PROCESO DE PAZ, VENEZUELA Y ECONOMÍA FUERON TRATADOS
Movido último debate presidencial

Foto Anadolu.

Al filo de la medianoche culminó el último debate entre los candidatos presidenciales, a menos de 30 horas para que se abran mañana las urnas. El cara a cara promovido por el Canal Caracol resultó muy movido, ya que los aspirantes aprovecharon para cruzarse de nuevo no pocas críticas y señalamientos.

Una de las controversias se dio entre el liberal Humberto de La Calle y el candidato Germán Vargas Lleras, en torno a las disidencias de las Farc.

“Lo primero es que tengamos claro el panorama general y de fondo: claro que hay disidencias. Siempre dijimos que eso era posible. Pero cómo no las va a haber si el mensaje de grupos políticos importantes es decir que van a volver trizas el acuerdo, o a restructurarlo si el Congreso se demora, si no se aprueba la Jurisdicción Especial de Paz… Eso incentiva las disidencias”, precisó el exjefe negociador del acuerdo habanero.

Vargas le replicó al respecto: “no comparto lo dicho por Humberto, porque desde el inicio hubo un porcentaje alto de personas que no se acogieron al acuerdo. Hoy tenemos 16 disidencias de las Farc y eso no corresponde a que las leyes no se hayan reglamentado, ni expedido. Esas disidencias se focalizan en los territorios de mayor producción cocalera, o de transformación cocalera. En los territorios donde opera la minería ilegal y se están disputando esos territorios con el Eln y con otras organizaciones criminales”.

Insistió Vargas en que el problema de las disidencias de las Farc no es por falta de reglamentación del acuerdo de paz, sino que son una “retaguardia del narcotráfico”.

De la Calle también debatió con el aspirante uribista Iván Duque alrededor del acuerdo de paz. Frente a las críticas del Centro Democrático al proceso y las propuestas para ajustarlo a fondo, el aspirante liberal le dijo al candidato de ese partido que “… aquí el problema es tu partido, tú estás de acuerdo con lo que dice Paloma (Valencia), con el doctor Uribe, que es tu jefe, con el señor Ordóñez”.

Duque le replicó que “los que están destruyendo los acuerdos son los que fueron los negociadores (de las Farc), que están narcotraficando. Los que están destruyendo el acuerdo son los que no entregaron las armas, los que no entregaron el dinero, los que no entregaron información sobre los familiares secuestrados. Ellos son los que lo están destruyendo”.

En relación con la forma en que los guerrilleros desmovilizados se posesionarán el próximo 20 de julio en el Congreso, Duque le aseveró al candidato liberal: “tú, Humberto, en el proceso plebiscitario dijiste que no llegarían al Congreso sin presentarse a la JEP”.

Terció también Vargas en este tema, ya que De la Calle le había indicado que era el “ni ni” de la paz, pues cuando estaba en el gobierno no dijo nada de la negociación, pero ahora, por fuera, la criticaba.

“Nunca jugué con un tema tan delicado, como lo era la negociación del proceso de paz. El doctor Humberto nunca señaló a lo largo de esa negociación que fuere candidato. Yo creo que en los estertores finales del acuerdo se cedió en muchos aspectos”, indicó el ex vicepresidente.

Aclaró  Vargas que si no fuera por virtud de la providencia de la Corte Constitucional, “hoy el acuerdo de paz le permitiría a todos los miembros de las Farc que se beneficiaron del acuerdo, seguir reincidiendo, seguir vinculados a la criminalidad”.

   

Relaciones con Venezuela

Al candidato Gustavo Petro le preguntaron sobre el tema de Venezuela, ya que  lo han señalado de ser cercano al chavismo en el pasado. El exalcalde bogotano dijo que era urgente “desmarcar el régimen colombiano del régimen venezolano, volviendo a Colombia democrática”.

Anotó “que si colapsa Venezuela, Colombia también colapsa por los cuatro millones de colombianos que están allá”. Insistió en que lo que se debe lograr son elecciones libres en ese país.  

 

Economía

En el tema económico, que fue el primer segmento del debate, De la Calle, dijo que Duque estaba calcando el modelo del Agro Ingreso Seguro, que terminó en un escándalo judicial en el gobierno Uribe.

“Aquí no habrá paz y no vamos a tener tranquilidad, sino estabilizamos el campo. El tratamiento impositivo del campo exige, en primer lugar, crecimiento, pero crecimiento incluyente. Quisiera ponerme en las manos de un campesino de Nariño, o de Putumayo cuando oiga esta conversación. El problema aquí es, primero, el acceso a la tierra y la incapacidad de la elite colombiana de haber dado el paso de estabilizar el campo mediante acceso, que crezca la empresa agropecuaria. Así quedó escrito en el acuerdo del teatro Colón”, precisó De la Calle.

“Yo discrepo de la vieja tesis del Agro Ingreso Seguro, que era la de bajarle a los ricos impuestos, con la idea de que van bajando por goteo a los campesinos pobres. Yo quiero que la empresa florezca, pero tenemos que ir primero a los campesinos, y en ese sentido he tenido una discrepancia, porque él (Duque) lo que hace es calcar la vieja idea del Agro Ingreso Seguro”, dijo De la Calle.

El candidato uribista replicó que “los países que han logrado la integración de la agroindustria con el pequeño productor, han tenido incentivos diferenciales en materia impositiva, o bien son deducciones o exenciones por un tiempo, pero que generen empleo. Y lo que yo quiero es llevar empleo formal al campo e inversión para generar capital. Por eso una exención por un tiempo al impuesto de renta al que lleve inversión y genere empleo, eso no es replicar el pasado, eso es replicar las mejores prácticas internacionales”.

Fajardo, a su turno, insistió en sus tesis en cuanto a que la corrupción era el mayor enemigo del país y pidió, de paso, poner la educación en el centro del debate sobre el futuro colombiano.

“Si no, hasta el fin de los días los debates presidenciales van a ser sobre criminales. La paz se construye con educación que permita que las comunidades desarrollen su talento”.

“No vamos a terminar el último debate sin hablar de educación, como si nada”.