Evitarían especulación de alimentos

Foto archivo El Nuevo Siglo

En las diferentes plazas de mercado del país, los productos del sector agropecuario mantienen una oferta positiva, según lo detalló el Sistema de Información de Precios y Abastecimiento del Sector Agropecuario (Sipsa), el cual informó que productos como la arveja, el pepino, el aguacate, el maracuyá y la papa, entre otros, mantienen un volumen y precio estables.

El ministro de Agricultura y Desarrollo Rural, Andrés Valencia Pinzón, en el marco de la estrategia de monitoreo del comportamiento de precios y abastecimiento de productos de origen agropecuario que llegan a las centrales mayoristas del país, destacó esta tendencia estable que la da tranquilidad a los consumidores.

Además, reiteró que la cartera agropecuaria mantendrá la vigilancia para evitar cualquier desequilibrio que afecte el bolsillo de los consumidores iniciando al año, especialmente por el efecto que puedan causar fenómenos climáticos como El Fenómeno del Niño y las heladas en algunas zonas del país.

Precios

De acuerdo con el Sipsa, elaborado por el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE), este miércoles disminuyó el precio de la arveja verde en vaina un 26,28% en la Central Mayorista de Antioquia en donde el kilo se vendió a $3.050, gracias a un amplio abastecimiento de este alimento que llegó desde Santuario, Marinilla, Sonsón y El Carmen de Viboral (Antioquia).

A su vez, en la capital antioqueña se observó una reducción del 25% en los precios del chócolo mazorca derivada de una lenta rotación y el ingreso constante de este alimento que se recibió desde los cultivos regionales; razón por la que en Medellín el kilo se vendió a $938.

De manera similar se comportaron los precios del pepino cohombro, ya que según las fuentes encuestadas iniciaron algunos ciclos de cosecha en las zonas de cultivo ubicadas en Pradera (Valle del Cauca), Salgar (Antioquia), Ocaña (Norte de Santander) y Girón (Santander); situación que conllevó a que el precio de este alimento disminuyera un 24,71% en la Central Mayorista de Antioquia, en donde el kilo se comercializó a $1.600.

Entre tanto, para el grupo de frutas, los precios mayoristas del aguacate disminuyeron en la plaza de Villavicencio como resultado de una lenta rotación que contrastó con un ingreso constante desde el municipio de Lejanías (Meta). Este comportamiento favoreció el precio porque bajó un 13,64% y el kilo se vendió a $4.750.

Las cebollas

Según las declaraciones de los mayoristas, aumentó el precio de la cebolla junca en Pasto como resultado de un menor ingreso en el volumen de carga procedente del municipio de Potosí (Nariño); razón por la que en la capital nariñense el kilo se comercializó a $1.522, lo que representó un alza del 30,48%. En Centroabastos, en Bucaramanga, el precio subió un 24,00% y el kilo se negoció a $2.422; situación que se debió a que el verano ha dificultado el desarrollo normal del producto en Toná (Santander). También se incrementó el precio de la cebolla junca en el Complejo de Servicios del Sur, en Tunja, en respuesta al menor abastecimiento del municipio de Aquitania (Boyacá), en donde la producción disminuyó; el alza fue del 18,18% y el kilo se ofreció a $2.167.

Esta tendencia al alza también se hizo evidente para los precios mayoristas de la zanahoria, el chócolo mazorca, la arveja verde en vaina, la habichuela, la lechuga Batavia, la remolacha y el pimentón. En el caso de la zanahoria, un mayor envío de este alimento hacia los mercados santandereanos del producto procedente de Tunja (Boyacá) ocasionó un alza del 52,38% en el precio Bucaramanga, vendiéndose el kilo a $1.333. Igualmente, en Armenia la reducción de las actividades de recolección en los cultivos ubicados en la Sabana de Bogotá, conllevó a que el precio de este alimento subiera 30,65% y el kilo se vendió se ofreciera a $1.444.

A su vez, se elevaron los precios de la lechuga Batavia 53,85% en Cúcuta, 48,39% en Neiva, 19,57% en Pasto y 17,39% en Tunja. En la capital nortesantandereana el kilo se cotizó a $1.667, como consecuencia de las bajas actividades de recolección en el municipio de Mutiscua (Norte de Santander).

Por último, se observó una reducción en los precios del tomate en Pasto, Bucaramanga, Manizales y Pereira. En la capital de Nariño por ejemplo, la caída en los precios estuvo marcada por una expansión de la oferta originaria de San José de Albán y La Unión (Nariño); razón por la cual el kilo se transó a $1.617, lo que indicó un descenso en el precio del 16,38%.