¿Se necesita una tercera emergencia económica?

Foto cortesía

Al completarse un año de la aparición de la pandemia de la covid-19, y preciso cuando los contagios y las muertes se incrementan afectando los lazos de miles de familias colombianas, varios sectores del país se preguntan si es o no el momento para que el Gobierno decrete una tercera emergencia económica.

En la mesa de argumentos la principal razón es que el segundo pico del coronavirus está obligando tanto al Gobierno nacional como a los mandatarios regionales, a establecer otra vez medidas rigurosas como las cuarentenas y toques de queda para hacer que los ciudadanos se aíslen y no se contagien.



Estas determinaciones a la vez extienden los obstáculos a las empresas y negocios para su normal funcionamiento, lo que a su vez produce desempleo.

Sin embargo existen aspectos diferentes en el desarrollo de la pandemia, que al comienzo produjo miles de empresas quebradas, millones de desempleados y cogió a media marcha a un sistema de salud precario.

Fue en ese momento en que el Gobierno decretó dos emergencias económicas, una en marzo y la otra en mayo para facilitar la atención de los contagiados y fortalecer el sistema de salud y la red hospitalaria.

Pero cuando se creyó que las cosas para este año cambiarían, este 2021 arrancó con nuevas medidas de restricción en distintos territorios del país para contener la expansión del virus.

Argumentos

Es por esta razón que primero desde el Congreso de la República y luego desde los gremios, le solicitaron al presidente, Iván Duque, declarar una nueva emergencia económica que le permita tomar más medidas y ampliar los apoyos económicos por la crisis.

A todas estas se debe tener en cuenta que hoy la situación del país ha cambiado. El sistema de salud está funcionando a toda marcha y tal vez se requieren más UCI, pero las ayudas del Gobierno siguen fluyendo tanto a las empresas con el PAEF, como a la población más vulnerable a través de los subsidios solidarios.

El viceministro de Hacienda, Juan Alberto Londoño, dijo que el Gobierno considera que no es necesaria una nueva emergencia económica, una propuesta que ha venido tomando impulso en el Congreso de la República.

El funcionario sostuvo que pensar en nuevas medidas implicaría destinar más recursos de lo que ya se destinan a programas como subsidio a la nómina e ingreso solidario, este último va hasta el mes de junio.

“En este momento no podemos pensar en una nueva emergencia. No consideramos que sean necesarias. Tenemos las herramientas", indicó el funcionario.

Londoño manifestó que el Gobierno está pensando en medidas de largo aliento que puedan focalizar recursos para las personas que están en situación de vulnerabilidad, una vez se terminen los subsidios que hoy ayudan a miles de familias en el país.

Pedidos

Para los colombianos hay que tener claro que cada emergencia no puede exceder el periodo de 30 días calendario y en un año solo se pueden decretar tres de las mismas.

De otro lado, y contrario a los argumentos del Gobierno, varios dirigentes gremiales han manifestado la necesidad de la tercera emergencia económica. Paula Cortés, presidenta de la Asociación de Agencias de Viajes y Turismo (Anato), manifestó que “deberían decretar una tercera y última emergencia económica lo más pronto posible para poder hacer la reactivación de manera rápida con decretos leyes para el sector de turismo, que ha sido tan golpeado. Es muy válido el trabajo que estamos haciendo en el Congreso, pero sabemos que el trámite es mucho más demorado y realmente el sector necesita decisiones rápidas y ágiles”.

A la petición de Cortés también se sumó el presidente de Fenalco, Jaime Alberto Cabal, quien también planteó que en el Congreso se ponga en marcha un mecanismo ‘fastrack’ para que el Gobierno saque a flote las iniciativas que presentó para la reactivación “porque el tema es de urgencia”.

El dirigente gremial expresó que, en caso de ser necesario, hay que echarle mano a la herramienta constitucional que tiene el Ejecutivo de sacar decretos y leyes expeditas, como hizo en la primera etapa de la pandemia. “Todos sabemos que el Gobierno puede hacer tres declaratorias por máximo de un mes, consecutivas o no, para hechos sobrevinientes como ha sido el de la covid-19”.

Por su parte Mauricio Olivera, ex viceministro de Trabajo y director de Econometría, explicó que “los esfuerzos que el Gobierno ha hecho son enormes, han salido distintos decretos en los dos periodos de la emergencia que fueron continuos. Lo esperable es que ya esté definido todo lo que hay que hacer frente a la coyuntura y que lo que vengan sean grandes reformas para salir fortalecidos de la crisis. Estas reformas no se pueden hacer decretando un nuevo estado de emergencia”.

Medidas

Por su parte, el representante de Cambio Radical, César Lorduy, propone volver a la emergencia para retomar algunas medidas y extenderlas en el tiempo.

En declaraciones a EL NUEVO SIGLO, dijo que las razones para pedir otra emergencia “son los mismos argumentos mediante los cuales el año pasado se acudió a la conmoción interior para decretar la emergencia económica en dos ocasiones a través de los Decretos Legislativos 417 y 637 de 2020. En esos decretos están unos argumentos fundamentalmente relacionados con un tema de salud. En este momento si bien todos los esfuerzos del Gobierno están centrados en controlar la expansión de la pandemia, esta sigue su camino de destrucción”.



Para Martha Elena Delgado, directora de Análisis Macroeconómico y Sectorial de Fedesarrollo, más allá de qué medidas debería incluir una nueva emergencia, la pregunta debe girar en torno a qué deben contener las medidas económicas en el mediano plazo. Para ella es fundamental que se mantengan los esquemas de ayuda social, los subsidios y además, de ser necesario revisar los montos de dichos apoyos y también el número de familias alcanzadas.

La experta añadió que además de revisar los montos de los programas de protección al empleo, el Estado debería considerar asumir los pagos de seguridad social durante algunos meses si las firmas están teniendo dificultades por la crisis.

Las emergencias

El 17 de marzo del año pasado con el decreto 417 se expidió la primera emergencia económica con el objetivo de mitigar el impacto de la pandemia. Además, se daba la facultad al presidente Iván Duque para expedir otros actos legislativos para afrontar la pandemia.

Desde ese día hasta hoy se han publicado decenas de decretos.

La segunda emergencia económica, se expidió con el Decreto 637 del 6 de mayo de 2020, por un término de 30 días calendario. Entre las motivaciones se busca “mitigar la crisis ante la inminente destrucción sistemática de los puestos de trabajo con el impacto negativo que esto conllevaría en la economía, no solo de las familias colombianas sino de todo el sistema económico colombiano”.

En ese momento el presidente Duque dijo que Colombia estaba invirtiendo cerca de $117 billones, el equivalente a más del 11% del Producto Interno Bruto (PIB) para atender la Emergencia Económica.