Beltrán  –conocida en redes como “Lalis” –, tiene un contrato con Colombia Compra Eficiente por más de $50 millones anuales para asesoría. 

El representante a la Cámara por el Centro Democrático, Óscar Villamizar, dijo que es una estafa a la opinión pública que el Gobierno tenga influenciadores para que mejoren su imagen. 

EL NUEVO SIGLO: ¿Cuál es su opinión de que el Gobierno contrate influenciadores?  

ÓSCAR LEONARDO VILLAMIZAR MENESES: Creo que una vez más se demuestra que este es el Gobierno de la gran estafa. Buscaron unos líderes de opinión pagos para que dieran una opinión a favor del Gobierno, transándolos con contratos de prestación de servicios. Personas que desde sus redes decían que daban la opinión, cuando en verdad lo que estaban haciendo era prestando un servicio pago. Es una estafa para los electores, es una estafa para los colombianos y es, una vez más, la demostración, al igual que los spots de Twitter, de que este Gobierno se valió de las redes sociales, de una estrategia mediática, que se aprovechó de los incautos para hacerles llegar mensajes que hoy todos vemos que no corresponden a la realidad. 

ENS: El debate se ha dado también por los costos de este servicio para el erario... 

OLVM: Finalmente la crítica de muchos de estos influenciadores cuando hablaban de los gobiernos anteriores, de la mermelada, de la corrupción, de la participación en los gobiernos, pues se les acaba el discurso cuando ellos son los que prueban. Veía un tuit de una persona que decía que “Lalis” había sacado un tuit en que decía que ella no sabía a qué sabía la mermelada, que ahora sí sabe. 

Es un poco la doble moral que tienen estos generadores de opinión política, que finalmente nos damos cuenta de que no es ninguna opinión real sino más bien una opinión prefabricada para ganar adeptos. 

Obviamente, no solo lo costoso que le sale al erario público sino que recordemos que partidos afines y el partido del Pacto presentaron el proyecto que ellos llamaban “no más marcas de gobierno”, que hoy está cursando en el Congreso de la República, pero no veo a ninguno de esos congresistas saliendo a reprochar lo que está haciendo este Gobierno, gastándose los recursos para que le hagan publicidad. 

ENS: Desde el oficialismo señalan que la oposición contrata influenciadores para darle palo al Gobierno en las redes, ¿es cierto eso? 

OLVM: Lo dijo Agmeth Escaf, los contratan hasta para darse palo entre ellos, entonces imaginen qué podemos esperar los de la oposición. 

Por supuesto, ellos tienen una maniobra de teoría del caos donde quieren inculpar a todos y salir a redes sociales a golpear a los demás, entre ellos mismos se golpean buscando generar caos, distraer, mientras van avanzando en una política que lo único que está haciendo es destruir el país.

Miren cuántas vías nacionales hoy están cerradas, los campesinos que votaron por este Gobierno totalmente decepcionados. 

Creo que vale la pena hacer una evaluación más profunda de lo que está sucediendo en este momento y no dejarnos llevar únicamente por el caos que ellos mismos están generando para tener una cortina de humo frente a las cosas importantes que están pasando. 

ENS: Insistimos en preguntarle, ¿la oposición, específicamente el Centro Democrático, contrata influenciadores para criticar al Gobierno? 

OLVM: Personalmente no lo hago y no veo al partido hoy, el único partido de oposición que es el Centro Democrático, haciéndolo, entre otras cosas porque no tenemos el volumen presupuestal que tiene la Administración y lo costoso que le sale al Gobierno nacional tener estos influenciadores. 

Estamos haciendo oposición. Por supuesto que la oposición se hace con opinión y eso genera más reacciones que cuando se está en el Gobierno, pero lo estamos haciendo siendo coherentes con lo que hemos pensado siempre, ninguno de nosotros se ha salido de la línea.