Debate por llamado de Petro a presión popular por reformas

Cortesía

Para el próximo 14 de febrero fue convocada por el presidente Petro una movilización, pues les pidió a los ciudadanos respaldar en la plaza pública las reformas que presentará al Congreso, y coincidirá con marchas que de antemano convocó la oposición para protestar contra el Gobierno. La coincidencia en la fecha despertó polémica, incluso, en la misma coalición oficialista, donde algunos consideran que podría propiciar enfrentamientos en las calles.  

El jefe del Estado señaló que “hemos convocado al gran diálogo social para cambiar a Colombia. Hemos estado dispuestos a concertar las reformas. Defendemos el agua por encima de la codicia porque es la vida, defendemos no subirles a peajes y el diésel para defender la canasta alimenticia de la gente pobre”. 

Añadió que “porque la sociedad debe discutir las reformas los invito a acompañarme en la plaza pública este 14 de febrero y el 1 de mayo”. 

Dijo también que “las reformas que se presentarán al Congreso en febrero buscan cambiar el país, generar justicia social y son el acumulado de las luchas sociales de Colombia. No dudo que tendrán opositores en quienes no quieren los cambios. La plaza pública también es un lugar de discusión”. 

El mes próximo el Gobierno citará a extras para discutir la reforma a la salud, que presentará en los próximos días, el Plan Nacional de Desarrollo 2022-2026 así como la adición presupuestal. 

En el paquete legislativo de este año hay al menos 30 iniciativas gubernamentales, entre ellas reformas grandes como la laboral, la pensional y la de educación. También se han anunciado proyectos para remozar el Código Minero así como la reforma carcelaria, entre otras. 

El propio presidente Petro desde el comienzo del mandato enfatizó a la bancada oficialista la necesidad de que las grandes reformas se saquen adelante en el primer año del Congreso, pues estimó que de lo contrario se complicarían.


Le puede interesar: ¿Cómo van los proyectos de depuración del Congreso?


Sin embargo, la oposición rechazó que el presidente convocara a sus partidarios a movilizarse en la misma fecha en que tiene previstas marchas en todo el país contra el Gobierno, precisamente contra varias de sus reformas como la de salud, así como por la inflación disparada y porque dicen que supuestamente frenó a la Fuerza Pública para que persiga a los grupos armados ilegales, entre otras motivaciones. 

El representante Miguel Polo, afín a las huestes uribistas y uno de los impulsores de la marcha de la oposición, señaló que “nos vamos a la calle, paro nacional 14 y 15 de febrero. Fuera Petro”. 

Añadió el parlamentario: “¿Señor Gustavo Petro, cuál es el terror? ¿Por qué convoca a ‘discutir reformas’ en plaza pública el 14 de febrero, mismo día del gran paro nacional? ”. 

En tanto que la senadora Paloma Valencia, del Centro Democrático, consideró que “me parece un desafío innecesario que el presidente Petro llame a la movilización por sus reformas, el mismo día que la oposición invita a una marcha”. 

Voces en el oficialismo 

El presidente del Senado y una de las voces más representativas de la coalición de gobierno, Roy Barreras, manifestó que “es un modelo político que tiene unos orígenes respetables, con tradición. En la historia de la humanidad distintos dirigentes han apelado a la movilización directa. Ese modelo, en mi opinión, no construye soluciones”. 

Sin embargo, lo que más preocupa a Barreras es que la coincidencia de las movilizaciones del oficialismo y la oposición pueda derivar en enfrentamientos innecesarios. 

“Estoy absolutamente convencido que las personas que saldrán a la calle lo harán de corazón pidiendo que haya una reforma. Lo que no puede ocurrir es que sectores radicales se equivoquen”, dijo. Agregó Barreras que “lo que es indeseable es que sectores extremos de izquierda o derecha terminen enfrentándose en las calles por un texto que no conocen”. 

A propósito de esto último, el presidente del Senado urgió al Gobierno a que presente las reformas, pues de lo contrario advirtió podrían no salir adelante porque el segundo período legislativo es más corto.

“Nosotros empezaremos a trabajar el 6 de febrero, pero esperamos que se radiquen todas las reformas, para conocer los textos”.

Agregó que “si no radican todas las reformas en febrero, pues simplemente el tiempo no va a ser, no va a ser posible tener éxito en la aprobación de todo el paquete de reformas. Esto debido a que las iniciativas tienen un determinado plazo para aprobarse, y si no se cumple se hundirían por falta de tiempos”.