BOGOTÁ , COLOMBIA / Domingo 23 Noviembre / 2014  |   Primer diario de análisis y opinión                 


Doble vía tributaria Colombia - EU

Con el objetivo de blindar al país ante delitos como la elusión y la evasión fiscal, Estados Unidos y Colombia están ad portas de que se apruebe un proyecto que así lo estipula.

Se trata del proyecto que permite el intercambio de información tributaria entre ambas naciones que ayer fue aprobado en las comisiones conjuntas segundas, en las que uno de los ponentes, el senador liberal Juan Fernando Cristo resaltó la importancia del proyecto de ley 250 de 2013 Senado y 301 de 2013 Cámara.

En consideración de Cristo, “va a ser un instrumento muy importante para que el Gobierno colombiano pueda combatir la elusión y la evasión y la forma como muchos contribuyentes, lamentablemente, utilizan a Estados Unidos para eludir impuestos y de sacar recursos del país sin que paguen sobre ello”.

Enfatizó en que ese intercambio de información entre las dos naciones “va a ser de gran utilidad, teniendo en cuenta la experiencia, la tecnología y los avances en materia de recaudo que el Gobierno de Estados Unidos tiene”.

Acepta que pese a que es un primer paso, “no es suficiente todavía”.

Críticas

En contraposición se mostraron el representante Iván Cepeda y el senador Camilo Romero, quienes mantienen sus dudas sobre la iniciativa que, en su opinión, pondría en riesgo la información tributaria de los colombianos.

Para el senador Romero, “el senador Juan Lozano generó unas dudas, que en mi juicio son válidas, y por eso tomé la decisión de votar negativo este proyecto, y es que la información tributaria de los colombianos esté en poder y en manos de otro Estado”.

Según él, esto es un tema de soberanía, al razonar que el Estado colombiano “debe salvaguardar y cuidar la información de los colombianos, este proyecto lo que haría es entregar la información y con esa previsión es que tomé la decisión de votar negativo”.

Y es que uno de los aspectos más relevantes del informe de ponencia para primer debate es que el acuerdo que se somete a consideración del Congreso, “es aquel contenido en el artículo 5°, numeral 1 del mismo, en virtud del cual, los estados partes del Acuerdo podrán asistirse mutuamente en materia técnica para proteger y resguardar la información tributaria. Esta asistencia mutua permitirá dar cumplimiento a los más altos estándares de seguridad y confidencialidad en el uso de la información intercambiada”.

Detalles

Cabe recordar que el 21 de julio de 1993, los gobiernos de  Colombia y Estados Unidos habían suscrito un acuerdo de intercambio de información tributaria. Sin embargo, dicho acuerdo no fue sometido al trámite de incorporación al derecho interno, tal como se lee en la ponencia para primer debate.

“Posteriormente, el 30 de marzo de 2001, los gobiernos de Colombia y de Estados Unidos, suscribieron el acuerdo que ahora se somete a consideración del Congreso de la República”, agrega.

Este proyecto fue presentado al Congreso en 2001 y recibió radicación Proyecto de ley número 153 de 2001 Senado. “En su momento, el proyecto fue retirado por decisión de la Plenaria del Senado con el visto bueno del Gobierno el 20 de junio de 2003”.

Otro de los puntos a resaltar es que el Acuerdo permite el intercambio de información tributaria con el principal socio comercial del país y dicho intercambio fortalecerá la lucha contra la evasión y la elusión fiscal, “puesto que permitirá obtener información para asegurar la precisa determinación, liquidación y recaudación de los impuestos”.

De esta manera, agrega el informe, se protege al contribuyente en la medida en que no se intercambiará información sin relevancia o con pocas probabilidades de resultar significativa en la determinación de su situación tributaria.

Así mismo, “este Acuerdo establece la obligación tanto para el Estado colombiano, como para el Estado estadounidense de respetar los más altos estándares de reserva y confidencialidad en el manejo de la información obtenida, en aras de lograr el respeto de los derechos de los contribuyentes y honrar las obligaciones adquiridas en el Acuerdo”.