¿Cuál es la verdadera cifra de líderes sociales asesinados este año?

Foto archivo El Nuevo Siglo
No concuerdan las informaciones de Naciones Unidas, la Fiscalía y ONG defensoras de derechos humanos sobre víctimas. Defensoría del Pueblo asegura que en los últimos cuatro años hubo más de medio millar de asesinatos

____________

El crimen de un solo líder social en Colombia de por sí merece preocupación y repudio, sin embargo en las últimas horas hay incertidumbre en materia de cifras este año. Mientras que la Fiscalía, con base en datos de la ONU habla de uno, varias ONG como Indepaz aseguran que han caído más de 20. Frente a ello hay quienes consideran que al ente acusador le ha faltado profundizar en la investigación de estos hechos, en tanto que hay otros que piensan que se ha generalizado de manera equivocada el término líder social.

El fiscal general (e), Fabio Espitia, aseguró que “hasta ahora, hasta hoy, solo se ha presentado en este año un caso que la ONU representa como asesinato de un líder social, que es el caso de Gloria Ocampo, en la vereda La Estrella, Puerto Guzmán, en Putumayo”. Explicó que “los demás están en proceso de verificación y son hipótesis de homicidio que se están indagando”.

Agregó Espitia que “es sumamente prudente para asignarle la calidad de líder social, toda vez que la labor está coordinada con las organizaciones que reflejan esta calidad y con los reportes de la ONU”.

Sin embargo el director de Indepaz, Camilo González Posso, puso de presente que “el registro que tenemos, enviado por las diferentes organizaciones en los territorios, es de 21 líderes asesinados. La diferencia con lo que dice el Fiscal es que ellos son una entidad de investigación, mientras que nosotros registramos de acuerdo a la palabra de las organizaciones”.

Agregó que “las cifras se consolidan de acuerdo a la agilidad que ellos le pongan a la investigación”.

Patrón común

González Posso remarcó que “seis de estos casos tienen que ver con miembros de la Marcha Patriótica. Quiere decir que hay un patrón común que dirige estas acciones agresivas”. Agregó que “en muchas de esas notas que hacemos apuntamos quién es el presunto responsable, pero resulta que el 65% de los casos tiene que ver con sicarios. La comunidad identifica al responsable inmediato y puede identificar al tipo de liderazgo en el cual esté el líder; pero ya el autor intelectual, corresponde a las investigaciones que la comunidad contribuyen, pero que son de más difícil registro”.

Sobre el particular, EL NUEVO SIGLO consultóa Diego Villamizar, presidente de Veeduría DDHH OL, quien indicó que “en Colombia se tiene el concepto errado de líderes sociales”  y duda que “las causas de estos asesinatos sean por su actividad”.

Añadió que “muchas organizaciones sociales pretenden crear pánico colectivo y hacer ver una sistematicidad en los asesinatos. La realidad es que muchos de los supuestos líderes asesinados se ha demostrado judicialmente que obedecen a actividades criminales”.

Agregó Villamizar que “la mayoría de asesinatos de estas personas ocurren en zonas con influencia de cultivos ilícitos, y los supuestos líderes se han visto involucrados en estos negocios”. Añadió que “lo cierto es que los principales asesinos de líderes sociales son las disidencias de Farc, el Eln, el Epl y el Clan del Golfo”.   

Asimismo, la Oficina  en Colombia de Derechos Humanos de Naciones Unidas indicó hace pocos días que “de acuerdo a nuestros registros, 107 activistas fueron asesinados el año pasado, y nuestro equipo en Colombia sigue en proceso de verificación de 13 casos adicionales que fueron reportados a lo largo de 2019, los cuales, de ser confirmados, aumentarían el total anual de muertes a 120 asesinatos”

Por su parte Kenneth Burbano Villamarín, director del Observatorio Constitucional de la Universidad Libre y conocedor de los temas de derechos humanos, conflicto armado y paz, indicó a este Diario que “la diferencia que puede haber entre el año pasado  y este año es un asunto secundario bajo la idea de la gran cantidad, no solamente líderes sociales sino también campesinos, sindicalistas y defensores de derechos humanos que han sido asesinados”.

Agregó el académico que sobre estas muertes “no hay investigaciones a fondo, particularmente por parte de la Fiscalía, y eso lo que refleja es que no solamente se está matando a estas personas sino que hay impunidad”.

Dijo que en cuanto a los crímenes que se han presentado este año  “puede ser que la connotación que se da para las personas e identificarlos exactamente con líderes sociales solamente se tome bajo la perspectiva de que sean esas personas las que ejerzan el liderazgo y la reivindicación en las  comunidades, y posiblemente las otras cifras de las que se habla  por Indepaz “son personas que están vinculadas no solamente a actividades comunitarias que pertenecen a ciertas comunidades, pero que propiamente su labor no es la vocería o el liderazgo de ciertos movimientos”. 

Añadió Burbano que “puede haber es más de una situación de identificación terminológica, cuando en realidad lo que se trata es de una afectación a unas personas que pertenecen a unas comunidades, sean directamente los líderes o no. Eso no le quita la gravedad”.

Investigaciones

Martha Mancera, directora Unidad de Desmantelamiento de Bandas Criminales de la Fiscalía, dijo que entre el 1 de enero de 2016 y el 31 de diciembre de 2019, la Fiscalía investigó 592 homicidios reportados por la ONU, organizaciones sociales, la Defensoría del Pueblo, Marcha Patriótica y Cumbre Agraria.

Explicó que “en general, del universo de 592 homicidios, 256 (43,24 %) se encuentran con avance de esclarecimiento. De manera particular, sobre el total de homicidios reportados por la ONU (365 víctimas) se tiene un avance investigativo en 191 hechos, que equivale al 52,32%, con los siguientes resultados: 54 casos con condena, 71 en juicio, 28 con imputación de cargos, 36 en indagación con orden de captura y dos precluidos por muerte del indiciado. Se han vinculado 510 personas, de las cuales 211 están privadas de la libertad”.

Agregó Mancera que en los casos reportados por la ONU los homicidios son atribuidos a múltiples autores, que incluyen particulares (38,74%) y a organizaciones criminales (57,59 %), con los siguientes responsables: 31 víctimas atacadas por organizaciones criminales locales, 27 por disidencias de las Farc, 20 por el ‘clan del Golfo’, 16 por el Eln, seis por ‘los Pelusos’ y cinco por ‘los Caparros’.

 

Más cifras

La Oficina de Derechos Humanos de la ONU en Colombia dijo el pasado 14 de enero que la violencia contra defensores no para y que en lo corrido del año al menos 10 personas habrían sido asesinadas. “Esta terrible tendencia no muestra desaceleración en 2020, en donde al menos 10 defensores de derechos humanos, según información preliminar, habrían sido asesinados durante los primeros 13 días de enero”, se lee en el texto.

Por su parte la Defensoría del Pueblo indicó que en 2016 se registraron 133 casos de crímenes de líderes sociales; en 2017 ocurrieron 126 homicidios; en 2018 se reportaron 178 asesinatos; en tanto que el año pasado con corte a octubre se conoció de 118 casos.

“Son al menos 555 homicidios en los últimos cuatro años que le dejan un honda herida a los derechos humanos y a la democracia de Colombia”, señaló el defensor del Pueblo, Carlos Negret.