Asesinan a líder social en Catatumbo

Foto Anadolu

El asesinato de un líder social, el número 17 en lo corrido del año en todo el país y el primero en el departamento de Santander, fue reportado por las autoridades.

Se trata de César Tulio Sandoval Chía, quien perdió la vida en la zona rural del municipio de Tibú, a manos de hombres que lo sacaron de su vivienda y luego lo ultimaron unos metros más adelante en la vereda La Silla.

El líder social se desempeñó como coordinador del comité veredal de esa localidad, integrante de la coordinadora de cultivadores de coca Cocam y miembro de Marcha Patriótica.

La Asociación de Campesinos de Catatumbo en un comunicado rechazó la acción, y les reclamó a las autoridades protección para sus integrantes ante la ola de homicidios contra sectores sociales desatada en el país.

De acuerdo con diferentes informaciones, en Norte de Santander fueron asesinados 17 líderes sociales el año pasado, y Sandoval Chía es la primera víctima en lo que va corrido de 2020.

Entre tanto, la organización no gubernamental Instituto de Estudios Para el Desarrollo y la Paz (Indepaz) actualizó ayer su registro de crímenes de líderes sociales y defensores de derechos humanos en el país y reveló que la cifra aumentó a 17 crímenes en lo que va corrido de enero.

El fin de semana se habían reportado 13 asesinatos, incluidos los de Amparo Guegia y Juan Pablo Dicué, indígenas del resguardo Huellas, del norte del departamento del Cauca; así como Henry Cuello, líder comunal del departamento de Cesar.

Las nuevas víctimas confirmadas por Indepaz, otras ONG y medios locales son Nelson Enrique Meneses, en Inza, Cauca; Tulio César Sandoval, en Tibú, Norte de Santander; Sergio Narváez, en Turbo, Antioquia; todos el 10 de enero; y John Freddy Álvarez, en Algeciras, Huila, el 11 de enero.

De acuerdo con la Red de Derechos Humanos del Suroccidente Colombiano Francisco Isaías Cifuentes (Reddhfic), Meneses era integrante de la Asociación Campesina de Inzá Tierradentro (Acit), filial de la Asociación Nacional de Zonas de Reserva Campesina (Anzorc).

Según la Reddhfic, Nelson Meneses fue atacado el viernes pasado sobre las 7:00 p.m. (hora local), cuando se encontraba con su esposa y su hija de 3 años de edad, por un grupo de cuatro hombres armados que se transportaban en motocicletas y quienes le dispararon en repetidas ocasiones con fusil.

La otra víctima, Sergio Narváez, era exconcejal del municipio de Turbo y fue asesinado con arma de fuego en su vivienda, ubicada en el corregimiento Nueva Colonia, en el Urabá antioqueño, por tres hombres que se desplazaban en varias motocicletas.

 

Finalmente está el caso de John Freddy Álvarez, atacado el sábado pasado por un hombre en su residencia ubicada en la zona urbana de Algeciras, Huila.

Álvarez era presidente de la Asociación de Trabajadores Campesinos (Astracal) y también era miembro de Marcha Patriótica.

Estos hechos se suman a los homicidios de Carlos Cardona, en Ituango, Antioquia (el 2 de enero); Cristian David Caicedo, en Guapi, Cauca, (3 de enero); Gloria Ocampo, en Puerto Guzmán, Putumayo (7 de enero); Virginia Silva, en Páez, Cauca (7 de enero); Carlos Alonso Quintero, Óscar Quintero, Emilio Campaña y Gentil Hernández, en Puerto Guzmán, Putumayo (8 de enero); Mireya Hernández Guevara, en Algeciras, Huila (8 de enero); y Anuar Rojas Isaramá, Nuquí, Chocó (9 de enero).

Así mismo, se suma el caso de Benjamín Banguera González, un excombatiente de las desmovilizadas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc), asesinado el 1 de enero en Guapi, Cauca; y el ataque este domingo contra Cresencio Santos Espinosa, también desmovilizado de esta guerrilla, quien permanece hospitalizado.