BOGOTÁ , COLOMBIA / Jueves 18 Diciembre / 2014  |   Primer diario de análisis y opinión                 


El café kogui desplazó a la coca

Durante los últimos cinco años el Ministerio de Justicia ha logrado hablar el mismo lenguaje con la comunidad Kogui, de la Sierra Nevada de Santa Marta, con el objeto de abrirle una oportunidad al café tras la erradicación voluntaria de 500 hectáreas de coca. Hoy este esfuerzo da frutos, con un café Kogui que es muestra de legalidad, progreso y futuro para los habitantes de la Sierra Nevada.
Hace cinco años los terrenos de la Sierra, propiedad ancestral de la familia Kogui, estaban colonizados por personas ajenas a la comunidad y proliferaban las plantaciones de coca. Luego de una intervención, que inició con las familias guardabosques, impulsadas por el Gobierno nacional, los indígenas pudieron recaudar los recursos suficientes para recuperar sus tierras y se comprometieron a eliminar poco a poco las plantaciones ilegales. Allí sembraron 1.100 hectáreas de café de acuerdo a sus costumbres –que incluyen el agradecimiento a la madre tierra y el no uso de fertilizantes– y gracias al apoyo de la cartera de Justicia recibieron un laboratorio de producción y empaque con el cual podrán dinamizar su producción.
En esta iniciativa el Ministerio de Justicia invirtió un total de 70 millones de pesos para la adquisición e instalación de equipos para el procesamiento de café pergamino seco y empaque de café tostado y molido. El apoyo incluyó trilladoras, tostadoras, molinos, tanques, selladoras de bolsas, grameras, plataformas de acero y redes eléctricas.
Gracias a este respaldo, los cultivos del grano ahora ocupan más del doble del área que antes estaba destinada a la siembra ilícita, no sólo se han convertido en un negocio sostenible y rentable, sino que se abren camino en los mercados europeos y norteamericanos.
“Es muy importante que sigamos trabajando juntos para que el proyecto siga mostrando que sí se le puede ganar terreno a la ilegalidad y los males que se le asocian”, afirmó el viceministro de Política Criminal, Miguel Samper, durante el acto de entrega del laboratorio a la comunidad. Y añadió: “Con esto hemos demostrado que sí podemos sacar adelante un programa sostenible y que forje un futuro de paz y reconciliación desde lo legal, hemos logrado por primera vez que el café desplace la coca”.
Este proyecto hace parte del Programa de Sustitución de Cultivos Ilícitos que impulsa la Alianza de Buen Gobierno entre el Ministerio de Justicia y del Derecho, la Unidad Administrativa de Consolidación Territorial (UACT) y la Oficina de las Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito (Unodc). Esta apuesta ambiciosa del Gobierno Nacional y la cooperación internacional es parte de la estrategia de regionalización de la Política Contra las Drogas y busca que los colombianos que solían cultivar sustancias ilegales logren transitar hacia economías lícitas y sostenibles de la mano del Estado. Y de esta manera construye territorios en donde habita una cultura de la legalidad.
Como este proyecto existen otras 62 iniciativas apoyados por la alianza en 17 departamentos y 58 municipios del país, en los cuáles hoy  se han invertido 12.000 millones de pesos para beneficiar a un total de 12.000 familias.
 
Alianza
 
La Alianza del Buen Gobierno entre la UACT, el Ministerio y la Unodc tiene como objetivo, apoyar a través de 63 proyectos, a más de 13.000 familias organizadas en asociaciones de productores que le han dicho “no más” a los cultivos ilícitos para dedicarse a la cultura de la legalidad.
En el marco de esta alianza, la semana pasada las tres entidades hicieron entrega de equipos de producción y empaque de café a la comunidad Kogui, como parte del Programa de Desarrollo Alternativo para Sustitución de Cultivos Ilícitos.
El Resguardo Kogui Malayo Arhuaco tendrá un laboratorio dotado de equipos para el procesamiento y empacado de café, en el que fueron invertidos más de 70 millones de pesos, esta comunidad contará con los medios para impulsar la producción del Café Kogi, cultivado y producido con respeto absoluto por la naturaleza.
Se espera que con los nuevos equipos la comunidad Kogui pueda generar una producción de café más competitiva que les permita desarrollar una industria sostenible y que pueda conquistar el mercado internacional.
Con este proceso se pretende que estas familias mantengan sus tradiciones ancestrales y la cultura de la economía licita y desde el gobierno se busca que las comunidades indígenas conserven su identidad y que sus territorios sean libres de influencia de actividades ilegales, aportando así a la consecución de la paz.
De esta manera, la UACT a través de la Dirección de Programas Contra Cultivos Ilícitos (DPCI), apoya iniciativas que impulsan el Desarrollo Alternativo, en este caso a 541 familias del resguardo indígena Kogui, quienes cambiaron sus cultivos ilícitos por la siembra de café, y ahora reciben apoyo en procesos de calidad, transformación y comercialización del grano gracias a la Alianza del Buen Gobierno.
El Desarrollo Alternativo se ha convertido en un aporte claro para la paz de Colombia, ya que solo a través de la transformación de las dinámicas territoriales sustentadas en el desarrollo y el mejoramiento de la calidad de vida con capacidades locales, se podrá avanzar con éxito en la reducción sostenible de los cultivos ilícitos.
 
Café orgánico
 
En octubre, la Alianza había entregado obras de infraestructura a esta comunidad.
Este apoyo, que hace parte de la implementación del proyecto de desarrollo alternativo, incluyó la construcción de un centro de acopio del grano, un patio de secado y un laboratorio para el análisis de la calidad del café. Esta infraestructura, le ha permitido a la comunidad Kogui de la Sierra Nevada de Santa Marta mejorar los sistemas cafeteros sin necesidad de cambiar la semilla tradicional y buscar directamente el manejo técnico y comercial del producto. De igual forma, los ingresos recibidos por la comercialización del café les han facilitado cubrir los costos de legalización de compra de nuevas tierras, para lo cual el Estado les otorga recursos.
 
Los Kogui y el café
 
La etnia Kogui está conformada por 19.000 personas, de las cuales se estima que el 65 por ciento tienen como principal generador de ingresos el café. Es obtenido de plantas de especie Arábiga típica y manejado bajo un sistema que articula prácticas físicas y espirituales.
Con características particulares de aroma y acidez que lo hacen atractivo en los mercados internacionales, cada grano de café cultivado por los indígenas kogui en la Sierra Nevada de Santa Marta trae consigo toda su cultura y tradición milenarias de conservación del medio ambiente.
Ya que para el pueblo Kogui es de vital importancia que las propuestas técnicas de fortalecimiento productivo del cultivo del café no alteren su dinámica sociocultural, esta comunidad tiene sus plantaciones, a diferencia de los cultivos tradicionales, en el bosque en interacción constante con otras especies de árboles. Asimismo, su producto no contiene ningún insumo químico durante su crecimiento por lo que lo hace cien por ciento orgánico.
 
 
Presencia en Alimentec
 
A comienzo de mes, el cacao, el caucho, el café, la caña de azúcar, la miel, el pescado (proveniente de la pesca artesanal) y otros productos que hacen parte de procesos de sustitución y prevención de cultivos de coca o amapola fueron expuestos en la feria de alimentos más importante de latinoamerica (Alimentec), en Corferias.
Estos productos son el fruto del trabajo que han adelantado miles de familias quienes “cansadas de huirle a todos y a todo”, según lo afirman, “aprovecharon las oportunidades de la vida” y se vincularon a los programas y estrategias de consolidación territorial, a través de su Dirección de Programas contra Cultivos Ilícitos, con el apoyo de la Unodc.
De esta forma lograron agruparse en 52 organizaciones de desarrollo alternativo, a través de las cuales se fortalecieron y establecieron nuevas hectáreas de estos productos, al tiempo que trabajaron por la calidad de los mismos. Y es así como logran exponerlos ante visitantes nacionales e internacionales, con el fin de encontrar socios y aliados estratégicos para crecer empresarialmente.
Los visitantes de Alimentec los pudieron apreciar en una muestra que se denominó Productos del Desarrollo Alternativo para la Paz, gran parte de la cual era tipo exportación, es decir que cuenta con los más altos estándares de calidad y sellos de origen.
El desarrollo alternativo (prevención, sustitución y erradicación de cultivos ilícitos) es un modelo que lleva varios años en Colombia y que se ha destacado, gracias a los logros que se registran, en especial en regiones que han sido vulneradas por la violencia y el narcotráfico, y donde las familias han logrado transitar hacia economías lícitas y sostenibles de la mano del Estado y de socios estratégicos de la cooperación internacional. Esto se hace evidente a través de la reducción consecutiva de coca que registran los reportes anuales del Sistema de Monitoreo de Cultivos Ilícitos (Simci).