Colombia, en nuevo pacto ambiental global

Foto Procolombia

Más de 50 países, incluida Colombia, lanzaron una coalición de “alta ambición para la naturaleza”, copresidida por Costa Rica, Francia y Reino Unido, para proteger al menos 30% de la tierra y de los océanos del planeta.



La Coalición de Alta Ambición (HAC, en inglés) por la Conservación y las Personas busca defender un ambicioso acuerdo para detener la pérdida de especies y proteger los ecosistemas que son vitales para la salud humana y la seguridad económica, dijeron sus promotores durante la cumbre One Planet, de líderes políticos y ambientalistas, realizada en París.

El grupo busca inspirarse en el modelo de la Coalición de Gran Ambición, que trabajó intensamente entre bambalinas para posibilitar el histórico Acuerdo de París en 2015 contra el calentamiento.

La coalición espera que el nuevo acuerdo de defensa ambiental se concrete durante la Convención sobre la Diversidad Biológica, COP 15, prevista para este año en Kunming, China.

Los integrantes de la nueva coalición destacaron que, en conjunto, albergan 30% de la diversidad terrestre y una cuarta parte de las reservas de carbono terrestre del mundo, así como 28% de las áreas prioritarias para diversidad oceánica y más de un tercio de las reservas de carbono oceánico.

En la coalición están, además de los ya referidos, Alemania, Angola, Armenia, Benin, Botswana, Canadá, Chile, Costa de Marfil, República Checa, República Democrática del Congo, Dinamarca, República Dominicana, Ecuador, Emiratos Árabes Unidos, Eslovaquia, Eslovenia, España, Etiopía, Finlandia, Gabón, Granada y Grecia; igualmente, Guatemala, Holanda, Irlanda, Italia, Luxemburgo, Japón, Kenia, Islas Marshall, México, Mónaco, Mongolia, Mozambique, Nicaragua, Nigeria, Pakistán, Panamá, Perú, Portugal, República del Congo, Rumania, Ruanda, Senegal, Seychelles, Suiza, Uganda y la Comisión Europea.



Con el anuncio, comienza lo que los gobiernos que copresiden la coalición consideran un año de acción urgente sobre la biodiversidad y el clima.

La ministra de Ambiente y Energía de Costa Rica, Andrea Meza, dijo que “proteger 30% del planeta sin duda mejorará la calidad de vida de nuestros ciudadanos y nos ayudará a lograr una sociedad justa, descarbonizada y resiliente”.

Agregó que “sanar y restaurar la naturaleza es un paso clave hacia el bienestar humano, creando millones de empleos verdes y azules de calidad y cumpliendo con la agenda 2030”, cuyos Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) 14 y 15 contemplan la protección de la vida submarina y de los ecosistemas terrestres.

El ministro de Estado para el Pacífico y el Medio Ambiente del Reino Unido, Zac Goldsmith, dijo que “tenemos una enorme oportunidad en la Conferencia de Biodiversidad de este año en China para forjar un acuerdo para proteger al menos 30% de la tierra y los océanos del mundo para 2030”.

“No tengamos miedo”

La HAC fue presentada por el presidente costarricense Carlos Alvarado en septiembre del 2019, durante la Cumbre del Clima de la ONU que se realizó en Nueva York.

“No tengamos miedo”, dijo Alvarado, “saquemos este reto adelante”. 



El mandatario costarricense también anunció en París el Fondo Azul Por Siempre, que asegurará la sostenibilidad financiera y la conservación a largo plazo de nuestra biodiversidad marina.

Junto al cambio climático, la pérdida galopante de biodiversidad es uno de los mayores desafíos a los que se enfrenta el hombre en los próximos años, cuya supervivencia está directamente relacionada con los recursos que ofrece la naturaleza.

Entre 1970 y 2016, el mundo perdió más de dos tercios de los vertebrados, con un desplome brutal en algunas regiones, como las zonas tropicales de América Central y del Sur (-94%), según un informe publicado en septiembre por el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF).

Además, alrededor de un millón de especies animales y vegetales de un total de ocho millones estimadas en la Tierra corren peligro de extinción, advirtieron en 2019 los expertos en biodiversidad de la ONU (IPBES).

En el foro que lanzó la coalición se destacó que la pérdida continua y rápida de áreas naturales en todo el mundo representa “una grave amenaza para la salud y la seguridad de todos los seres vivos”.

“Los científicos han documentado que los humanos han alterado gravemente 66% de nuestro océano y 75% de nuestras áreas terrestres”, se indicó en el informe de lanzamiento de la coalición.

También se recordó que según la IPBES alrededor de un millón de especies de animales y plantas están ahora amenazadas de extinción, muchas de ellas en esta década.



Igualmente se planteó que “nuestras economías deben cambiar la forma en que hacen negocios”, pues “una vez que nuestro mundo natural se ha ido, no hay forma de recrear el valor económico de 125 billones (millones de millones) de dólares que nos proporciona cada año”.

El foro en París ventiló estudios según los cuales proteger 30% de la tierra y de los océanos con nuevos programas conservacionistas puede crear 650 000 puestos de trabajo y sustentar 30 millones de empleos en actividades como ecoturismo y pesca sostenible. /IPS/Anadolu/AFP

Incumplidos con la naturaleza

El mundo no ha cumplido ninguno de los objetivos de biodiversidad mundial fijados para 2020 y además se enfrenta a un déficit de financiación de 711.000 millones de dólares anuales hasta 2030, advirtió el secretario general de la ONU, Antonio Guterres. Por ello, aplaudió el anuncio de que la Gran Muralla Verde, una gran extensión ecológica que cruza el continente africano de oeste a este, recibirá más de 14.000 millones de dólares.

Durante su discurso ante la Cumbre “Un Planeta para la Biodiversidad”, Guterres indicó que el recién entrado 2021 ha de ser el año de la reconciliación entre la humanidad y la naturaleza tras el continuo maltrato de los humanos al planeta.



“Hasta ahora hemos estado destruyendo nuestro planeta. Hemos abusado de él como si tuviéramos uno de repuesto. Nuestro actual consumo de recursos requiere casi dos planetas, pero sólo tenemos uno. Si equiparáramos la historia de la Tierra con un año natural, habríamos usado un tercio de sus recursos naturales en los últimos 0,2 segundos”, explicó.