El cine colombiano resistió y se movió por el mundo en pandemia

Foto cortesía

En un 2020 atípico, a pesar de los diferentes retos que se interpusieron para la industria cinematográfica a causa de la emergencia sanitaria ocasionada por el covid-19, el cine continuó luchando por sostenerse, pues entre estrenos, participación en festivales y reconocimientos internacionales, el talento colombiano se movió por el mundo.

Los estrenos de las películas se detuvieron por el cierre de todas las salas de cine desde mediados del mes de marzo pero hacia el mes de julio iniciaron actividades en autocines y en noviembre 540 pantallas abrieron sus puertas con un aforo máximo del 40%.

Según, la última edición del informe de Pantalla Colombia, 26 películas nacionales encontraron espacios en salas de cine y muchos títulos representaron al país en varios de los festivales más importantes del mundo. A continuación, los hechos más importantes del cine colombiano en el 2020.

Enero

A principios del año se estrenó el largometraje No estaba muerto andaba de parranda. La edición 49 del Festival Internacional de Rotterdam que se llevó a cabo del 22 de enero al 2 de febrero se destacó con la importante participación latinoamericana en su programación, ya que en la sección Bright Future que se dedica al talento cinematográfico joven y emergente de visión y estilo propio participó La fortaleza de Jorge Thielen Armand, en donde también tuvo su estreno mundial. 

Febrero

En febrero no solamente se dieron a conocer nuevas historias como Bendita rebeldía, de Laura Pérez y La sinfónica de los Andes, de Marta Rodríguez, sino también la cinta El olvido que seremos participó en el Mercado Cinematográfico de Berlín. Además, la versión número 70 del Festival de Cine de Berlín contó con la participación de los colombianos Juan Pablo Polanco, Angello Faccini, María Rojas Arias, Ana María Pulido y Laura Espine.

Marzo

En este mes Los conductos de Camilo Restrepo, recibió el premio a Mejor Ópera Prima en la Berlinale y cintas como La bronca, de Daniel Vega y Diego Vega; Después de Norma, de Jorge Andrés Botero; Segunda estrella a la derecha, de Ruth Caudeli; y Una madre¸ de Diógenes Cuevas, fueron estrenadas.

Abril

A las pantallas colombianas digitales llegó Sumercé, de Victoria Solano. También las películas Como el cielo después de llover, de Mercedes Gaviria y Rubicón de Manuel Muñoz participaron en la 51 edición del Festival Internacional de Cine de Nyon.

A raíz de la pandemia, las plataformas VOD ganaron mayor protagonismo, es el caso de Mowies, Boonet, CinePlay, CinePlayMax, Videosferas, Cineco Plus que ofrecieron un variado catálogo de cine colombiano y latinoamericano.

Mayo

Las salas alternativas del país debido a sus cierres por el covid-19 generaron estrategias para hacerle frente al confinamiento, entre ellas la Cinemateca de Bogotá, que trasladó su programación a la virtualidad; la Cinemateca La Tertulia, que realizó varios conversatorios virtuales y recomendó una selección de películas; la Cinemateca del Caribe, que montó una sala virtual; Cinema Paraíso, que creó la campaña Cinema Paraíso en Casa; y  Cine Tonalá, lanzó la campaña “Cine Tonalá Resiste”, que contenía varias acciones como la venta de películas, venta de comida a domicilio y se realizaban entrevistas con directores cada semana para salvar este espacio cultural.

Junio

Colombia volvió al Festival de Cannes con la selección de El olvido que seremos de Fernando Trueba; así mismo, el Festival de Cortos de Bogotá, fue incluido en la lista de festivales calificadores a los Premios Goya; y la inclusión en el stand virtual de Proimagenes Colombia de cintas como Entre perro y lobo, Los días de la ballena; Lavaperros, Tantas almas y La noche de la bestia, entre otras.

Julio

La octava edición del Colombian Film Festival New York contó en su selección oficial con cintas como Lavaperros, Monos, Loco por vos, Litigante, Bojayá: entre fuegos cruzados, entre muchas más. Además varias películas colombianas tuvieron una participación importante en varios festivales internacionales como el de Marsella, de Corea del Sur y Seúl.

Agosto

El olvido que seremos, de Fernando Trueba y Jinetes del paraíso de Talía Osorio llegaron a las pantallas virtuales colombianas. Además, Pacífico oscuro participó en la edición 73 del Festival Internacional de Cine de Locarno; Masmelos ganó el premio a Mejor Cortometraje de Ficción, en el Fest - New Directors New Films Festival; y Lavaperros participó en el Festival de Cine de Lima, así como también 13 cintas colombianas hicieron parte de la selección del Festival Internacional de Cine Documental de Buenos Aires.

Septiembre

El niño de los mandados de Carlos Del Castillo ganó los premios a Mejor Largometraje Ficción del Festival, Mejor Director, Mejor Actor para Wilmer Amado y Mejor Dirección de Fotografía para Robespierre Rodríguez en el 6° edición del Festival Internacional de Cine de Guayaquil. Además, Tundama, Mi pasión por David y Cuando los hombres quedan solos llegaron a la pantalla.

Octubre

La VIII edición del Festival del Panorama de Cine Colombiano - París, contó con las producciones Lapü, A colombian family, Arde la tierra, Limbo, Fattal, Sol del llano, Pajarocubo. Además, en los Festivales de Alicante, de España y de Ji.hlava Colombia tuvo una actuación importante.

Noviembre

Se estrenaron las cintas Nowhere, Lázaro, Pirotecnia y El abuelo. También en el Festival Internacional de Cine Documental de Ámsterdam participaron Entre fuego y agua, Opción Cero, Alis, Objetos rebeldes, entre otras. En el Festival Internacional de Cine en Guadalajara, en el Festival Internacional de Cine de Viña del Mar y Festival FILMAR en América Latina, Colombia tuvo una mayor presencia.

Diciembre

El Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana contó en la Selección Oficial con 28 producciones y coproducciones colombianas. Además, se estrenó Dopamina, Ángela, Sobre ruedas, El baño, Terror en la laguna y Como el cielo después de llover.