Exigen que salud mental se tenga en cuenta en reapertura de colegios

Cortesía Secretaría de Educación

Tras haber realizado un análisis de cifras de Bogotá con relación al contexto internacional, la Veeduría Distrital resaltó tres aspectos clave que deben tenerse en cuenta cuando se abra el debate público sobre el eventual regreso a la presencialidad de los colegios. Se trata de la salud mental de los niños, el empleo femenino y la eventual incidencia del virus en los maestros.

Bogotá está a dos meses de cumplir un año (16 de marzo) desde que los estudiantes de colegios públicos dejaron de asistir a clases presenciales.

En noviembre 326 instituciones contaban con protocolos revisados y estaban habilitadas para iniciar actividades académicas presenciales. De estos, 25 eran colegios oficiales, 163 eran jardines infantiles y colegios privados, 56 eran instituciones de Educación Superior, 70 eran instituciones de Educación para el Trabajo y Desarrollo Humano y 12 sedes del SENA.

Adicionalmente, la Veeduría resaltó que los lineamientos específicos para la reapertura y una Guía General para el Desarrollo de una reapertura de las Instituciones Oficiales del Sistema Educativo de Bogotá ha servido de apoyo a los colegios oficiales a articular estrategias de educación no presencial y presencial.  

Salud mental

Por ejemplo, con relación a la salud mental, al revisar el impacto que ha tenido la pandemia por covid-19 a causa del encierro en los niños, la Veeduría Distrital revisó el Sistema de Alertas Tempranas de la SED, y se evidencia que con corte a septiembre de 2020, los módulos de Abuso y violencia y el de Conducta suicida son los que presentan mayor variación en los meses que se ha estado en pandemia.

Los presuntos casos reportados de Abuso y violencia disminuyeron en los meses de abril a julio, frente a febrero y marzo y aumentaron en agosto y septiembre, pasando de 452 en julio a 597 en agosto y 651 en septiembre, con incrementos del 32% y del 44%, respectivamente, frente a los casos reportados en julio.

Los mayores casos reportados son en estudiantes de 12 y 13 años, con alta presencia de casos también en niños de 4 a 11 años, y las localidades en donde se ha reportado el mayor número de casos son la localidad de Bosa (641), Ciudad Bolívar (544), Rafael Uribe Uribe (535) y San Cristóbal (534).  

En cuanto a los casos reportados de conducta suicida pasaron de 456 en febrero a 526 en marzo, reduciendo su reporte en abril con 183 casos e incrementándose en un 49% en mayo y en un 91% en septiembre, ambos frente al mes de abril.

Estos comportamientos tienen un mayor número de reportes en estudiantes entre los 12 y 16 años, y las localidades en las que se ha reportado el mayor número total de casos son Bosa (318), Kennedy (305), Suba (287), Usme (218) y Engativá (218).

Empleo femenino

De acuerdo con la Veeduría, y como ya está muy bien medido internacionalmente, la crisis provocada por la pandemia del covid-19, tiene una afectación diferencial sobre las mujeres en términos laborales y socioeconómicos en Bogotá que deben tenerse en cuenta para las políticas, proyectos y estrategias de reactivación económica.

El escenario del mercado laboral para las mujeres ha desmejorado notoriamente. A pesar de que la tasa de desempleo en Bogotá ha mostrado una leve recuperación desde mayo, la brecha entre hombres y mujeres aún es mayor que la del año pasado.

Para mayo-julio de 2020 la brecha de desempleo fue de 6,1 puntos porcentuales, en este caso por cada hombre que perdió su empleo, 3 mujeres perdieron el suyo.

Al permitir la flexibilidad del trabajo en casa, se ha puesto en riesgo la productividad de las mujeres al ser ellas quienes realizan la mayor proporción de actividades del hogar.

El virus en la población de maestros

Por último, los profesores y maestros no pueden ser olvidados en esta pandemia. Sobre ellos a caído una gran carga al tener que enfrentar la virtualidad, adaptarse a tecnologías y plataformas digitales, replanificar estrategias de pedagogía, adaptación de currículos y nuevos formatos de aprendizaje, así como asegurar acceso a materiales escolares y alimentos en muchos casos.  En consecuencia, señala la Veeduría, su vacunación debe ser prioritaria.