Amazon desistiría de sede sudafricana por indígenas

AFP

El gigante del comercio en línea Amazon podría desistir de su proyecto de instalar una sede africana en Ciudad del Cabo, ante la posibilidad de que la construcción del proyecto sea detenida por una demanda de activistas indígenas ante una corte.

Un abogado de la empresa Liesbeek Leisure Property Trust, que desarrolla el proyecto, dijo a la corte de la ciudad sudafricana que Amazon se retiraría de la iniciativa si los activistas logran detener su construcción.

El proyecto, valorado en US$262 millones, está en construcción en un territorio que las comunidades indígenas khoisan consideran sagrado desde la época de su resistencia contra los colonizadores europeos en 1510.

Varios grupos khoisan respaldaron el proyecto luego de que los desarrolladores accedieron a construir un centro de patrimonio, cultura y prensa a cargo de sus organizaciones. 

Pero el Consejo Tradicional Indígena Goringhaicona Khoi Khoin pidió a la Alta Corte del Oeste de Ciudad del Cabo detener las obras.

"Si Amazon ha indicado, incluso directamente, que no va a tolerar más atrasos, eso no es evidencia de oídas. Es evidencia directa de las intenciones de Amazon", declaró el abogado Sean Rosenberg al tribunal.

"Es mucho más probable que este proyecto no avance dado lo ocurrido hasta ahora, dada la impaciencia de Amazon, dado lo que ha dicho Amazon", agregó.

Amazon no está mencionada en la causa, cuyas audiencias deben concluir el viernes.

Autoridades de Ciudad del Cabo aprobaron el año pasado la construcción del complejo empresarial y residencial de nueve pisos en un campo que tendría a Amazon como su principal inquilino, con 70 mil metros cuadrados para sus oficinas.

Pero la acción ante la justicia cuestiona los permisos ambientales para la construcción del sitio.

Los khoisan, que fueron cazadores, sufrieron mucho con la colonización y el apartheid en Sudáfrica.

Muchos en su comunidad dicen que aún enfrentan grandes desigualdades sociales y de oportunidades económicas, y que su pasado continúa siendo ignorado.



Fortunas

Por otra parte, el propietario de Amazon figura entre los hombres más ricos del planeta. Las diez personas más ricas del mundo incluyen, según la revista Forbes, a Elon Musk, el jefe de Tesla, Jeff Bezos (Amazon), Bernard Arnaud (LVMH), Bill Gates (Microsoft), Mark Zuckerberg (Meta/Facebook), Waren Buffett (Berkshire Hathaway) y Larry Ellison (Oracle).

La oenegé añade que "podemos vencer la pobreza extrema mediante una fiscalidad progresiva" y unos sistemas de salud públicos y gratuitos para todos. 

Oxfam también recomendó que no se obstaculizara la creación de sindicatos y que se eliminara la propiedad intelectual de las patentes de vacunas.

Según Oxfam, la desigualdad contribuye a la muerte de "al menos 21 mil personas al día" debido a los decesos mundiales por falta de acceso a la atención sanitaria, la violencia de género, el hambre y la crisis climática.

"Un impuesto excepcional del 99% sobre los ingresos procedentes de la pandemia de los diez hombres más ricos permitiría producir suficientes vacunas para el mundo, proporcio nar una protección social y médica universal, financiar la adaptación al clima y reducir la violencia de género en 80 países", señala la organización.

Estos magnates se quedarían todavía con "8.000 millones de dólares más que antes de la pandemia".

"Los multimillonarios han tenido una gran pandemia. Los bancos centrales inyectaron miles de millones de dólares en los mercados financieros para salvar la economía, muchos de los cuales acabaron en los bolsillos de los multimillonarios", destaca. 

El Foro Económico Mundial advirtió que las grandes desigualdades en el acceso a las vacunas contra el covid-19 podrían debilitar la lucha contra las principales causas internacionales, como el cambio climático.

El foro presencial de Davos se ha pospuesto hasta el verano boreal debido a la variante ómicron, pero una edición en línea se abre el lunes hasta el 21 de enero.