Acore insiste en mesa de negociación con grupos armados

Twitter Acore

En la mesa de negociación con el Eln, el Gobierno quiso tener representación de los militares en uso de retiro designando a un almirante y un coronel. 

En ese sentido, desde Acore (Asociación Colombiana de Oficiales en Retiro de las Fuerzas Militares) propusieron participar en esta mesa de diálogos, así como las que tiene previstas el Gobierno con otros grupos delincuenciales. Sin embargo, el presidente de esta Asociación, el coronel (r) John Marulanda, dijo que no han sido tenidos en cuenta.

Agregó que el ofrecimiento está en pie y creen que pueden prestar un buen servicio en el desarrollo de esas conversaciones.

EL NUEVO SIGLO: ¿Cómo ven desde Acore el cese el fuego bilateral que adoptó el Gobierno con cuatro grupos armados al margen de la ley? 

JOHN MARULANDA MARÍN: Primero diría que eso no fue un cese bilateral sino un cese multilateral como lo declaró el Gobierno en las últimas horas del último día del año pasado. 

Segundo, el Gobierno salió a través del ministro de Gobierno, (Alfonso) Prada, de una manera cantinflesca a dar explicaciones que no eran del caso. En tercer lugar, le tocó al Gobierno sacar un nuevo decreto ordenándole al Ejército que reanudara la ofensiva en contra del Eln. 

En cuarto lugar, las negociaciones con el Eln siguieron en Caracas, y diría que a continuación lo que vimos es la gran discusión que hay en el Gobierno sobre si se va a legitimar la captura de los cabecillas de los clanes narcotraficantes que hay en el país, el Clan del Golfo y el Clan de los Libertadores de la Sierra Nevada. 

Todo esto lo que nos demuestra es un serio deterioro en la situación de orden público del país. 

ENS: ¿Cree que la Fuerza Pública consigue desarrollar su tarea cuando el Gobierno le dice que no puede perseguir a los grupos del cese el fuego, pero a la vez asegura que garantizará el orden público? 

JMM: Es muy complicado, no quisiera estar en el cuero de los comandantes militares y policiales en este momento. No hay claridad sobre el norte que debe seguir el país, no hay nitidez sobre cuál es la meta que está buscando el Gobierno. 

Se entiende que la paz total es el gran proyecto de este Gobierno, pero puedo decir que la nave de la paz total en este momento está haciendo agua, y no por una sola parte, por varias partes. 

ENS: Hay una comisión de verificación del cese el fuego, con integrantes del exterior y del país, entre otros la Iglesia. ¿Cree que se debió dar participación a Acore en representación de los oficiales en uso de retiro?   

JMM: Nos reunimos con el alto comisionado para la Paz, el señor Rueda, en la sede de Acore, y se le puso de manifiesto que estábamos dispuestos a acompañar esos eventuales diálogos con los grupos armados irregulares, pero no fuimos tenidos en cuenta. Y los dos militares retirados que asistieron a los diálogos de Caracas no son representativos del gremio ni de los suboficiales, ni de los oficiales, ni de los soldados.  

Entonces mandamos una carta preguntándole al comisionado qué pasó. Acore estaba dispuesta, pero no la tuvieron en cuenta. Y sí creemos que desde Acore podemos prestar un buen servicio en el desarrollo de estos diálogos. 

ENS: ¿Acore mantiene esta propuesta en pie? 

JMM: Sí, todavía se mantiene en pie.

ENS: ¿Cómo ve usted que pueda salir el cese el fuego bilateral del Gobierno con cuatro organizaciones, y que invita a que se sumen más, algo que no se había visto en el país? 

JMM: Esta es la séptima oportunidad en que el Eln inicia un diálogo con el séptimo gobierno que le toca en turno. Saben cómo negociar, tienen experiencia y eso lo están aplicando en los procesos de negociación que tienen en Caracas y probablemente en México. 

Por otro lado, la Nueva Marquetalia asistió al proceso de paz con el presidente Santos y por ‘x’ o ‘y’ motivo decidieron abrirse; las disidencias nunca se metieron al proceso de paz; y lo que son el Clan del Golfo –que se quiere vestir de político llamándose Autodefensas Gaitanistas– y los Pachenca, o sea los Libertadores de la Sierra Nevada, no tienen ideología política. 

Entonces veo muy complicado, muy difícil eso, aunque definitivamente no es imposible.