Francia aprueba reforma a pensiones pese a rechazo popular

AFP

El gobierno del presidente francés, Emmanuel Macron, aprobó su reforma de las pensiones, contra la que se manifestaron más de un millón de personas el jueves, y que empieza ahora su trámite parlamentario mientras se mantienen las protestas.

Pese al rechazo mayoritario de la opinión pública, el Gobierno reiteró su apuesta de retrasar la edad de jubilación de 62 a 64 años para 2030 y adelantar a 2027 el aumento de los años de cotización necesarios para cobrar una pensión completa (de 42 a 43).

"Las medidas de edad que adoptamos son las que nos permitirán equilibrar el sistema de pensiones en 2030", defendió en rueda de prensa el ministro de Trabajo, Olivier Dussopt, quien reconoció un "desacuerdo" en estos puntos con los sindicatos.

El pleno de la Asamblea Nacional (cámara baja) comenzará a debatir el proyecto de ley a partir del 6 de febrero, antes de su llegada al Senado (cámara alta). Los partidos de izquierda y la oposición de extrema derecha ya anunciaron que votarán en contra.

Para aprobarlo, el oficialismo, que perdió su mayoría absoluta en junio, podría contar con el apoyo de Los Republicanos (LR, derecha), favorable a una reforma, o recurrir a dos polémicos mecanismos para intentar adoptarla sin someterla a votación.

La demora

"Deseo que el Gobierno con los legisladores (...) puedan trabajar el texto y ajustarlo", indicó el presidente liberal, quien llamó no obstante a "avanzar", ya que ya hubo cambios desde el retraso a los 65 años que propuso en campaña electoral.

Esta reforma es una de las medidas claves que Macron, de 45 años, prometió durante la campaña que llevó a su reelección en abril, después que la pandemia de covid-19 le obligara a enterrar un primer intento.


Le puede interesar: Dólar vuelve al precio de hace tres meses: cerró en $4.551


Los ocho principales sindicatos se oponen y convocaron una nueva jornada de protestas el 31 de enero tras el éxito del jueves pasado. "Esperamos hacerlo mejor", dijo a los medios RTL, LCI y Le Figaro el líder de la CGT, Philippe Martínez.

La edad de jubilación en la segunda economía de la Unión Europea (UE) es una de las más bajas de Europa y, de salir adelante la reforma, Francia se acercaría a los 65 años de España o los 67 de Dinamarca.

Asimismo, el ministro de Trabajo francés defiende el aumento de la edad de jubilación como necesario para "equilibrar el sistema".

Medidas

El ministro de Trabajo de Francia, Olivier Dussopt, recalcó que es necesario el aumento de la edad mínima de jubilación. "Las medidas que estamos tomando son las que permiten llevar el equilibrio al sistema en 2030", sostuvo el ministro, que también ha tildado la reforma de las pensiones anunciada por el Gobierno como "fundamental".

Para Dussopt, renunciar a elevar la edad mínima de jubilación sería dar marcha atrás en los intentos por reequilibrar el sistema y renunciar igualmente a garantizar pensiones para las generaciones futuras, según recoge el diario Le Figaro. En este sentido, el funcionario ha reconocido que el aumento de la edad de jubilación es uno de los aspectos en los que hay "desacuerdo" con los sindicatos, si bien ha advertido que es "absolutamente fundamental" e inamovible.

Por su parte, la primera ministra de Francia, Elisabeth Borne, anunció a principios de año una esperada reforma de las pensiones que eleva la edad de jubilación a los 64 años para 2030 y aumenta en 100 euros al mes la pensión mínima para todos los beneficiarios con respecto a la prestación actual. La medida ha levantado las críticas de la oposición y parte de la población, que a lo largo de la pasada semana celebraron varias manifestaciones por las calles de las principales ciudades del país para protestar contra dicha reforma.