EUROPA, NORTEAMÉRICA Y LATINOAMÉRICA ENTRE LOS MÁS AFECTADOS
La Inflación: nueva enemiga pública en el mundo

AFP

Si hay una palabra que preocupe a los gobiernos hoy en día (además de covid y nueva variante), y que ocupe a los economistas, es inflación. El aumento desmedido de los precios en la mayoría de países del globo ha hecho que se valore en todo el mundo qué medidas tomar para frenar este explosivo aumento para los consumidores.

Y es que las economías más fuertes del planeta han visto cerrar el año 2021 con cifras que no se registraban hace varias décadas. Países como Alemania, Canadá o Estados Unidos registran datos récord para el Índice de Precios al Consumidor (IPC), que no se veían desde hace al menos 30 años.

Para no ir muy lejos, la principal economía del mundo, Estados Unidos, terminó el año con una cifra de 7,0% de inflación en todo el 2021, la más alta desde 1982.

Este ha sido uno de los principales ejes políticos de su presidente, Joe Biden, que esperaba detener esta espiral inflacionaria. 

¿Qué pasa en Estados Unidos?

Los precios de la energía subieron 29,3% y los de los alimentos 6,3%. Si se excluyen estos sectores volátiles, la inflación alcanzó 7%, su nivel más alto desde febrero de 1991.

Ante esto el presidente Biden aseveró: "El informe demuestra que estamos haciendo progresos, pero al mismo tiempo, (...) tenemos más trabajo por hacer pues los aumentos de precios todavía son demasiado altos y presionan los presupuestos de las familias", sostuvo.

La oposición republicana, en tanto, reprocha al presidente demócrata una política expansiva del gasto, y critica lo que llama la "Bidenflation".

"Joe Biden no parece preocuparse de que los estadounidenses no puedan permitirse nada, desde gasolina hasta productos alimenticios", tuiteó el Partido Republicano.

La demanda, sin embargo, sigue muy sólida, con cuentas bancarias reforzadas por ayudas oficiales.

Enemigo público

La inflación, que muchos economistas, incluyendo los de la Casa Blanca y de la Reserva Federal, consideraban como un fenómeno transitorio, se volvió el “enemigo público número uno”.

El objetivo inflacionario de la FED se ubica en 2% anual, muy por debajo del registro publicado. En diciembre, sin embargo, la inflación se desaceleró en comparación con noviembre, al 0,5% frente al 0,8%. Pero la inflación subyacente fue mayor en diciembre que en noviembre (0,6% frente a 0,5% respectivamente).

El índice que mide específicamente los precios de la energía, "retrocedió en diciembre" y terminó así con "una larga serie de alzas", destacó el comunicado del Departamento de Trabajo.

En diciembre fueron sobre todo los precios de la vivienda y los autos usados los que aumentaron más. Los productos alimentarios "también contribuyeron" al alza "aunque subieron menos que en los últimos meses", destacó el informe.

En Canadá, la más alta en 30 años

Los precios al consumidor en Canadá alcanzaron en diciembre su nivel más alto en 30 años, en parte debido a los problemas en la cadena de suministros, dijo el departamento de estadísticas del país.

"El Índice de Precios al Consumidor subió 4,8% en diciembre respecto al año anterior", dijo la agencia nacional de estadísticas en un comunicado.

El incremento fue de 4% en un año, si se excluye la gasolina. Se trata del mayor registro del IPC en el país desde septiembre de 1991. Los alimentos vieron su mayor subida de precios desde diciembre de 2011, con un aumento de 5,7% en un año.

En Reino Unido 

Mientras tanto, la inflación en Reino Unido se aceleró en diciembre a su nivel más alto en casi tres décadas, impulsada por aumentos de precios de la vestimenta, alimentos y muebles, según datos oficiales.

La tasa interanual subió a 5,4% en diciembre desde 5,1% en el interanual a noviembre, indicó la Oficina Nacional de Estadística (ONS) en un comunicado.  Se trata del nivel más alto desde marzo de 1992 cuando alcanzó 7,1%, agregó.

"La tasa de inflación subió nuevamente al final del año y no había estado tan alta en casi 30 años", comentó el economista jefe de la ONS, Grant Fitzner.

"Los precios de alimentos volvieron a aumentar fuertemente mientras las alzas en los muebles y vestimenta también presionaron la inflación", detalló.


Le puede interesar: Ser cabeza de hogar con hijos no contribuye al bienestar financiero


Los aumentos seguirán

Asimismo, los precios de restaurantes y hoteles durante las fiestas de fin de año influyeron en la tasa inflacionaria, agravados por los problemas mundiales en la cadena de abastecimiento.

La economía británica superó en noviembre su nivel de crecimiento previo a la pandemia, con una expansión de 0,9%, aunque la propagación de la variante ómicron deberá hacerse sentir en las cifras de diciembre.

Pese a estas mejoras, se espera que el gobierno de Boris Johnson vuelva su atención al aumento en el costo de la vida, que amenaza las finanzas de los hogares británicos. "Yo entiendo las presiones que enfrenta la gente con el costo de la vida", expresó el martes Rishi Sunak, ministro de Economía y Finanzas.

En Alemania alcanza 5,3%

La inflación en Alemania de 5,3% en 2021 fue impulsada por el alza en los precios de la energía y la escasez de bienes, según datos oficiales publicados el miércoles.

Los precios de la energía subieron en promedio 10,4% en 2021, tras una baja de 4,8% del año previo, mientras la oferta de bienes no alcanzó para cubrir la demanda durante la recuperación económica, indicó la oficina de estadísticas.

Entre los productos alimentarios, el aumento de precios fue de 3,2% y de 2,1% en los servicios.

Latinoamérica 

De otro lado, en Latinoamérica las cosas no son mejores. Por un lado está Venezuela que por primera vez salió de la hiperinflación, mientras que Argentina sufre de una inflación cada vez más acelerada y Brasil que cerró el año con un dato de 10,20%, o México, Perú y Chile que finalizaron con más de 7% en sus datos inflacionarios.

Por ejemplo, en Venezuela, Nicolás Maduro celebró la cifra de inflación y proyectó un crecimiento de la economía de 4% en 2021.

Venezuela cerró el año con una inflación de 686%, según el Banco Central (BCV), con registros mensuales por debajo del 50%, el umbral tradicional establecido para que un país supere la hiperinflación.

"Esto nos hace ser optimistas en haber superado los lastres de la hiperinflación y en poder, con mucha disciplina, trabajo, esfuerzo, con mucha inteligencia, audacia y sabiduría, el año 2022 emprender un camino para ir aplanando y derrotando la inflación alta", dijo Maduro en su rendición de cuentas anual ante el Parlamento de mayoría chavista.

El mandatario aseguró también que 2021 fue el primer año de recuperación y "crecimiento" del país, aunque el Fondo Monetario Internacional (FMI) pronostica un octavo año en negativo.

Argentina con 50,9%

El índice de precios al consumidor de Argentina se aceleró en diciembre, cuando registró 3,8%, lo que llevó a cerrar 2021 en 50,9%, una de las tasas más elevadas del mundo, informó el estatal Instituto de Estadísticas.

En el año, el precio de los alimentos se incrementó 50,3%. Los índices más altos fueron los de restaurantes y hoteles (65,4%) y transporte (57,6%). La inflación de Argentina en 2020, año de parálisis de la economía debido a la pandemia del covid-19, había sido de 36,1%. En 2019 registró 53,8%.

Para 2022, el gobierno proyectó un índice inflacionario de 33% en el presupuesto nacional que resultó rechazado por el parlamento, donde la oposición criticó que las cifras no eran realistas. Según una encuesta del Banco Central, la inflación de este año será de 55%.

El costo de vida en otras regiones

No solo Latinoamérica tuvo grandes inflaciones; está el caso de Turquía, cuyos precios aumentaron 36,10%; o el país africano Ghana, que tuvo un IPC de 12,60%; Rusia o Pakistán en Asia, que acabaron con 8,40% y 12,70%, respectivamente.

En contravía, hubo algunas grandes economías que no sufrieron una escalada de precios tan alta, por ejemplo Japón, que hasta noviembre (último dato publicado), cerraba con 1,5% de inflación; o China, que para final de año tuvo la misma cifra que su vecino, 1,5%.

En Europa, Italia (3,9%), Portugal (2,7%) y Francia (2,8%) fueron las grandes economías que no vieron la espiral inflacionaria subir más allá del 4%, a diferencia de España que cerró con un 6,5%.