Temen repunte de covid a tres semanas de Olímpicos de invierno

AFP

Pekín señaló el pasado miércoles cinco nuevos casos de coronavirus de transmisión local, lo que hace temor un recrudecimiento de la situación a menos de tres semanas de la apertura en la ciudad de los Juegos Olímpicos de Invierno que se realizarán de 4 al 20 de febrero. 

La capital china ha suspendido ya miles de vuelos y multiplicado los test de detección del covid, tras registrar el pasado sábado un primero caso de la variante ómicron.

Las autoridades sanitarias de la ciudad declararon el miércoles que fueron señalados cinco nuevos casos en las últimas horas, elevando el número total de personas infectadas a ocho.

"La actual prevención y control de la epidemia es rigurosa y complicada", declaró Xu Hejian, portavoz del gobierno municipal de Pekín, a los periodistas.

"La cepa ómicron está entrelazada con la variante Delta, lo que conlleva riesgos más importantes", afirmó.

Entre los nuevos casos, cuatro eran trabajadores de un almacén frigorífico, indicó Hejian.

Las autoridades chinas adoptaron una política de 'cero covid', con restricciones de desplazamientos y confinamientos específicos, con el objetivo de evitar la propagación del virus en su territorio ante la proximidad de los Juegos Olímpicos. Una estrategia con interrogantes, ya que se han producido múltiples casos en el país.

Delegados internacionales, así como la prensa y los deportistas que están ya en el lugar para los Juegos, viven en una "burbuja sanitaria" anti-covid, que les separa del resto de la población.

Debido a los casos señalados en Pekín, las escuelas cerraron antes de lo previsto, anticipando la fiesta de la primavera, que tiene lugar el 1 de febrero.



Transporte en Xi'an

Por otra parte, los transportes en común retomaron particialmente su actividad en la ciudad de Xi'an, casi un mes después del inicio de un confinamiento estricto, indicaron las autoridades.

La suavización de las reglas de transporte, incluyendo la reanudación de algunas líneas de trenes interurbanos, llega poco antes de las vacaciones del Año Nuevo lunar, una festividad en la que el número de desplazamientos son tradicionalmente elevados.

Los trece millones de habitantes de la ciudad quedaron en cuarentena a mediados de diciembre debido a un recrudecimiento de los casos. Por primera vez desde hace varias semanas, no hubo ningún caso de transmisión local registrado este miércoles en la antigua capital imperial.

Los transportes públicos pudieron circular de nuevo en las zonas consideradas de "riesgo débil", indicaron las autoridades.

Según la televisión pública CCTV, hay trenes que circulan de nuevo desde Xi'an hacia destinos populares como Pekín, Shanghai y Guangzhou.

El confinamiento de Xi'an era el más estricto y el más extenso desde el que vivió Wuhan, que fue la primera ciudad del mundo en poner en cuarentena a su población, a principios de 2020.

China, donde el coronavirus fue detectado por primera vez a finales de 2019, consiguió controlar los efectos del covid-19 en su territorio.

La vida allí es casi normal gracias a medidas drásticas: largas cuarentenas obligatorias a la llegada al territorio, confinamientos específicos, test de detección masivos, aplicaciones de teléfono móvil de seguimientos de los desplazamientos y una fuerte limitación de los vuelos internacionales.