Gaviria Quintana y Urán son protagonistas
Colombia es sede de una carrera mundial de Ciclismo

AFP

 

"Somos de los mejores del mundo y necesitábamos una carrera grande como esta", aseguró Quintana, campeón de la Vuelta a España 2016 y el Giro de Italia 2014, durante la presentación de la prueba este jueves en Bogotá. 

La carrera, autorizada por la Unión Ciclista Internacional (UCI), marcará el inicio de la temporada 2018 para los reputados 'escarabajos', que han ganado todas las grandes carreras europeas excepto el Tour de Francia.

Colombia suma tres segundos lugares en Francia con Quintana y Urán, subcampeón del Tour 2017. Ambos hacen parte de los favoritos para la edición de este año, en la que enfrentarán a Chris Froome y su temible Sky.

La primera edición de Oro y Paz comenzará el 6 de febrero en Palmira, en el departamento de Valle del Cauca, en el oeste de Colombia. 

La última de las seis etapas llegará el 11 de febrero a la ciudad de Manizales, en el céntrico departamento de Caldas.

"El recorrido está excelente", señaló durante el acto Urán, quien también ha sido dos veces subcampeón del Giro y obtuvo la medalla de plata en los olímpicos Londres-2012. 

"La hubiera preferido más plana", apuntó en tono de broma Gaviria, ganador de cuatro etapas en el Giro de este año y quien a diferencia de sus coterráneos se distingue como embalador y no como escalador.

"Van a tener donde divertirse ellos (Quintana y Urán), y voy a tener donde divertirme yo", concluyó sobre el trazado.

En Colombia competirán equipos del World Tour como el Sky, el Movistar de Quintana, el Quick Step de Gaviria y EF Education First Drapac Cannondale de Urán.

El presidente de la Federación Colombiana de Ciclismo, Jorge Ovidio González, aseguró que en una o dos temporadas asegurarán la presencia de grandes figuras extranjeras como Froome.

La prueba también contará con dos leyendas del circuito mundial como invitados de honor. El español Alberto Contador, múltiple ganador de Tour, Giro y Vuelta, que se retiró este año, y el italiano Iván Basso, bicampeón del Giro, serán una suerte de embajadores de la carrera.