Descubra cómo evitar y tratar la humedad en su hogar

Foto cortesía

La humedad en las paredes es una problemática común que afecta el interior y el exterior de las viviendas, que si no es atendida a tiempo, puede tener un gran impacto en la salud, ya que se puede correr el riesgo de padecer enfermedades como rinitis alérgica, asma, bronquitis, entre otras infecciones respiratorias.

Para brindar información que permita identificar y resolver esta situación en las viviendas, Pavco Wavin entrega algunos consejos útiles y sencillos al respecto:

  • Identificar la causa. La humedad en las paredes puede surgir por diferentes circunstancias, las más comunes pueden ser: problemas en las cañerías y accesorios de desagüe. Otros factores que generan humedad se dan durante la instalación. Un error común en este proceso es someter a presión las tuberías de forma incorrecta mediante una prueba hidráulica, la cual está diseñada para verificar la hermeticidad del sistema.
  • Contar con una óptima ventilación. Ventilar los diferentes espacios del hogar es la mejor alternativa para evitar la formación de humedad. En lugares donde ya existe, lo recomendable es permitir que el sol ingrese, lo que ayudará a mitigar el problema. En los baños y zonas húmedas es recomendable instalar ventanas abatibles o corredizas que permitan el ingreso de una suficiente cantidad de aire. 
  • Revisar el techo y las paredes. Al menos una vez al año, es aconsejable revisar el estado del techo y de las paredes del domicilio tanto interna como externamente. Así se podrá detectar a tiempo grietas y fisuras y evitar futuras filtraciones. Es posible que sea necesario impermeabilizar nuevamente algunas superficies para prevenir que el agua penetre.
  • Realizar mantenimiento a las canaletas y bajantes de agua. Si la vivienda está rodeada de vegetación, se deben retirar periódicamente las hojas y las plantas que crecen alrededor de los cimientos de la vivienda y limpiar los canales de lluvia con frecuencia.


  • Instalar deshumificadores en áticos y sótanos.
  • Cuidado con los suelos de madera. Si la vivienda cuenta con suelo de madera, se debe procurar no humedecerlo en exceso al limpiarlo.
  • Revisar el estado de los emboquillados de baldosas y azulejos. Es importante revisar el estado de estos, ya que el agua que queda estancada en las duchas, zonas de lavandería o zonas húmedas, puede filtrarse a través de la placa inferior, aflorando en el techo de la planta baja.
  • Pinturas antimoho y lavables. Es posible realizar la aplicación de pinturas que eviten el crecimiento de moho o permitan hacer una fácil limpieza de las superficies, evitando que el moho se adhiera a las paredes y techos, permitiendo su fácil remoción.
  • Contar con buenas condiciones de higiene.