BOGOTÁ , COLOMBIA / Domingo 21 Diciembre / 2014  |   Primer diario de análisis y opinión                 


La otra cara de Laura Acuña

La presentadora y modelo Laura Acuña entró a explorar una nueva faceta en su vida: la de empresaria, pues hace dos meses abrió su almacén de ropa que lleva su mismo nombre, en donde las mujeres colombianas se podrán identificar con el estilo de esta mujer que anda muy agradecida con la vida y haciendo lo que más le gusta.

Laura Acuña® es una marca de ropa casual femenina, con diseño basado en la tendencia internacional, enfocada hacia una mujer casual, contemporánea, moderna y con una gran innovación en moda.

Laura dialogó con EL NUEVO SIGLO sobre su nuevo papel y las expectativas que tiene con su empresa.

EL NUEVO SIGLO: ¿Cómo nació la idea?

LAURA ACUÑA: Hace dos años tuve la idea de sacar una empresa que tuviera que ver con moda. La moda siempre me ha gustado, entonces decidí hacerlo a niveles más masivos y aunque la idea era sacarla hace dos años primero inicié una etapa de exploración porque eso no es lo mío, yo no soy Administradora de Empresas ni mucho menos, pero sí tenía claro lo que quería hacer. Ya después de todo ese proceso y viendo cual era la mejor opción, por fin se materializó hace dos meses. Estoy muy contenta porque estoy haciendo otra cosa de las que me gusta hacer, y adicionalmente nos ha ido muy bien.

ENS: ¿Cómo logra balancear el papel de profesional, mujer de casa y empresaria?

LA:No es tan difícil. Lo único que no comparto con mi familia es el tema de la televisión, pues es lo que hago, pero en los otros aspectos sí; por ejemplo, en la empresa están involucrados mis papás y mi esposo, entonces son cosas que lo unen a uno más que alejarlo y se complementan.

ENS: ¿Qué expectativas tiene con la tienda?

LA:Todas, yo quiero que Laura Acuña® sea una marca que representa el país en cuanto a moda. Tengo muchos proyectos a futuro con esto y muchas cosas para hacer y siento que no he dado ni medio paso; además, es muy rico fortalecer la empresa colombiana y que esto llegue a competir a nivel internacional con otras marcas. Cuando uno se mete a crear empresa busca expandirse, por beneficio propio y general, y que chévere que nos identifiquen por otras cosas. Ahora el deporte es una, los músicos otra y los empresarios que fueran otra.

ENS: ¿En algún momento, por la creación de la empresa, piensa retirarse de la televisión?

LA:Lo uno no pelea con lo otro, en este momento no veo la necesidad de hacerlo y la verdad no se qué va a pasar a futuro; de pronto se expanda tanto y me salga, no se qué va a pasar, yo sólo confío en el camino que tiene trazado Dios y que sea lo que Él quiera.

ENS: ¿Ahora que es empresaria, qué significa esto para usted?

LA:Es que uno debe hacer en la vida las cosas que lo apasionen y le gusten y mas que cualquier otro oficio hay que hacer un buen trabajo y hacerle caso a la intuición y a su gusto. Pocas personas en el mundo tenemos la oportunidad de hacer lo que nos gusta, las cosas que nos mueven el piso y vivir de eso, yo estoy en ese plan.

ENS: ¿Qué van a encontrar las mujeres en la tienda Laura Acuña?

LA:Yo pienso que todos somos diferentes y todo lo que está en la tienda es lo que a mí me parece bonito, y con ese sello personal también se convierten en prendas que a mí me gustaría verle a los demás, porque una cosa es comprar ropa para uno y otra comprar de forma masiva. Entonces es como visualizas la moda y las tendencias y eso hace que el almacén Laura Acuña sea diferente a los demás. Por otro lado, las mujeres que vayan a la tienda van a encontrar una asesoría, que para mí es clave, que les va a ayudar a escoger la prenda perfecta y eso para mí es muy chévere.

ENS: ¿En qué momento está en su almacén?

LA:Eso depende mucho, hay días en los que puedo ir y otros que no puedo, pero cuando estoy allá me encanta “muñequiar” y eso es lo más delicioso, además la idea es que las mujeres que vayan se sientan cómodas con su cuerpo.

ENS: ¿Cuándo la vamos a ver como mamá?

LA:Es como dicen las mamás “cuando Dios quiera” y toca esperar, yo no estoy evitando un embarazo ni mucho menos, lo que pasa es que no se ha dado y cuando llegue el momento, pues perfecto; ahora todo está bien, en orden, pero no se ha dado.