EL EFECTO EN EL CRECIMIENTO
Impacto en economía con un eventual gobierno populista

Xinhua

A medida que se calienta el debate político ante la proximidad de las elecciones parlamentarias y presidenciales, surge toda clase de análisis y postulados sobre lo que sucedería con la economía.

Uno de estos análisis fue realizado por el equipo de investigaciones del Bancolombia, dirigido por Juan Pablo Espinosa. Este informe ausculta lo que puede suceder ante la eventual llegada de un gobierno populista.

Señala el documento que durante el primer semestre el calendario electoral será especialmente intenso. A las elecciones legislativas y las consultas partidistas de marzo se sumarán las dos vueltas presidenciales en mayo y junio.

Indica el reporte que “además de estas citas en las urnas, que se repiten cada cuatro años, en esta oportunidad hay un elemento que añade un nivel de incertidumbre adicional, que puede nublar las perspectivas para Colombia: la eventualidad de que resulte elegido un gobierno de orientación populista”.

Agrega la investigación que “explorar el efecto económico de tal posibilidad es relevante, ya que en los últimos años el populismo ha ganado fuerza, al punto que las administraciones en el poder categorizadas de esta forma están en este momento en su nivel más alto en décadas recientes a nivel global. Independientemente de si se ubican a la izquierda o la derecha del espectro ideológico, los gobiernos populistas suelen generar afectaciones económicas duraderas”.

Indican los economistas que “esta es una de las principales conclusiones a las que llegaron Funke, Schularik & Trebesch (2020), en un estudio que analiza de forma exhaustiva el desempeño económico de 60 países. De ellos, 27 han tenido al menos un periodo de gobierno de un líder populista, tomando como base una muestra de más de un siglo de información (1900 a 2018). En este estudio se catalogan como populistas a aquellos líderes políticos que establecen una narrativa y un programa de gobierno basados en la disputa entre ‘la gente contra las élites’, siendo ellos los representantes de aquella. Esta definición tiene la ventaja de que puede ser aplicada en diferentes lugares y momentos del tiempo. Además, no está asociada a un sistema político o a una afiliación partidista en particular”.

Políticas

Explica el informe que “los autores argumentan que las administraciones cuyos mandatarios cumplen con esta caracterización producen efectos económicos negativos, ya que tienden a adoptar políticas insostenibles y medidas de nacionalismo económico. Las primeras se manifiestan especialmente en el ámbito fiscal, con incrementos en el gasto y el endeudamiento público, mientras que las segundas alientan el proteccionismo y restringen la competencia. Además, se debilita la capacidad y la calidad institucional. Todo ello trae repercusiones desfavorables, incluso después de que los populistas han salido del poder”.

Aseguran que “es por ello que el curso usual de desempeño de una economía bajo el populismo es que una aceleración inicial da paso a un colapso de la producción y los ingresos. A esto se suma una reducción en el crecimiento potencial y un deterioro en el perfil crediticio soberano. Las cifras de crecimiento económico de los países con mandatarios populistas desde 1980 muestran señales claras de afectación”.

Para ello, sostienen, “a partir de las cifras de la Perspectiva Económica Mundial del FMI, comparamos cómo cambiaba el diferencial de crecimiento promedio de cada país frente al crecimiento global en la década previa a los periodos de su primer gobierno populista, el periodo de gobierno populista y la década posterior a este”.

Con ello, se encontró que durante el periodo de gobierno populista se reduce la dinámica económica relativa de los países, en 0,7% de crecimiento por año en promedio en los casos de populismos de derecha y en 1,7% por año en el de los populismos de izquierda. Además, en la década posterior a los populismos de derecha, el impacto es superior. Esto hace palpable el efecto de largo plazo, pues el crecimiento del PIB es inferior en 0,9% frente a la década previa al gobierno, 0,2% más que durante el periodo de gobierno.


Le puede interesar: Lo que viene contra los cultivos ilícitos luego del fallo de la Corte


La expansión

Sostiene el análisis que “al aplicar los efectos en el crecimiento que documentaron Funke, Schularik & Trebesch (2020) a nuestra perspectiva para Colombia hasta 2025, encontramos que, bajo un gobierno populista, podría darse una moderación en la expansión de nuestra economía de entre 1,5% y 2% cada año. Esta estimación está basada en el escenario medio que encuentran los autores en su estudio, es decir, aquel que incorpora las administraciones tanto de izquierda como de derecha”.

En tal escenario, “el crecimiento promedio del PIB entre 2022 y 2025 sería de apenas 1,9%, en comparación con el 3,3% que prevemos en nuestra proyección central. Con ello, para 2025 el producto agregado de Colombia sería cerca de 4,8% inferior a la de nuestro escenario base. El impacto de un eventual gobierno populista sobre la evolución de la economía en 2022 sería limitado”.

Argumentan los analistas que “la divergencia entre el escenario base y en esta estimación empezaría a ser notoria a partir de 2023, momento en el cual la nueva administración tendría una capacidad de influencia mayor, y las decisiones de gasto de los agentes privados estarían más afectadas por la caída en la confianza, así como por las medidas y los anuncios que este gobierno llegara a tomar. Debido a ello, bajo estas condiciones eventuales el crecimiento de la economía terminaría convergiendo al límite inferior de nuestro rango de pronóstico”.

Repercusiones

Además del impacto sobre el crecimiento, se ha encontrado que los gobiernos populistas también traen otras repercusiones económicas. En comparación con un escenario contrafactual, el estudio de marras determina que, al cabo de 15 años, el saldo de la deuda pública en los países en los que los populistas han estado en el poder es superior en 10 puntos del PIB. También se evidencian efectos al alza y aumento en la volatilidad de la inflación, tanto a corto como a mediano plazo.

“Finalmente, y en contra de lo que sugiere su retórica, se ha encontrado que los gobiernos de orientación populista no generan cambios significativos en los indicadores de desigualdad. Para finalizar, queremos reiterar que los resultados que presentamos representan un impacto hipotético frente a un cambio en el marco de política macroeconómica que podría promover una administración de corte populista”, sostienen los investigadores del Bancolombia.

Indican que “vale la pena recordar que la institucionalidad que Colombia ha logrado consolidar en este frente es un activo muy valioso, ya que ha permitido una estabilidad que se destaca en la región y un avance mayor en términos de crecimiento e ingreso frente a sus pares. Resulta mucho más expedito avanzar en la senda del progreso económico y social cuando existe un entorno que favorece el crecimiento y mitiga los riesgos macroeconómicos. Como lo mostramos, la evidencia empírica es clara en señalar que los gobiernos populistas menoscaban estos cimientos. Por lo tanto, es deseable que en este 2022 tal amenaza pueda evitarse”.

El efecto en el consumo y gasto

Consultado el experto en análisis de consumo y gasto de los hogares Camilo Herrera, de la firma Raddar, dijo que “la diferencia entre el populismo de derecha e izquierda es importante. Sin duda en un gobierno populista de izquierda, la tasa de crecimiento es menor por las condiciones del mercado. Un gobierno populista de izquierda incrementaría los subsidios para la población con lo que se liberarían recursos para que la gente compre bienes durables o semidurables. Esto puede ser positivo en el corto plazo, pero en el mediano plazo el gasto no sería sostenible y haría que los mercados empezaran a sufrir como ha sucedido en Nicaragua, en Cuba, en Venezuela”.

Explica el experto que “un gobierno de izquierda afecta la dinámica del gasto limitando el acceso a los productos que la gente puede comprar. Un gobierno de derecha efectuaría el libre mercado, pero también podría incidir en el comportamiento del mercado ya que entrega todo al sector privado, como es el caso de la educación y la salud. Pero sin duda un gobierno de izquierda afecta el gasto y siempre termina en desastre”.