Para calificadoras urge reforma fiscal en el país para no bajar notas

Foto AFP

Aunque la mayor parte de las calificadoras mantuvieron sus notas de la economía colombiana en 2020, pese al incremento del alto déficit fiscal por el impacto de la pandemia, es claro que para este año las cosas son a otro precio.

Ya algunas han adelantado que es fundamental que el país debe impulsar la reforma fiscal que  ya propuso el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, para no arriesgar la calificación de la deuda soberana.



Sin embargo a las intenciones del Gobierno se le debe añadir si el Congreso adelanta el trámite en un año que está convulsionado por la propagación del Covid-19 y la necesidad urgente de conseguir recursos por medio del endeudamiento externo.

El último mensaje de las calificadoras lo hico recientemente la firma Moody’s que en su calificación de diciembre pasado, le cambió su perspectiva a la deuda nacional de estable a negativa. Con eso lanzaron una alerta sobre la urgencia de unos cambios estructurales tributarios, que vayan en línea con una mejora de las finanzas públicas y el recaudo.

De acuerdo con la firma, “la perspectiva podría volver a estabilizarse si Moody’s llegara a la conclusión de que las medidas que implementarán las autoridades resultaron eficaces para generar un aumento sustancial de los ingresos públicos y, al mismo tiempo, abordar las rigideces del gasto, elementos que con el tiempo conducirían a una consolidación fiscal sostenida y coeficientes de deuda pública decrecientes”.

El hueco

Analistas de mercados señalan que los mensajes de las firmas son claros en señalar la necesidad de que el país logre el ambiente para tramitar una reforma tributaria, que ayude a tapar el hueco fiscal de dos puntos del PIB, es decir más de $20 billones.

Richard Francis, analista para América Latina de Fitch Ratings para América Latina, dijo que el tema clave para la agenda del otro año será la reforma tributaria. “También estaremos pendientes de si esta medida será suficiente para incrementar los ingresos y tener un ajuste fiscal”, sostuvo.

En noviembre pasado, esta firma  mantuvo la calificación de Colombia en ‘BBB-’ y su perspectiva se reafirmó como negativa.

Asimismo, Standard & Poor’s Global, también sostuvo la calificación de Colombia en ‘BBB-’ con perspectiva negativa. Según esa calificadora, la decisión respondió a la fuerte contracción de la economía, por lo que un rápido crecimiento para este otro año será clave para que el país reciba buenas noticias en 2021.

Impacto

“Esperamos que el gobierno aplique políticas para contener los déficits fiscales futuros a medida que ceda el impacto de la pandemia. Sin embargo, el debilitamiento de las finanzas públicas puede persistir más de lo esperado, lo que derivaría en una baja de calificación”, dice S&P Global.

 “El país tiene el reto de tramitar lo más pronto posible el proyecto de una posible reforma fiscal”, destacó Francis.

Por su parte, el investigador Mauricio Reina, de Fedesarrollo, cree que el país tendrá al menos hasta el cierre del 2021 para poder mejorar su situación fiscal y de deuda, con el fin de que las calificadoras den el visto bueno de que esas tareas se cumplieron. “Es muy probable que la reforma pase en el segundo semestre y, además, el Gobierno tendrá que hacer unos esfuerzos con el Congreso y políticos para que ésta pase”, dijo.

Mientras tanto, el director de Análisis y Estrategia de Casa de Bolsa, Juan David Ballén, señaló que en medio de la preocupación por una posible baja de la nota soberana, también hay que tener en cuenta que el país ya venía con problemas fiscales y de deuda desde antes de la pandemia, por lo que urgen cambios estructurales. “Definitivamente, no creo que si nos empeoran la nota, la inversión extranjera se vaya a frenar lo suficiente, pero sí tenemos que hacer algo”.