Freno a expansión de tiendas Juan Valdez

Foto archivo

El presidente de Procafecol, administradora de las tiendas Juan Valdez en el mundo, Hernán Méndez Bajes, anunció que la expansión de la marca del café colombiano queda suspendida en el entorno internacional por la carencia de capacidad operativa.

La afirmación fue hecha al presentar un informe de gestión de este año en el que además se destaca que la meta de crecimiento del 15% fue inalcanzable; pues solo se logró llegar a un 13%

Las declaraciones del directivo fueron presentadas ante el 85 Congreso Nacional Cafetero, que sesiona hasta hoy en Chinchiná.

El representante de la marca Juan Valdez también dijo que en parte, la disminución de la proyección obedece al rápido crecimiento de la competencia en los últimos dos años con tiendas de Starbucks y Tostao principalmente.

Sin embargo señaló que con todo esto, el beneficiado en últimas es el sector cafetero, pues desde compra del grano por parte de Juan Valdez o sus competidores, el productor siempre tendrá una venta fija.

El dirigente empresarial sostuvo que aparte de la fuerte lluvia de competidores que hay y que están viendo a Colombia como un mercado de grandes beneficios, como el próximo Real Madrid Café, está el de la imposición tributaria y los $7 mil millones que se pagan al Fondo Nacional de café por las regalías.

Una de las más recientes movidas de la empresa fue el lanzamiento de Café Renacer en homenaje a las seis regiones que durante 2017 recorrió la estrategia “Vamos Colombia”, apoyada por Usaid y ACDI-VOCA y en la que participaron más de mil voluntarios de empresas del sector privado, la ARN y el Ejército Nacional.

En 2017 “Vamos Colombia” desarrolló un trabajo conjunto entre comunidades y voluntarios de empresas del sector privado en Chaparral, Tolima; Quibdó, Chocó; San Carlos, Antioquia; Santa Marta, Magdalena; Buenaventura, Valle del Cauca; y Florencia, Caquetá.

Esta edición especial de 5.000 unidades incluye un kit con cafés provenientes de cada departamento en donde estuvo “Vamos Colombia” y una manilla hecha a mano por las comunidades Embera del Chocó.