INGRESARÁN 400 COLEGIOS OFICIALES Y 800 MIL ESTUDIANTES
Retorno a clases aumentaría contagios pero sera leve

Cortesía Alcaldía de Bogotá

Como no hay plazo que no se venza ni fecha que no se cumpla, por disposición del Ministerio de Educación, a partir de hoy el 100% de los niños retornará a la full presencialidad en los colegios, sumándose a los estudiantes que regresaron a las universidades la semana pasada. Esta medida para la educación oficial en la capital colombiana se traducirá en el ingreso de 400 colegios y alrededor de 800 mil estudiantes.

En Bogotá esta decisión generó controversia, pues federaciones y gremios de educadores le solicitaron al gobierno, tanto nacional como distrital, que dicho retorno se hiciera solo hasta que se pudieran garantizar las condiciones mínimas de bioseguridad a estudiantes y maestros, pero la Alcaldía Mayor se mantuvo y hoy el lema es: “La vacuna, el útil más importante”, pues el Distrito ha insistido y seguirá insistiendo en que los padres de familia vacunen a sus hijos.

De hecho, desde el Palacio Liévano se ha promovido la inmunización en menores y, para facilitar el proceso, los puntos de vacunación cuentan con filas preferentes para los niños y jóvenes; hoy por hoy, de los 872.288 niños de los tres a los 11 años que deben ser vacunados, el 60,7% ya tiene la primera dosis y el 28,76% cuenta con el esquema completo.

“La vacunación será el útil más importante para retornar a las clases presenciales protegidos contra el coronavirus y garantizar la protección de las personas que los acompañarán en su regreso a las aulas. Los invitamos, a las madres, padres y cuidadores, a dirigirse a los puntos de vacunación junto a los niños a su cargo, para que inicien o completen su esquema de vacunación de covid-19, sarampión y rubeola”, reiteró el pasado viernes la Alcaldía Mayor de Bogotá.

Y adicional a este llamado a los padres, para que vacunen a sus hijos, a partir de hoy se instaurará un eje consistente en tres prácticas que deberán aplicar todos y cada uno de los integrantes de las comunidades educativas: autocuidado, bioseguridad y corresponsabilidad.

“Le estamos apostando a un regreso a clases en entornos seguros y confiables y nuestro objetivo es seguir garantizando los elementos indispensables de bioseguridad. Además, en el colegio poscovid, desde lo público, priorizaremos la educación socioemocional, la transformación pedagógica y el trabajo por el medio ambiente”, aseguró el viernes de la semana pasada la secretaria de Educación del Distrito, Edna Bonilla Sebá.

Más contagios, pero lo esperado

Ahora bien, epidemiológicamente hablando este retornó 100% presencial y de carácter obligatorio, ¿qué significa? Pues bien, EL NUEVO SIGLO habló con un experto que desde mediados del 2020 insistió en que el sector educativo debía abrir, Juan Manuel Cordovez, y el mensaje es claro: pese a que la apertura incidirá en el aumento de contagios, el impacto sobre el cuarto pico no será alto. 

“Está bien que la educación no siga pagando el pato. Si hay un sector en el que vale la pena arriesgarse es allí. Epidemiológicamente hablando esto significa que posiblemente esto contribuirá a que haya más contagios. Para nadie debe ser una sorpresa porque habrá más personas a entornos donde se comparte y con niños pequeños que posiblemente no se ajusten en un 100% a las normas de bioseguridad”, le dijo a EL NUEVO SIGLO el vicedecano de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de los Andes y experto en modelaciones matemáticas de enfermedades por vectores, Juan Manuel Cordovez.  

No obstante, el profesor Cordovez advirtió que este será un aumento leve y no hay que adelantarse a culpar al retorno a clases de una eventual alza en la curva de contagios.

“Digo que es leve porque todos sabemos que ómicron ha generado una tasa de contagios grandísima y venimos de una época de vacaciones en donde los niños han estado en contacto con sus familiares, con amigos nuevos, entonces tampoco es que el colegio implique que traeremos a personas que han estado completamente resguardadas, a compartir con otras; no".

De hecho, precisó que "la gran mayoría de las personas que llegan al colegio vienen de semanas de bastante actividad social. Por lo tanto, yo me sostendría en que los contagios no van a incrementarse de forma significativa, pero sí debemos esperar un aumento. No obstante, esto ni siquiera debería ser considerado como un argumento para dudar de operar al 100%”, añadió el vicedecano.

Por último, el experto en modelaciones matemáticas recomendó a los colegios que manejen los casos de covid-19 positivos con prudencia y no caigan en cancelar una ruta o un curso completo.

“Esperemos que se adhieran a metas un poco más sensatas, en las que la persona con síntomas no va, espera un par de días y regresa con una prueba negativa o que en caso positivo se retira la semana. Ese tipo de comportamientos son los que se deben fomentar: acciones con sentido común pero también apuntándole a que las cosas no se desbaraten y no se venga todo al piso. El manejo debe ser sensato e individual, no debe haber preocupación por un levísimo aumento de los contagios producto de esta apertura, e incentivar que esta misma se mantenga”, finalizó el profesor Cordovez

Movilidad escolar sostenible y segura

Punto aparte, vale referir que el regreso a clases estará acompañado de programas de movilidad sostenible y segura: Al Colegio en Bici, Bici Parceros y Ciempiés. Estos mismos estarán liderados por los guías de la Secretaría de Educación y beneficiarán a más de 12 mil estudiantes a través de caravanas seguras, realizadas a pie y en bici.

Estos programas, que se desarrollan en alianza con la Secretaría de Movilidad, permitirán generar en el 2022 más de un millón 100 mil viajes sostenibles y seguros en los entornos educativos.

De otro lado, las rutas escolares encontrarán en la autopista Norte un carril escolar preferencial que fue demarcado por la Secretaría de Movilidad para facilitar la circulación de buses de las rutas escolares entre las 7 y 8:30 de la mañana, en el horario de ingreso a los colegios. Y, por último, hoy habrá 7.800 controles de monitoreo para revisar las condiciones técnico-mecánicas de los buses.

Además, en el 2022 se avanzará en la señalización e instalación de reductores de velocidad en los entornos escolares para garantizar que las calles aledañas a los colegios sean seguras y protejan a los estudiantes de siniestros viales. Al cierre del 2021 se habían intervenido 348 de 800 previstos en el Plan de Desarrollo, para beneficiar a 262 mil estudiantes.