CORTE DA PLAZO DE 6 MESES
Ordenan proteger los derechos del río Atrato en Chocó

Proteger los derechos del río Atrato como objetivo primordial, exigió la Corte Constitucional al Gobierno mediante el fallo de una tutela. Señala la Corte en su determinación que “se debe reforestar las zonas afectadas por la minería ilegal, garantizar la erradicación definitiva de la actividad minera ilegal en todo el departamento del Chocó y recuperar el cauce del río Atrato" afectado por la extracción ilegal.

La acción de tutela fue interpuesta por el Centro de Estudios para la Justicia Social “Tierra Digna”, en representación del Consejo Comunitario Mayor de la Organización Popular Campesina del Alto Atrato (Cocomopoca), el Consejo Comunitario Mayor de la Asociación Campesina Integral del Atrato (Cocomacia), la Asociación de Consejos Comunitarios del Bajo Atrato (Asocoba), el Foro Inter-étnico Solidaridad Chocó (Fisch) y otros, contra la Presidencia de la República y otros.

A través de su pedido, los demandantes pedían detener el uso intensivo y a gran escala de diversos métodos de extracción minera y de explotación forestal ilegales, que incluyen maquinaria pesada (dragas y retroexcavadoras) y sustancias altamente tóxicas (como el mercurio) en el río Atrato (Chocó), "que están teniendo consecuencias nocivas e irreversibles en el medio ambiente, afectando con ello los derechos fundamentales de las comunidades étnicas y el equilibrio natural de los territorios que habitan".

Según los demandantes, la contaminación más grave es el vertimiento de mercurio, cianuro y otras sustancias químicas tóxicas relacionadas con la minería "lo que representa un alto riesgo para la vida y la salud de las comunidades toda vez que el agua del río es utilizada para el consumo directo es la fuente principal para la agricultura, la pesca y para las actividades cotidianas de las comunidades".

El fallo

Con ponencia del magistrado Jorge Iván Palacio, quien terminó su periodo en febrero, y apoyado por los magistrados Alberto Rojas y Aquiles Arrieta, ordenan proteger el Atrato como una entidad autónoma sujeta de derechos, lo que quiere decir que el Gobierno deberá "adoptar enfoques integrales de conservación en relación a la diversidad biológica y cultural".

La Corte va más allá y tiene en cuenta los reportes de la Defensoría del Pueblo, que hace tres años declaró emergencia humanitaria y ambiental y evidenció que en el 2014 murieron 24 niños indígenas por el consumo de las aguas del río contaminadas con mercurio.

En el fallo, la Corte le da un plazo al Gobierno de 6 meses para que implemente un plan de acción "para neutralizar y erradicar definitivamente las actividades de minería ilegal que se realicen no solo en el río Atrato y sus afluentes, sino también en el departamento de Choco".

En este sentido, la Corte reitera que es obligación del Estado colombiano judicializar y erradicar definitivamente toda actividad minera ilegal que se realice en el país.

Plan urgente

Entre tanto, al Ministerio de Ambiente, al Ministerio de Hacienda, al Ministerio de Defensa, a Codechocó y Corpourabá, a las Gobernaciones de Chocó y Antioquia (...) que "se diseñe y ponga en marcha un plan para descontaminar las fuentes hídricas del Choco”, comenzando por la cuenca del río Atrato y sus afluentes, los territorios ribereños, recuperar sus ecosistemas y evitar daños adicionales al ambiente en la región".

La sentencia, además dice textualmente: "En consecuencia, la Corte ordenará al Gobierno nacional que ejerza la tutoría y representación legal de los derechos del río (a través de la institución que el Presidente de la Republica designe, que bien podría ser el Ministerio de Ambiente) en conjunto con las comunidades étnicas que habitan en la cuenca del río Atrato en Chocó; de esta forma, el río Atrato y su cuenca, en adelante".

El Chocó se asienta en una de las regiones más biodiversas del planeta conocida como el Chocó biogeográfico, es uno de los territorios más ricos en diversidad natural, étnica y cultural de Colombia y alberga cuatro regiones de ecosistemas húmedos y tropicales, en donde el 90% del territorio es zona especial de conservación4 y cuenta con varios parques nacionales como “Los Katíos”, “Ensenada de Utría” y “Tatamá”. 

Asimismo posee un gran valle ubicado de sur a norte, a través del cual corren los ríos Atrato, San Juan y Baudó. La cuenca del río Atrato con 40.000 km2 representa poco más del 60% del área del departamento y es considerada una de las de mayor rendimiento hídrico del mundo. El río San Juan (15.000 km2 ) por su parte, corre en dirección norte-sur y desemboca en el Océano Pacífico: es uno de los ríos más ricos del mundo en recursos maderables y minerales. Por su parte, el río Baudó (5.400 km2) corre paralelo al San Juan, entre este y el Litoral Pacífico. 

El río Atrato es el más caudaloso de Colombia y también el tercero más navegable del país, después del río Magdalena y del río Cauca. El Atrato nace al occidente de la cordillera de los Andes, específicamente en el Cerro Plateado a 3.900 metros sobre el nivel del mar y desemboca en el golfo de Urabá, en el mar Caribe. Su extensión es de 750 kilómetros, de los cuales 500 son navegables. La parte más ancha del río tiene una longitud de 500 metros y en cuanto a la parte más profunda se estima cercana a los 40 metros. Recibe más de 15 ríos y 300 quebradas; entre los principales se cuentan: el Andágueda, Baté, Bojayá, Buchadó, Cabí, Cacarica, Capá, Domingodó, Napipí, Neguá, Muguindó, Murrí, Opogodó, Puné, Quito, Salaquí, Sucio, Tagachí y Truandó.