Crisis de contenedores no acabaría antes de primer trimestre

AFP

Luego de más de un año de dificultades para la cadena global de suministros, que incluyeron la logística marítima, terrestre y aérea, y que derivaron en la llamada crisis de los contenedores, para finales de 2021 la situación comenzó a mejorar pero su recuperación total no se alcanzará a dar ni en el primer trimestre de 2022.

Según la compañía danesa Maersk, la segunda más importante del mundo en tráfico de transporte marítimo, la crisis continúa en pleno pues, para ellos, el 2022 despierta con cuellos de botella en aumento en distintos puertos del mundo debido a los nuevos brotes de la variante ómicron del covid-19.

En Colombia, de acuerdo con la Superintendencia de Transporte, durante el periodo de enero a junio del 2021, las zonas portuarias movilizaron en total 81,1 millones de toneladas, registrando una variación negativa del 10%, equivalente a 8,8 millones de toneladas menos en relación con el mismo lapso del año 2020.

Según Óscar Villarruel, socio de Auditoría de la firma Crowe Colombia y autor del informe La cara oculta detrás de la crisis de los contenedores: Cadena de suministro global en alerta, “es claro que las perturbaciones causadas por la pandemia del covid-19 tendrán un impacto duradero en el transporte y el comercio. Estas perturbaciones pueden causar cambios profundos en el panorama operativo del transporte marítimo desde 2022, en los posibles cambios en los patrones de la globalización y en el diseño de la cadena de suministro”.

Citando el informe de Bloomberg, Villarruel asegura que para diciembre de 2021 el 77% de los puertos del mundo seguían experimentando tiempos de espera atípicamente largos y, en pleno diciembre, decenas de barcos aún permanecían inactivos y anclados frente a las costas de los puertos estadounidenses y chinos a la espera de espacio.


Le puede interesar: A preparar el bolsillo: costo de vida seguirá subiendo este año


Este desbalance se da en gran parte por la alta demanda de las economías más desarrolladas, y en nuestro continente es Estados Unidos el más afectado, pero también el que más perturba a Colombia, pues en puertos como el de Los Ángeles aún se forman colas de hasta 40 buques con más de mil contenedores a bordo y retrasos de 38 a 45 días para su cargue y descargue.

Como consecuencia de este “megatrancón”, el experto de Crowe Colombia asegura que “nunca en toda la historia del transporte marítimo se había conocido un aumento tan desproporcionado de los fletes, que en agosto de 2021 llegó a crecer hasta en un 500% frente al año anterior. De ahí que, en toda Sudamérica, el promedio del flete hoy se eleva hasta los 20 mil dólares, cifra que hace unos años no llegaba a los dos mil. En el caso puntual de nuestro país, el costo de los fletes ha pasado de los 1.400 dólares en junio de 2020 a los 15 mil dólares en agosto de 2021”.

Todas estas evidencias demuestran que la cadena de suministro global realmente es muy frágil.

Qué pasa con Colombia

De acuerdo con cifras de la Superintendencia de Transporte, durante el periodo de enero a junio del 2021, las zonas portuarias colombianas movilizaron, en total, 81,1 millones de toneladas, registrando una variación negativa del 10%, equivalente a 8,8 millones de toneladas menos, en relación con el mismo periodo del año 2020. Con respecto al comercio exterior, en exportación para el país se presentó un decrecimiento del 27% en comparación al primer semestre del 2020.

Teniendo en cuenta que los puertos de Cartagena con una participación del 56,3%, Santa Marta con 10,9% y Buenaventura con un 15,3%, aglomeran el mayor tráfico de buques portacontenedores en Colombia, han sufrido también el elevado costo de los fletes, los productos importados vienen presentando un precio más alto para el consumidor, afectando directamente la inflación del país.

En concepto de Óscar Villarruel, “La escasez de contenedores vacíos para mover hacia América Latina está claramente ligada a la operación logística de los puertos de origen y de tránsito, ocasionando que la inflación aumente debido a la mayor demanda de productos y a las altas expectativas en el consumo interno”.