Donald trump

Off the Récord

Febrero 20, 2017 - 12:15 AM
Una alta fuente gubernamental indicó que la reunión entre los presidentes Donald Trump y Juan Manuel Santos, en Washington, se estaría dando hacia mayo o junio, pese a que Bogotá quisiera que fuera mucho antes. Sin embargo se podría abrir una posibilidad más cercana si llega a concretarse una versión según la cual Trump no descarta convocar una cumbre presidencial continental extraordinaria para despejar las dudas que tiene la región sobre lo que será la política norteamericana para Centro y Suramérica. Lo cierto es que la agenda de Trump no es tan rígida como se pensaría y prueba de ello es que la líder opositora venezolana, Lilian Tintori, que viajó a Washington la  semana pasada con el fin de entrar en contacto con altos funcionarios de la Administración, terminó en cuestión de horas reunida con el Vicepresidente y el propio Presidente, en el salón oval. Colombia y la relación Trump-Maduro Y hablando de Venezuela, algunos internacionalistas colombianos han advertido que el nuevo tono de la administración Trump contra el gobierno de Nicolás Maduro forzará, más temprano que tarde, que el presidente Santos tenga que empezar a abandonar esa postura de neutralidad asumida frente al pulso entre el oficialismo y la oposición en el vecino país. “… Obama presionó diplomática y políticamente a Venezuela pero de ahí no pasó… pero en el gobierno Trump, en menos de una semana, no solo se puso en la lista negra el Vicepresidente venezolano, sino que el propio Trump ya exigió a Maduro que deje en libertad al preso político más connotado de Venezuela”, dijo un profesor de relaciones internaciones de una muy  reconocida universidad de la capital del país. Listas y paradoja uribista Hay paradojas en el Centro Democrático de cara a lo que será la confección de la lista de candidatos para el Senado y la Cámara en los comicios de marzo de 2018.  Como se recuerda en el uribismo fue uno de los dos partidos que presentó una lista al cerrada al Senado en las elecciones parlamentarias de 2014.  Jalonados por el nombre del expresidente Álvaro Uribe, esa plancha sumó más de dos millones de votos y una veintena de escaños en la cámara alta. Ahora hay presiones internas de algunos parlamentarios y dirigentes que consideran que debería analizarse la posibilidad de que la lista al Senado para el próximo año siga teniendo a Uribe como cabeza pero que se haga por voto preferente. Paradójicamente, el Gobierno planteó la semana pasada que en la reforma política que se tramitará al amparo del ‘fast track’, se elimine el voto preferente y se retorne a la lista cerrada partidista. ¿Galán como cabeza de lista roja? En las toldas del Partido Liberal se asegura que si Humberto De la Calle  llega a ser escogido como su candidato presidencial para el próximo año, sin necesidad de acudir a una consulta interna, se podría proponer al senador Juan Manuel Galán, quien también suena como precandidato, que aplace sus aspiraciones para el 2022 y que siga en el Senado, volviéndole a dar la ventaja de ser cabeza de lista, desplazando a Horacio Serpa, que lo ocupó en 2014.  De otro lado, se insiste en que el expresidente César Gaviria retomará las riendas como jefe único a partir de mitad de año y que todo depende del resultado en la próxima convención partidista que se citaría en marzo, en la que debe definirse el vacío estatutario, con lo que se definirá si se hace obligatoria o no una consulta popular interna para escoger el candidato presidencial liberal.
Chismes políticos en Colombia

Off the record

Febrero 19, 2017 - 12:15 AM
La renuncia de Jorge Londoño a la cartera de Justicia para lanzarse al Senado en los comicios de marzo de 2018 prendió las especulaciones en las toldas de la Alianza Verde, respecto a quién podría ser la cabeza de lista de esa colectividad para dicha corporación legislativa. En vista de que la senadora más votada, Claudia López, no buscará repetir curul y hoy ya es precandidata presidencial, se tenía pensado que la plancha debería ser encabezada por Antonio Navarro. Sin embargo el reingreso de Londoño a la lista para el 2018, podría ampliar ese pulso, en el que además se menciona la posibilidad de que la hoy representante a la Cámara, Angélica Lozano, también quiera dar el salto a la cámara alta y pelear por la cabeza de la lista.   ¿El primer no del Congreso al Gobierno? Y hablando de las cabezas de lista, en el liberalismo se asegura que esa es una discusión que se está haciendo sobre arenas movedizas porque todo podría cambiar si llega a aprobarse, por la vía rápida legislativa, la anulación del voto preferente y volver al mecanismo de listas cerradas partidistas.  “…Yo veo al Gobierno muy jugado en este tema de las listas cerradas, incluso desde cuando los alcances de la reforma al sistema político fueron analizados en La Habana, hace ya tres años... Lo que no creo es que el Congreso le jale al asunto y allí podría darse la primera gran negativa del Parlamento a los proyectos relacionados con la implementación del acuerdo de paz con las Farc”, dijo un senador de las toldas rojas en dialogo con EL NUEVO SIGLO. Mejor Cárdenas que Cristo ¿Cuánto podría costar la financiación estatal de las campañas electorales por un lapso de ocho años? Esa es la pregunta que se hacían el miércoles varios parlamentarios tras escuchar al ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, proponiendo que las arcas oficiales sufragaran los costos proselitistas por los siguientes dos periodos electorales.  Los cálculos iban desde dos billones de pesos hasta más de tres, por lo que algunos congresistas indicaron que en lugar de estar escuchando a Cristo el que le correspondería estar allí  era al titular de Hacienda, Mauricio Cárdenas, quien a más de un parlamentario le ha reiterado que la ‘olla esta raspada’, es decir que el presupuesto estatal no da para que le cuelguen más gastos imprevistos. Correa, sucesión y paz Hoy se llevan a cabo las elecciones presidenciales de Ecuador y, contrario a anteriores comicios, la campaña no ha tenido a Colombia como un tema principal de discusión entre los candidatos. Sin embargo, en la cumbre que hubo esta semana en ese país entre los presidentes Juan Manuel Santos y Rafael Correa, junto a sus respectivas nóminas ministeriales, el mandatario socialista alcanzó a decir que esperaba en que su sucesor prosiga el apoyo al proceso de paz en Colombia. “Supongo que el próximo Gobierno, independiente del signo ideológico que tenga, continuará con este esfuerzo de la búsqueda de la paz, en la colaboración e integración entre países hermanos”, dijo Correa. Algunos entendieron la frase como un nuevo apoyo a su candidato oficialista, Lenín Moreno, en detrimento de los aspirantes de la oposición.
votaciones

Off the Récord

Febrero 18, 2017 - 12:15 AM
Bajar a 16 años la edad mínima para poder ejercer el derecho al sufragio podría generar una desarticulación de toda la política para la infancia y adolescencia. Por ejemplo, un exmagistrado de la Corte Suprema de Justicia indicaba ayer que si en Colombia se considera que una persona tiene a los 16 años la suficiente madurez y criterio como para elegir a sus gobernantes, de igual manera debería considerarse que a partir de esa edad puede ser procesado penalmente como una persona adulta, sin flexibilidad penitenciaria alguna. Sin embargo, hay tratados y convenciones de índole internacional suscritos por Colombia que plantean que hasta los 18 años los menores tienen una protección prevalente de sus derechos, según el jurista. Desde 2011 está la propuesta La propuesta del Gobierno no es nueva. A finales de 2011 el entonces ministro del Interior, Germán Vargas Lleras, se mostraba de acuerdo con que así como en Colombia se atribuía la responsabilidad penal a quienes fueran  mayores de 16 años, también debería reconocérseles a estos jóvenes todos los derechos políticos propios de los adultos . Incluso se radicó, con apoyo del Gobierno, una iniciativa en ese sentido. “Me parece que podría avanzarse en esa materia toda vez que un joven a los 16 años hoy en Colombia, es plenamente consciente de sus deberes y de sus responsabilidades”, aseguró el entonces jefe de la cartera política. No pasó en Estatuto de Juventud Un senador de La U también opinó sobre este tema en una charla informal con varios periodistas. Recordó que en los siete años que lleva en el Congreso ha visto naufragar por lo menos en cinco ocasiones estas propuestas de rebajar la edad para el voto en Colombia. Recordó, por ejemplo, que esta idea era una de las principales del proyecto de ley sobre Estatuto de la Juventud -aprobado años atrás-, pero la propuesta no fue admitida por el Congreso, pese a que sus defensores trajeron a colación la cantidad de países en donde a partir de los 16 años se puede ejercer el derecho al sufragio, ya sea plenamente, es decir para elecciones generales como presidenciales y parlamentarias, o de manera restringida a comicios y decisiones de carácter local. Referendo de paz y voto obligatorio En cuanto al voto obligatorio, que también hace parte de las propuestas de reforma política que el Gobierno puso sobre el tapete esta semana, se recuerda que la última vez que se mencionó este tema fue a finales de 2014 cuando se planteó como una opción de cara al mecanismo de refrendación popular del acuerdo de paz con las Farc, que ya por entonces iba a medio camino en Cuba. El senador Roy Barreras lo venía impulsando e incluso se alcanzó a contemplar dentro del proyecto de reforma de “Equilibrio de poderes”, pero se hundió. Luego se contempló como posibilidad para impulsar la votación en el “referendo por la paz”, que consistió en una reforma que se aprobó para permitir que esta cita en las urnas se pudiera hacer el mismo día de una elección ordinaria. Se buscaba que el proceso refrendatorio  del acuerdo de paz se diera el mismo día de las elecciones regionales y locales, en octubre de 2015. Tampoco recibió el visto bueno del Parlamento. Incluso para el plebiscito de paz Y para terminar con el voto obligatorio, se recuerda  que también se alcanzó a mencionar a finales de 2015, cuando el Congreso aprobó el acto legislativo para citar a un plebiscito refrendatorio del acuerdo de paz con las Farc. Varios senadores insistieron en que debía colgársele al acto legislativo un artículo sobre la obligatoriedad del voto para esta decisión, pero el Gobierno  pidió eliminar dicha prerrogativa. “Al Gobierno no le gusta el voto obligatorio de ninguna manera y menos en un mecanismo de participación ciudadana”, dijo a comienzos de noviembre de 2015 el ya ministro del Interior, Juan Fernando Cristo.
Chismes políticos en Colombia

Off the record

Febrero 17, 2017 - 12:15 AM
Todo hace indicar que la propuesta del ex vicepresidente Humberto De la Calle Lombana para que se haga una coalición política en defensa del proceso de paz antes de la primera vuelta presidencial, en mayo de 2014, no tuvo el eco esperado y así como van las cosas el escenario pinta para que las coaliciones se configuren solo de cara a las segunda vuelta.  Un senador liberal le dijo a un periodista de EL NUEVO SIGLO que el problema De la calle “…es que quiere arreglar primero la cuadra en lugar de concentrarse y empezar por la casa”, en relación a que antes de plantear cómo será la coalición interpartidista debe definirse como se escogerá el candidato liberal.  Reciclaje de reforma política (I) La propuesta de eliminar la Vicepresidencia no tiene nada novedoso. Desde tiempos de Angelino Garzón el presidente Santos ya había planteado la idea de volver  a la figura del Designado. Incluso, esa propuesta fue el principio de sus diferencias con el entonces segundo a bordo. Tampoco es inédita la idea de ampliar el período presidencial, ya que desde su primer mandato el Jefe de Estado propuso que el período fuera de seis años, obviamente sin reelección y sin que lo beneficiara a él. Reciclaje de reforma política (II) Precisamente durante la instalación del Congreso el 20 de julio de 2014, recién reelecto, el Primer Mandatario dijo que “en primer lugar, vamos a eliminar la relección presidencial y a extender el período presidencial a cinco o seis años. Y que quede muy claro: esta extensión no me beneficiará a mí de ninguna manera sino a los mandatarios que me sucedan. Buscaremos, así mismo, una fórmula para unificar el periodo presidencial con los periodos de alcaldes y gobernadores. Dicha propuesta de reforma política fue llevada al Congreso pero no progresó, salvo la prohibición de la reelección que se incluyó en la llamada “Reforma de equilibrio de poderes”, que si bien fue aprobada, luego la Corte Constitucional tumbó más de un 80 por ciento, sobre todo en lo relativo a los cambios en materia de justicia. Reciclaje de reforma política (III) Pero la nueva idea de reforma política que plantea ahora el Gobierno para tramitarse por la vía rápida legislativa, al amparo del desarrollo normativo del acuerdo de paz con las Farc, no solo recicla lo de la ampliación del período presidencial sino también otros aspectos como los de eliminar el voto preferente y volver al sistema de listas cerradas de candidatos a corporaciones públicas de elección popular, así como la revisión de la circunscripción nacional para Senado. “… En este Congreso hay 13 departamentos, que no tiene senadores, y eso es algo que tenemos que corregir”, dijo Santos pero aunque tenía las mayorías parlamentarias se sabía desde entonces que difícilmente esa clase de reformas serían aprobadas por el Congreso, como finalmente terminó sucediendo. La previsión de Piedad Córdoba Y más sobre este tema. En abril de 2013 ya la exsenadora Piedad Córdoba había hablado del período  presidencial de seis años pero planteándolo directamente para favorecer al presidente Santos, con el fin de proteger la continuidad del proceso de paz que por esa época apenas llevaba ocho meses de instalado en Cuba. La idea de Córdoba era que no se citara a elecciones en 2014 sino que ese primer período de Santos se ampliara en dos años más.  Obviamente la idea nunca paso de la mera propuesta. Tiempo después en La Habana se alcanzó a rumorar que las Farc eran partidarias de esa idea, pero obviamente en medio de la polarización política, no se oficializó en la sugerencia subversiva.