Vuelve proyecto que reglamenta la seguridad social de taxistas

Se insistirá en radicar el próximo 20 de julio el proyecto de ley por medio de la cual se reglamenta la seguridad social integral para los conductores de servicio público de transporte terrestre automotor en vehículos taxi, de carga y mixto, el cual se hundió en días pasados  a pesar de haber sido aprobado en dos debates, pero que no se podía discutir más porque ya sumaba dos legislaturas.

Así lo anticipó a EL NUEVO SIGLO el senador liberal Álvaro Antonio Ashton Giraldo. “Se hundió por trámite, la vamos a radicar nuevamente el 20 de julio”.

Sin embargo, el Parlamentario atlanticense dijo que le hará dos modificaciones al articulado del proyecto que ya presentó y en el que insistirá en la legislatura que se avecina: “Uno, este proyecto de ley es solamente seguridad social, no tiene nada que ver con contrato de trabajo. Y dos, es fundamental que en este proyecto de ley todo lo que está en el régimen subsidiado, lo que son conductores y dejan de ser conductores, no tienen ningún inconveniente en mantenerse en el régimen subsidiado. O sea que no pierden los derechos asistenciales del Estado”.

Ashton Giraldo radicó esta iniciativa el 21 de julio de 2014, logrando su aprobación el 26 de mayo de 2015 en la Comisión Séptima del Senado de la República. Este año, el 4 de abril, la iniciativa fue aprobada en segundo debate por la plenaria de esta Corporación.

La iniciativa de ley que se hundió en el Congreso tenía como objeto reglamentar la seguridad social del taxista en el territorio nacional, así como la creación de condiciones para el bienestar social, económico y la armonización de las relaciones con los propietarios de los taxis.

Adicionalmente y en aras de ampliar ese marco de la seguridad social a la cual los taxistas puedan estar vinculados, esta iniciativa también pretendía la concertación de la tarifa por representantes del gremio, los propietarios y el Gobierno municipal.

No obstante como lo anticipó el Senador liberal a este Diario, la iniciativa que radicará el 20 de julio venidero se enfocará ahora solamente en el tema de la seguridad social.

 

Propuesta

La iniciativa del senador Ashton establece que “los conductores de los equipos, destinados al servicio público de transporte terrestre automotor en vehículos taxi, transporte terrestre automotor de carga y transporte terrestre automotor mixto, deberán estar afiliados como cotizantes al Sistema General de Seguridad Social, de lo contrario no podrán operar sin que se encuentren activos en los sistemas de pensiones, salud y riesgos laborales”.

Añade que los conductores del servicio público de transporte terrestre automotor podrán acceder a los beneficios del Fondo de Solidaridad Pensional a través del Programa de Subsidio al Aporte en Pensión.

De igual forma, la iniciativa indica que el Sistema General de Seguridad Social establecerá las pautas para la afiliación y pago de la cotización a la seguridad social de los conductores del servicio público de transporte terrestre automotor en vehículos taxi, transporte terrestre automotor de carga y transporte terrestre automotor mixto, en todo el territorio nacional.

Sobre esta materia el Gobierno nacional expidió el Decreto 1047 del 4 de junio de 2014, por el cual se establecen normas para asegurar la afiliación al Sistema Integral de Seguridad Social de los conductores del servicio público de transporte terrestre.

Dicho decreto, explica la iniciativa, buscó garantizar el efectivo acceso de los conductores de servicio público de transporte terrestre, lo cual implicaba la modificación de protocolos de operación y adicionalmente demandó nuevas cargas administrativas que requieren de instrumentos adecuados para su normal desarrollo, de tal forma que viabilicen el ejercicio empresarial en el marco de sus obligaciones, promoviendo la competencia y, en cumplimiento de lo dispuesto en el artículo 65 de la Ley 336 de 1996, procuren la armonía en las relaciones entre las distintas partes que intervienen en la prestación del servicio público de transporte.

 

La meta es que todos los taxistas del país queden cubiertos por la seguridad social.