PETRO VERSUS DUQUE
Perfil de dos paralelos

Es importante que el elector conozca bien la trayectoria de quienes disputan la presidencia de Colombia. Me puse a investigar antecedentes y vida de ambos. Pretendo ser objetivo para ilustrar a quienes me lean y van a votar por alguno de los dos.

Gustavo Petro: 58 años, pertenece a la generación Baby Boomers (1945-1964) nació el 19 de abril de 1960 en Ciénaga de Oro, Córdoba. Economista de la Universidad Externado de Colombia con otros estudios cuyas acreditaciones no están claras. No habla otro idioma. Católico de bautizo, no practicante y con base a su ideología y antecedentes no es creyente.

Iván Duque: 41 años, pertenece a la generación X (1964-1985) nació el 1 de agosto de 1976, en Bogotá. Abogado de la Universidad Sergio Arboleda con maestrías y otros estudios acreditados en los Estados Unidos, domina perfectamente el inglés. Católico de bautizo y practicante, persona devota y creyente.

Cuando Iván Duque nace, Gustavo Petro portaba un fusil en sus manos, hacia parte de la organización guerrillera M19 bajo los alias de Comandante Andrés y/o Aureliano, sus prácticas eran secuestro, extorsión, asaltos, boleteo, vacunas y existen algunas acusaciones de narcotráfico. Gustavo Petro fue capturado, enjuiciado y condenado. Durante su clandestinidad ejerció en la vida política como concejal de Zipaquirá, realizaba ambas actividades paralelamente: la pública y la clandestina. Una amnistía le permitió la libertad y se dedicó a la política logrando ser Representante a la Cámara, Senador, Alcalde de Bogotá y dos veces candidato a la Presidencia.

Iván Duque se inicia profesionalmente como funcionario de la CAF, Corporación Andina de Fomento Banco Desarrollo de América Latina, luego en el Ministerio de Hacienda, más adelante en el Banco Interamericano de Desarrollo, BID, y posteriormente en la Organización de las Naciones Unidas ONU. Senador en 2014, siendo escogido como el mejor parlamentario del país. Nunca ha empuñado un arma, jamás ha transgredido el orden, la Constitución ni la ley.

Observando el paralelo, hay enormes diferencias de fondo y forma, Petro es el producto de la reacción, mientras Duque de la proaccion. Cuando Petro delinquía y destruía, Duque construía y aportaba al país. Como congresistas ambos: Petro se destacó por denunciar, mientras Duque por proponer. Como alcalde Petro fue pésimo administrador, produciendo enorme detrimento patrimonial a la ciudad; Duque como funcionario fue de grandes resultados.

Estamos a tres días de elegir el próximo Presidente, entre un viejo exguerrillero autocrático y un joven democrático. “Por sus hechos los conoceréis” máxima vigente. ¿Que nos aportan modelos socialistas vetustos, anacrónicos, fracasados y corruptos?, mientras podemos construir en medio de las dificultades con propuestas modernas, equitativas, justas y proactivas.

La decisión es nuestra, tenemos la responsabilidad del presente y futuro de Colombia, no podemos en nombre de las ideologías dejarnos llevar por falsas y peligrosas propuestas populistas. Por lo pronto yo tome mi decisión, votaré por Duque porque creo en él, en sus propuestas y porque creo que es el momento de las nuevas generaciones.

[email protected]