Las pinceladas de Juliana Plexxo en murales de Miami

Foto cortesía

La artista de arte contemporáneo Juliana Plexxo, se prepara para escribir un nuevo capítulo en su carrera con la revelación de un gigantesco mural a partir de una invitación de la Galería Buró 79, gracias a ser una de las jóvenes promesas emergentes del arte contemporáneo que ya han hecho historia, en uno de los distritos de arte más importantes del mundo como lo es Wynwood, en Miami.

El 14 de este mes, a partir de las 5:00 p.m. será la cita con el trabajo de esta artista, luego del exitoso lanzamiento de la primera exposición en Barcelona, donde se encuentra radicada, y después del arrollador prestigio alcanzado en Bogotá y Miami con la colección de arte en movimiento.

Sus  chaquetas y prendas pintadas a mano e intervenidas se convirtieron en la punta del iceberg de lo que es y será una prometedora carrera en el mundo del arte contemporáneo y que tiene a esta joven colombiana figurando en los medios más importante de España con el lanzamiento de su primera exposición, después de tener la honrosa invitación de ser parte de las alumnas meritoriamente escogidas para estudiar en el taller de Joan Barbará, donde hicieron parte de sus creaciones íconos de la pintura como Miró, Dalí y Picasso, por mencionar algunos.

La joven artista empezó a pintar a raíz de un drama familiar, la muerte de su abuelo. Él había estado muy cerca de ella desde la muerte de su padre a manos del narcotráfico colombiano, cuando era solo una niña.

Su padre era un famoso periodista y cronista taurino que fue vilmente asesinado por investigar y descubrir oscuras relaciones entre los narcotraficantes y las fiestas taurinas en Colombia. Este episodio la volvió más consciente de sus sentidos y le llevó a querer expresarse mediante la pintura.  

En su obra se podrá encontrar un imaginario de colores vivos (rojo, negro, blanco) y misteriosas formas geométricas que se funden con perfiles y ojos de animales y personas. 

Juliana cuenta actualmente con una exposición permanente en el prestigioso centro de arte Wynwood de Miami, donde exhibe y vende sus piezas rodeada de obras de grandes artistas. Ahora, con la creación de este gigantesco mural en Buró 79 que la consolidará como artista plástica, hará parte de ese singular y selecto grupo de nuevos pintores reconocidos a nivel internacional que dejan sus obras itinerantes por el mundo.

Plexxo cuyo nombre de pila es Juliana García, ha sido uno de los últimos fichajes del legendario Taller 46 de Barcelona, fundado por Joan Barbará, uno de los grandes artistas españoles pioneros en el arte del grabado. Su taller comenzó su andadura en 1950 como un espacio de trabajo privado y acabó convirtiéndose en un lugar de experimentación de la técnica del grabado abierto para los artistas más influyentes del mundo.

Por allí han pasado algunos de los virtuosos más importantes del siglo XX y del XXI como Picasso, Miró, Dalí, Saura, Millares, Dieter Roth, Cuixart, Joseph Beuys, Miquel Barceló, Jaume Plensa o Victor Vasarley, entre otros.

La artista se ha formado en este lugar tan especial en la técnica del grabado, actualmente olvidada por las nuevas generaciones a causa de los avances digitales. Todo ello de la mano de los sucesores del maestro Barbará: su hijo Virgili Barbará y su nieto Om Barbará, sus mentores. 

Juliana está causando furor en el mundo del arte al combinar esta técnica que se daba ya por perdida con su sello personal. 

Juliana Plexxo nació en Bogotá, el 25 de agosto de 1993. Su inclinación a la pintura fue desde niña como un don personal, nunca recibió clases de arte. “Recuerdo cuando mi padre, periodista, me llevaba a la redacción y siempre me intentaba distraer con folios en blanco y un lápiz casi sin punta, allí empieza mi universo. Mis padres eran muy aficionados al arte, sobre todo a la pintura y a la música. Más tarde estudié periodismo en la Universidad de Navarra en Pamplona. En aquella ciudad regresó mi pasión por el arte. No obstante, el empujón final surgió tras la muerte de mi abuelo Néstor, un diseñador de moda varonil y artista innato y una de las presencias más importantes en mi vida. Dicen que el sepulcro encierra a menudo dos corazones en el mismo ataúd, y uno de ellos era el mío. En esos momentos fui más consciente de mis sentidos y decidí pintar y pintar hasta inmortalizar mi duelo en un lienzo y fue allí donde nació PLEXXO”, comenta la artista.